Europa oriental y Asia central con menos fondos contra el VIH/sida
Ayuda al desarrollo, Desarrollo y ayuda, Destacados, Europa, Globalización, Gobernanza mundial, Las elegidas de la redacción, Población, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Proyectos, Salud, Últimas Noticias

Europa oriental y Asia central con menos fondos contra el VIH/sida

Joven sentado contra una pared de un refugio que con apoyo de Unicef ofrece alimentos, alojamiento, eneña a leer y a escribir e informa sobre el VIH/sida a niñas y niños en situación de calle en Odessa, Ucrania. Las relaciones sexuales sin protección y el consumo de drogas inyectables hacen a los adolescentes que están en la calle uno de los mayores grupos de riesgo de contraer el virus. Crédito: UNICEF/G. Pirozzi.

KIEV, 10 dic 2014 (IPS) - Organizaciones de la sociedad civil de Europa oriental y Asia central alertan sobre la “tragedia” que podría vivir la región con el recorte de los fondos internacionales para los programas de lucha contra el VIH/sida y la tuberculosis.

Esta es la única parte del mundo donde se expande la epidemia de VIH (virus de inmunodeficiencia), causante del sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), y la más afectada por la propagación de la tuberculosis resistente.

"Esto podría derivar en una tragedia porque los gobiernos todavía no están preparados para asumir la responsabilidad de hacer frente a la epidemia de VIH/sida”

Durante años, los programas para revertir la situación en muchos países tenían una fuerte, o hasta exclusiva, dependencia en los recursos del Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria.

Pero este año, el Fondo Mundial se basa en un nuevo modelo de financiación sujeto a la renta nacional, según el cual ya se recortaron los fondos en muchos países de la región o se hará pronto.

Los más afectados, al parecer, serán los servicios esenciales contra el VIH/sida y la tuberculosis, con los riesgos que esto implica.

“Esto podría derivar en una tragedia porque los gobiernos todavía no están preparados para asumir la responsabilidad de hacer frente a la epidemia de VIH/sida”, alertó Viktoria Lintsova, de la Red Euroasiática de Personas que Usan Drogas (Enpud, en inglés).

“Me gustaría que las autoridades comprendieran que esto no se trata solo de estadísticas epidemiológicas, sino de que hay vidas en riesgo, así como la salud”, remarcó.

Les preocupa los recursos para el tratamiento de los pacientes, pero también los servicios de prevención en las comunidades en riesgo y marginadas.

El uso de drogas inyectables es el principal factor de la epidemia de VIH/sida, aunque también se propaga cada vez más entre hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, trabajadoras sexuales, que son sectores muy marginados por políticas y actitudes sociales hacia las mujeres y los homosexuales.

La tuberculosis, un grave problema de salud en la región, está estrechamente relacionado con la epidemia de VIH/sida porque la tasa de reinfecciones suele ser alta.

Los servicios de prevención y de reducción de daño para comunidades marginadas están a cargo de organizaciones de la sociedad civil, que prácticamente dependen exclusivamente de los fondos internacionales.

Sveta McGill, responsable de salud de la organización Results UK, dijo a IPS que el retiro del Fondo Mundial podría hacer desaparecer a muchas personas enfermas del radar del sistema de salud.

“No suelen sentirse cómodos yendo a las instituciones médicas estatales, y cerrar esos centros significaría que menos personas serían derivadas a las instituciones médicas”, explicó.

Los críticos señalan que el aumento en las infecciones de VIH/sida en Rumania en los últimos años es una señal de lo que podría pasar en otros países de la región.

El Fondo Mundial cortó los fondos a ese país en 2010. Según los datos oficiales, hubo desde entonces un pronunciado aumento de las infecciones de VIH entre consumidores de droga. En 2013, alrededor de 30 por ciento de las nuevas infecciones se relacionaban con consumidores de drogas inyectables, muy por encima del tres por ciento registrado tres años antes.

En el marco del Nuevo Modelo de Financiamiento del Fondo Mundial, el mayor desafío es la disminución de fondos para los países de medianos ingresos.

Muchos países de Europa oriental y Asia central ahora se consideran de medianos ingresos.

Los críticos sostienen que si bien el objetivo de la organización de priorizar el uso finito de recursos es comprensible, el indicador de la renta nacional no siempre refleja de forma adecuada la capacidad de las personas de acceder a los servicios de salud ni si el país tiene los fondos necesarios para ofrecer una respuesta adecuada a las enfermedades.

También consideraron ingenua la idea de que como el Fondo Mundial quiere, los gobiernos automáticamente cubrirán la falta de fondos dejada por los recortes económicos de la institución.

El Fondo Mundial disminuirá su contribución a la lucha contra el VIH en Ucrania en más de 50 por ciento, entre 2014 y 2015, según un informe de la Open Society Foundations. Esto incluye reducciones de 37 por ciento entre consumidores de drogas, 24 por ciento entre trabajadoras sexuales y 50 por ciento entre hombres que tiene sexo con hombres.

Además, el presupuesto nacional para la prevención del VIH/sida se recortó en 71 por ciento en 2014 por el conflicto que vive el país.

Además, una mayor participación del gobierno en la adquisición de fármacos podría llevar a que las autoridades trataran de ahorrar dinero comprando grandes cantidades de medicamentos más baratos y de peor calidad contra la tuberculosis. Además, la legislación local hace que las licitaciones sean más largas y difíciles. De hecho, algunos especialistas anticiparon que podrían faltar medicamentos esenciales.

No queda claro cómo los gobiernos lidiarán con la reducción de recursos del Fondo Mundial. La transición, aunque ampliamente anunciada, no está exenta de problemas.

Muchos, incluso, no tienen claro cuándo se retirará efectivamente el Fondo Mundial porque no hay un cronograma claro. Además, los países tienen problemas particulares. En Ucrania, en particular, los fondos contra la tuberculosis sufrieron el impacto del conflicto militar, de una atribulada economía y de la fluctuación de la moneda.

Estos temores crecientes hizo que 24 destacadas organizaciones de la región enviaran una carta al al Fondo Mundial a fines del mes pasado expresando su “seria preocupación” por la asignación de fondos en la región y llamándolo a trabajar juntos con las instituciones locales y las comunidades afectadas.

Específicamente, le pidieron analizar cada país de forma individual, en vez de adoptar “un modelo único para todos”.

El Fondo Mundial no atendió a las consultas realizadas por IPS.

Editado por Phil Harris / Traducido por Verónica Firme

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal