Negociaciones del clima y de agenda post-2015 comparten camino
Alimentación y agricultura, Ambiente, América Latina y el Caribe, Cambio climático, Conferencias, Desarrollo y ayuda, Destacados, Gobernanza mundial, Mundo, Naciones Unidas, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Proyectos, Sociedad Civil, Últimas Noticias

Negociaciones del clima y de agenda post-2015 comparten camino

Susana Villarán, alcaldesa de Lima, presenta en Voces por el Clima, en el marco de la COP 20, un espacio para un desarrollo sostenible de la ciudada. Crédito: Victor Vásquez/COP20

Susana Villarán, alcaldesa de Lima, presenta en Voces por el Clima, en el marco de la COP 20, un espacio para un desarrollo sostenible de la ciudad. Crédito: Victor Vásquez/COP20

LIMA, 3 dic 2014 (IPS) - La agenda de desarrollo de la comunidad internacional post-2015 va a depender en aspectos claves de que los delegados de 195 países congregados en la 20 Conferencia de las Partes (COP 20) sobre cambio climático, alcancen acuerdos para reducir el calentamiento global, ya que sus efectos se extienden a todas las actividades humanas.

El impacto que tiene el cambio climático en la agricultura, la salud o la vivienda de poblaciones vulnerables y en la reducción de la pobreza, implica que el avance en la búsqueda de una solución definitiva al calentamiento global tendrá una incidencia fundamental en los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), aseguraron a IPS especialistas consultados en la COP 20.

Entre el lunes 1 y el día 12, la capital peruana acoge la cumbre anual de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), de la que debe salir el borrador sobre un nuevo tratado global y vinculante, con medidas y compromisos para contener el alza de las temperaturas.

Agricultores toman conciencia

Un caso donde la concientización del cambio climático sirvió para promover acciones de desarrollo sostenible fue el de los agricultores de café de la localidad peruana de Pangoa, en la selva central amazónica.

Una plaga de roya les hizo comprender que el cambio climático era un fenómeno cercano, que alteraría sus procesos agrícolas y que debían adaptarse.

“Estamos dentro del espeso de la selva y temas como huracanes o incendios se sienten muy lejanos”, dijo a IPS el gerente de la cooperativa agrícola de la localidad, Raúl Castro, quien participa en la COP 20.

Pero la plaga en su comunidad fue exacerbada por el aumento de las temperaturas, pues “para que la roya se desarrolle a esta magnitud, necesita temperaturas de 24 a 25 grados centígrados que en nuestras altitudes de la selva, no llegaban, ahora lo hicieron y tenemos que adaptarnos”, dijo.

“Es importante mantener un objetivo explícito de cambio climático dentro de los ODS que nos permita resaltar la importancia del cambio climático, porque son cosas interrelacionadas y para nosotros los ODS son una buena oportunidad para comunicar esto”, dijo a IPS la oficial de políticas post-2015 para la Red Internacional de Acción Climática (CAN, en inglés), Lina Dabbagh.

Este jueves 4, la Secretaria General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) debe fijar en un informe si a su juicio el cambio climático tiene que ser uno de los ODS, que al cierre de 2015 sustituirán a los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), en lo que representará la agenda post-2015 de la comunidad internacional para impulsar el desarrollo.

Para Dabbagh, hay que enfatizar las conexiones entre pobreza y la lucha contra el cambio climático y que “la agenda de los ODS es un buen espacio para encontrar el argumento de cómo podemos lograr ambos objetivos y cómo podemos lograr una mejor vida para todos, incluido el planeta”.

La posición oficial de la CAN, el conglomerado de las organizaciones de la sociedad civil dentro de las negociaciones climáticas, es que es importante que este vínculo esté explícito, al tiempo que se conecte con los otros objetivos.

“Tenemos que educar a la gente y educarlos sobre qué pasará (con el cambio climático) y los ODS son una buena oportunidad para hacerlo. Más gente sabe de estos que del proceso de la CMNUCC”, dijo la activista alemana, que actualmente vive en México.

Para ella, convertir el cambio climático en un ODS “es una buena manera de llegarle a gente que no hemos alcanzado antes sobre nuestro mensaje de cambio climático y cómo tenemos que solucionarlo para poder tener un desarrollo sostenible y salvar vidas”.

De este modo, el acuerdo del borrador del nuevo protocolo climático, que debe suscribirse en París en un año más, tendrá una importancia especial tanto para los negociadores climáticos como para la nueva agenda de desarrollo sostenible a impulsar en el marco de la ONU.

Los procesos están en un momento clave y ambos comparten el camino hacia el segundo semestre del 2015: en septiembre próximo, la Asamblea General de la ONU debe ratificar la redacción final de los ODS y en noviembre será la 21 COP en París, de donde debe surgir el nuevo tratado climático, para que entre en vigor en 2020.

Niños turcos con a una caja de fresas que recién cosecharon. La respuesta ante los efectos del cambio climático de la agricultura será clave para poder alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Crédito: PNUD

Niños turcos con a una caja de fresas que recién cosecharon. La respuesta ante los efectos del cambio climático de la agricultura será clave para poder alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Crédito: PNUD

Si los delegados en Nueva York lograr integrar satisfactoriamente el cambio climático en la agenda post-2015, su aval puede dar un buen impulso a los negociadores climáticos que llegarán a París.

Así sucedió con la COP de Lima con la Cumbre sobre el Clima, realizada en septiembre en Nueva York, junto con  las movilizaciones sociales paralelas que se escenificaron en grandes capitales mundiales, recordaron delegados y activistas en la sede de la conferencia.

Más allá de las negociaciones, las agendas de ambos procesos están interconectadas en muchos puntos.

Según ha informado el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, en inglés) en su quinto informe, publicado el 2 de noviembre, si se mantiene el ritmo actual de emisiones de gases de efecto invernadero, las poblaciones más vulnerables serán las más afectadas.

Otro reporte de 2014 de la británica Agencia Católica para el Desarrollo (Cafod, en inglés) dice que el IPCC, creado para informar y nutrir a la CMNUCC, puede hacer lo mismo con los futuros ODS.

“Todos los ejemplos que da, todos los temas que toca están directamente relacionados con los ODS, entonces no se puede decir que un documento informa un proceso sin decir: mira, puede ser igualmente relevante para los Objetivos”, dijo a IPS el analista del Clima y Energía para Cafod, Rob Elsworth.

Esto lo tienen presente organizaciones de la sociedad civil enfocadas en las agendas de desarrollo, que han regresado con fuerza a las negociaciones de cambio climático,  después de su decepción durante la COP 15, que se realizó en 2009 en Copenhague, donde los países no alcanzaron un esperado acuerdo de reducción de la liberación de dióxido de carbono.

“Nosotros nos reincorporamos al debate climático porque nos dimos cuenta que es complicado trabajar temas de desarrollo sin tratar cambio climático. El trabajo que hacemos con nuestros socios en los diferentes países (en temas como microagricultura y aguas) no pueden avanzar si hay un macro problema que solucionar”, explicó Elsworth.

Los dos primeros ODS definidos por la ONU en julio son la eliminación de la pobreza y la erradicación del hambre mediante la seguridad alimentaria y la agricultura sostenible. Ambos objetivos están directamente relacionados con el cambio climático, repiten los especialistas en la COP 20 de Lima.

Este miércoles 3, fue el Día de la Agricultura en la COP y entidades del sector aprovecharon para resaltar los vínculos entre cambio climático y prácticas agrícolas. También resaltaron la importancia de los pequeños agricultores en asegurar un futuro sostenible.

“La agenda post 2015 ya ha hecho esfuerzos para asegurarse que la agricultura climáticamente inteligente sea un elemento central y las grandes agendas mundiales en temas de alimentaciones estamos trabajando sobre esa agenda”, dijo Gernot Laganda, especialista en adaptación al cambio climático del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA).

Para 2050 «tendremos 2.000 millones de personas más que tendrán que ser alimentadas», planteó Laganda en diálogo con IPS,  y “si la agricultura no está estructurada de un modo que sea climáticamente inteligente no será capaz de suplir los aumentos necesarios en producción sin afectar los recursos naturales”.

El FIDA presentó en la COP 20 un estudio que demuestra que la transferencia de tecnología, el acceso a la información meteorológica y la preparación para una pronta intervención en caso de desastre está permitiendo a los pequeños agricultores obtener los alimentos necesarios para sí mismos y sus familias en un mundo cada vez más caliente.

Editado por Estrella Gutiérrez

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal