Minorías de Alemania se forman en diversidad e inclusión
Ciudadanía en movimiento, Democracia y Política, Derechos humanos, Desarrollo y ayuda, Destacados, Europa, Migraciones y refugiados, Población, Proyectos, Sociedad Civil, Últimas Noticias

Minorías de Alemania se forman en diversidad e inclusión

Jóvenes líderes en inclusión participan en un taller para discutir la creación de una red de diversidad e inclusión entre las comunidades minoritarias en Alemania. Crédito: Francesca Dziadek/IPS

BERLÍN, 29 dic 2014 (IPS) - En Alemania, una iniciativa única procura crear una red de diversidad e inclusión para futuros líderes de las comunidades minoritarias no blancas y con diferentes antecedentes culturales.

El proyecto Network Inclusion Leaders (Red de Líderes de la Inclusión, NILE) realizó su segundo taller del 9 al 13 de este mes en Rathaus Schöneberg, en la capital alemana, donde John F. Kennedy dio su célebre discurso “Ich bin ein Berliner” (“Soy berlinés”) frente a 400.000 personas en 1963.

“La democracia necesita de minorías fuertes y bien relacionadas entre sí. En Alemania, desde el parlamento, pasando por los medios, hasta los sectores público y privado, todo es bastante blanco; hay mucho trabajo por hacer”.

El taller reunió a 15 talentosos catalizadores de entre 18 y 28 años de distintos orígenes, afroalemanes, turcos, kurdos, latinoamericanos y asiáticos de todo el país. Los participantes mantuvieron intercambios con importantes personalidades de Alemania, Estados Unidos y Gran Bretaña, y conversaron sobre los instrumentos para promover una agenda contra el racismo y a favor de la diversidad y las migraciones.

Entre los oradores estuvieron Simon Woolley, director de Operation Black Vote (Operación Voto Negro, de Gran Bretaña), Mekonnen Mesghena, director de migraciones y diversidad de la Fundación Heinrich-Böll, con sede en Berlín, y Kwesi Aikins, responsable de políticas del Centro de Asuntos Sociales y Migraciones.

Además, participaron Nuran Yigit, experta en iniciativas contra la discriminación e integrante del Consejo de Migraciones de Berlín-Brandenburgo, Terri Givens, profesora adjunta de la estadounidense Universidad de Austin y especialista en políticas raciales, y el profesor Kurt Barling, corresponsal especial de la cadena de radio y televisión BBC.

NILE es una creación de dos alumnos de la generación 2013 de la Red de Líderes de la Inclusión Transatlántica, del Fondo German Marshall: Gabriele Gün Tank, de 35 años, comisionada para Integración de Berlín, y Daniel Gyamerah, de 28 años, investigador y activista, además de director de Each One Teach One (Cada uno le enseña a uno, EATO), un proyecto de medios y literatura negra.

“La democracia necesita de minorías fuertes y bien relacionadas entre sí. En Alemania, desde el parlamento, pasando por los medios, hasta los sectores público y privado, todo es bastante blanco; hay mucho trabajo por hacer”, destacó Tank, en una recepción de alumnos de la fundación.

NILE es el resultado de la colaboración de organizaciones no gubernamentales, variadas instituciones, tales como ministerios federales, y la asistencia de la Fundación Heinrich-Böll, vinculada al Partido Verde, la embajada de Estados Unidos y Eberhard-Schultz-Stiftung (Fundación para Derechos Humanos y Participación).

“Avanzamos con la gobernanza inclusiva, incluyendo capacitación en empoderamiento y en mejores prácticas”, explicó Tank. “Es de suma importancia si queremos acortar la brecha en materia de migraciones para una representación política y social más justa en todos los niveles”, añadió.

Incluyendo a jóvenes musulmanes en un clima de hostilidad

Merisha Hadziabdic, de 25 años, contó que se unió a NILE convencida de que la creación de redes y de coaliciones es fundamental para promover cambios relevantes para su generación.

Nacida en Sarajevo, Hadziabdic llegó a los tres años a Berlín como refugiada, cuando su familia huyó de la masacre de Prijedor, uno de los peores crímenes de guerra junto al genocidio de Srebrenica, perpetrados por las autoridades militares y políticas de Serbia, y en el que murieron 14.000 civiles.

Al llevar la cabeza cubierta con velo en Berlín, suelen confundirla con una mujer turca y los consiguientes estereotipos de sometimiento y bajas expectativas.

Al igual que Soufeina Hamed, de 25 años, nacida en Túnez, graduada en la Universidad de Osnabrück, Merisha sabe mucho de Internet e integra el equipo de proyecto de JUMA (acrónimo en inglés de joven, activo y musulmán), que ofrece formación en gestión, retórica y medios a jóvenes alemanes musulmanes.

Soufeina Hamed también tiene un papel activo en Zahnräder Netzwerker, una incubadora de iniciativas sociales para musulmanes.

También está Oznan Keskinkilic, con antecedentes turco-árabes, quien cursa una maestría en relaciones internacionales y tiene un papel activo en la Conferencia Judía-Musulmana para el Diálogo Interreligioso.

La hostilidad contra los inmigrantes y los refugiados se expresa en marchas como la de Dresde del 8 de este mes, cuando 15.000 manifestantes, la mayoría de Pegida (Europeos patrióticos contra la Islamización de Occidente), marcharon al grito de “Wir Sind das Volk” (Somos el pueblo), característico de 1989.

Jóvenes, talentosos y ambiciosos, Mersiha, Soufeina y Oznan forman parte de los cuatro millones de ciudadanos y residentes musulmanes de Alemania, alrededor de cinco por ciento de los más de 80 millones de habitantes. Cuarenta y cinco por ciento de ese cinco por ciento tienen ciudadanía alemana.

Según la agencia de inteligencia alemana Verfassungsschutz, alrededor de 250.000 musulmanes viven en Berlín, 73 por ciento de los cuales son de origen turco y uno de cada tres tiene ciudadanía alemana; pertenecen a un sector de la población cuya formación y capacitación elevan la inclusión y las expectativas de integración, que requieren más espacio de participación.

Creación de una masa crítica para el cambio

NILE se propone canalizar asuntos personales relacionados con impactos emocionales causados por el racismo, la discriminación o traumas por escapar de zonas en conflicto en procesos de empoderamiento hacia objetivos comunes, personales y profesionales.

Las herramientas de empoderamiento y liderazgo se enseñan como formar de involucrarse con el mundo tal cual es, para comprender que las personas no blancas no carecen de poder ni son invisibles.

“Toma el control, diseña tus narrativas con el nuevo espacio digital disponible y genera confianza con las autoridades para cambiar la forma en que los medios encasillan y reflejan a nuestras comunidades y nuestros temas”, destacó Kurt Barling, quien se forjó un lugar relatando historias que hacen a las comunidades, pero que a menudo pasan desapercibidas a la mayoría que está de espaldas al otro.

Los participantes aprendieron a formar parte de una masa crítica para crear coaliciones estratégicas y reducir la marginación, reformular el debate sobre migraciones como valor socio-económico y desafiar la discriminación y el racismo con instrumentos internacionales.

“La libertad de expresión se termina con la provocación y la humillación racial y se puede llevar a la justicia. Aun la educación en derechos humanos es un derecho humano”, remarcó Kwesi Aikins

Los participantes del taller de NILE coincidieron en que el desafío para los jóvenes es encontrar su papel entre las limitaciones de las opciones en conflicto que ofrecen la mezcla, la asertividad y la agotadora lucha por una participación justa.

Editado por Phil Harris / Traducido por Verónica Firme

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal