Conflictos armados, Crimen y justicia, Derechos humanos, Destacados, Emergencias Humanitarias, Geopolítica, Gobernanza mundial, Las elegidas de la redacción, Medio Oriente y Norte de África, Migraciones y refugiados, Mundo, Naciones Unidas, Paz, Pobreza y Metas del Milenio, Religión, Últimas Noticias

Otra víctima en Gaza: la “responsabilidad de proteger” de ONU

Un estudiante palestino inspecciona los daños en una escuela de la ONU en el campo de refugiados de Jabalia, en el norte de la Franja de Gaza, después del bombardeo israelí del 30 de julio de 2014, que dejó un saldo de 16 civiles muertos, incluidos niños y niñas, y más de 100 heridos. Crédito: UN Photo/Shareef Sarhan

Un estudiante palestino inspecciona los daños en una escuela de la ONU en el campo de refugiados de Jabalia, en el norte de la Franja de Gaza, después del bombardeo israelí del 30 de julio de 2014, que dejó un saldo de 16 civiles muertos, incluidos niños y niñas, y más de 100 heridos. Crédito: UN Photo/Shareef Sarhan

NACIONES UNIDAS, 5 ago 2014 (IPS) - Durante una cumbre de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), jefes de Estado y de gobierno aprobaron por unanimidad en 2005 una resolución que reafirmó el principio de “responsabilidad de proteger”, destinado a asegurar la protección de la población civil de los crímenes de guerra, las atrocidades en masa, el genocidio y la limpieza étnica. 

Desde 2006, el Consejo de Seguridad de la ONU, de 15 miembros y el único organismo internacional con la facultad de declarar la guerra y la paz, reafirmó el principio de responsabilidad de proteger en varios conflictos militares, incluso en Sudán, Yemen, Malí, Libia, Sudán del Sur, Costa de Marfil y República Centroafricana. En algunos casos también autorizó la intervención militar.

Pero el Consejo de Seguridad mantiene el mutismo sobre el actual conflicto de Gaza, que cumplió cuatro semanas este martes 5 y ya lleva un saldo aproximado de 1.810 palestinos muertos, en su mayoría civiles, desde que comenzó la ofensiva israelí el 8 de julio.

El Consejo de Seguridad de la ONU solo emitió una “declaración presidencial”, muy alejada de una resolución jurídicamente vinculante que condene la matanza de civiles o insista en que ambas partes cesen el conflicto.

Simon Adams, director ejecutivo del Centro Mundial por la Responsabilidad de Proteger en el Instituto Ralph Bunche de Estudios Internacionales, dijo a IPS que Estados Unidos se refiere con frecuencia a su “relación especial” con Israel “pero tiene una responsabilidad especial de asegurar que se rindan cuentas por los presuntos crímenes de guerra”.

Samantha Power, la embajadora de Washington ante la ONU, “hizo mucho (en el pasado) para promover la causa de la prevención de las atrocidades en masa, pero (ahora) debería guiar al Consejo de Seguridad para asegurar que la población civil de Gaza reciba la protección a la que tiene derecho en virtud del derecho internacional”, exhortó Adams.

“El gobierno israelí parece haberle declarado la guerra a las escuelas y los refugios de la ONU que albergan a los civiles desplazados. El bombardeo intencional de esos lugares es un crimen de guerra”, afirmó.

El Consejo de Seguridad “debe asegurarse de que se rindan cuentas y se defienda su responsabilidad de proteger”, añadió Adams.

Pero hasta la fecha el órgano de la ONU solo emitió una “declaración presidencial”, muy alejada de una resolución jurídicamente vinculante que condene la matanza de civiles o insista en que ambas partes cesen el conflicto.

El Ministerio de Salud de Gaza registró la muerte de 1.810 palestinos, en su mayoría civiles, en las cuatro semanas que ya lleva el conflicto. Por su parte, Israel perdió a 64 soldados y tres civiles.

Los observadores acusan a Israel ​​de bombardear seis albergues de la ONU, entre ellos tres escuelas, donde los desplazados palestinos buscaban refugio.

El gobierno israelí argumenta que los bombardeos fueron una reacción al lanzamiento de cohetes desde escuelas cercanas por parte del movimiento armado palestino Hamás.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, cuyos comentarios sobre el conflicto se caracterizaron por la cautela, denunció el ataque a una escuela del organismo mundial el domingo 3 como un “escándalo moral y un acto criminal”.

“No hay nada más vergonzoso que un ataque a niños que duermen”, declaró a través de un comunicado de su portavoz.

El Departamento de Estado de Estados Unidos también criticó el ataque a las escuelas.

“La sospecha de que combatientes operan en las cercanías no justifica los ataques que ponen en riesgo la vida de tantos civiles inocentes”, declaró la portavoz de la cancillería estadounidense, Jen Psaki.

La responsabilidad de proteger se aplica en todas partes y en todo momento, explicó Adams a IPS.

“Un niño palestino sin Estado tiene el mismo derecho a la protección contra los crímenes de guerra que un ciudadano israelí de Tel Aviv o Jerusalén”, subrayó.

En un artículo de opinión publicado el 25 de julio, Adams señaló que la distinción entre los objetivos militares y civiles es fundamental para el derecho internacional humanitario y debe cumplirse con independencia de dónde se produzca el conflicto o de cuáles sean los bandos rivales.

Tanto Hamás como el gobierno israelí violarían las leyes fundamentales de la guerra con, respectivamente, los ataques con cohetes contra Israel y los bombardeos de represalia sobre zonas densamente pobladas de Gaza, opinó Adams.

“¿Si los civiles no pueden refugiarse en las escuelas de la ONU, dónde podrán estar a salvo?”, inquirió Navi Pillay, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos.

“Abandonan sus hogares en busca de seguridad y luego se les somete a ataques en los lugares a donde huyeron. Es una situación grotesca”, manifestó.

El lunes 4, el portavoz del secretario general de la ONU dijo que el ataque del día antes fue otra violación grave del derecho internacional humanitario, que exige claramente a ambas partes la protección de la población civil palestina, el personal y las instalaciones del organismo mundial, entre otros edificios civiles.

Los refugios de la ONU deben ser zonas de seguridad y no de combate, exhortó.

La ONU informó en reiteradas ocasiones a las Fuerzas de Defensa de Israel de la ubicación de estos sitios.

“Este ataque, junto con otras violaciones del derecho internacional, deberá investigarse con premura y los responsables deberán rendir cuentas. Es un escándalo moral y un acto criminal”, declaró el portavoz.

El portavoz también comunicó que Ki-moon está profundamente consternado por la atroz escalada de la violencia y la pérdida de cientos de vidas de civiles palestinos desde la violación del alto el fuego humanitario el 1 de agosto.

Los combates en curso agravaron la crisis humanitaria y sanitaria que, provocada por el hombre, causa estragos en Gaza. La restauración de la calma se logrará con la reanudación del alto el fuego y las negociaciones entre las partes en El Cairo que aborden los problemas subyacentes, concluyó el portavoz.

Editado por Kitty Stapp / Traducido por Álvaro Queiruga

 

X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Boletín semanal