La muerte ronda los tugurios de Antigua
Agua y saneamiento, Ambiente, América Latina y el Caribe, Ayuda al desarrollo, Cambio climático, Ciudades, Desarrollo y ayuda, Destacados, Género, Mujer y cambio climático, Población, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Proyectos, Últimas Noticias

La muerte ronda los tugurios de Antigua

Terry-Ann Lewis teme que la canaleta que recorre su barrio tugurizado termine un día por matarla si el drenaje no puede desagotar el agua de lluvia cuando hay tormenta. Crédito: Desmond Brown/IPS.

BAHÍA VERDE, Antigua y Barbuda, 30 ene 2015 (IPS) - La calidad de vida mejoró de forma notable en Antigua y Barbuda. Sin embargo, las desigualdades y las privaciones siguen siendo un desafío para algunas personas de este país caribeño, en especial en los persistentes bolsones de extrema pobreza.

En uno de ellos, un sábado de mañana no hay señales de vida. Las chozas, instaladas a ambos lados de un camino viejo y estrecho que recorre el tugurio de punta a punta, están rodeadas de un alto muro de lata que no permite ver qué pasa del otro lado.

“Cuando llueve se inunda la casa de mi madre, la mía y la de mi hija": Cynthia James.

Detrás del muro, las vidas dejadas al margen se caracterizan por la pobreza y el miedo de las mujeres.

Para Cynthia James y otras congéneres de esa comunidad costera a las afueras de la capital, la esperanza es lo último que se pierde.

“Un dirigente vino y me llamó perra”, recordó James a IPS frente a su vivienda y junto a su nieto de un año. “Dijo que éramos todos perros, que no servíamos para nada y que siempre seríamos perros. Nunca lo olvidaré. Cuando te hieren, nunca se olvida”, añadió.

Los dos principales partidos tienen distinta opinión sobre la pobreza y el desempleo en el país.

El Partido Laborista de Antigua sostiene que 35 por ciento de la población es pobre, pero el Partido Progresista Unido dice que 12 por ciento de las personas viven con menos de 10 dólares del Caribe oriental (unos 3,7 dólares estadounidenses) al día, la proporción más baja de la región.

“La más alta proporción está en Haití, con 79 por ciento de la población pobre, es decir ocho de cada 10 habitantes viven con menos de 10 dólares del Caribe oriental”, precisó el exlegislador Harold Lovell, mencionando datos del Banco Mundial.

“En Guyana, es de 64 por ciento, Suriname, 45 por ciento, Jamaica, 43 por ciento, Dominica, 33 por ciento, San Vicente y las Granadinas, 33 por ciento, Granada, 32 por ciento, San Cristóbal y Nieves, 31 por ciento, Trinidad, 21 por ciento, Santa Lucía, 19 por ciento, Barbados, 14 por ciento, Antigua, 12 por ciento”, completó Lovell, quien fuera ministro de Finanzas en el anterior gobierno.

Pero a James, de 53 años, no le importan los números. Ella y otras mujeres de su comunidad son testigos desde hace años de cómo cada vez que llueve, el drenaje que atraviesa el tugurio causa la destrucción de las modestas viviendas.

James vive en la misma calle que su madre, Gertrude, de 78 años, y que su hija Terry-Ann Lewis, de 28 años. Su mayor temor ahora es que un día el drenaje les cueste la vida.

Cynthia James, residente de un tugurio de Antigua contó cómo un dirigente político la trató una vez de perra. Crédito: Desmond Brown/IPS.

Cynthia James, residente de un tugurio de Antigua contó cómo un dirigente político la trató una vez de perra. Crédito: Desmond Brown/IPS.

“Cuando era pequeña siempre venían y limpiaban la canaleta. Mandaban a los presos a limpiar la zona, pero todo eso se terminó”, relató James. “Cuando llueve se nos inundan las casas a las tres”, apuntó.

En 2014, el tema de los drenajes tapados fue el centro de varias consultas a escala comunitaria a cargo de la División de Ambiente. La técnica Ruleta Camacho explicó que el objetivo era crear un mecanismo de financiación sostenible y desarrollar un proyecto de adaptación climática que produjera un cambio en las comunidades afectadas.

“A raíz del cambio climático, experimentamos sequías y precipitaciones exacerbadas; tenemos mucha lluvia en breve lapso. Lo que tenemos que hacer es asegurarnos de que nuestros cursos de agua y drenajes puedan contener el volumen de agua”, remarcó.

Terry-Ann Lewis aguarda ansiosa el inicio del proyecto, pues aún recuerda su roce con la muerte el 13 de octubre de 2014, cuando la tormenta tropical Gonzalo pasó cerca de Antigua, levantando techos y arrancando árboles.

Por varias horas, fuertes lluvias y vientos se abatieron sobre Antigua, que sufrió lo peor de la tormenta que atravesó las Islas Leeward. Los troncos caídos interrumpieron la circulación en muchos caminos, la gente se quedó sin electricidad y hubo denuncias de viviendas dañadas o, en algunos casos, con techos destruidos.

“Me acosté esa noche y cuando me levanté, estaba en el agua. Llegué a casa agotada del trabajo y me acosté, pero cuando me desperté estaba todo inundado. Todo había desaparecido, estaba empapado o se lo había llevado el agua. Perdí todo y tuve que empezar de cero”, recordó Lewis en diálogo con IPS.

“La canaleta que atraviesa la zona concentra los desperdicios de todas partes y todo termina aquí, en esta comunidad”, se lamentó.

“Esa canaleta nos va a matar a todos, es lo único que puedo decirle. Está tapada y, cuando llueve, el agua no puede correr. El drenaje tapado hace que se desborde con rapidez. Cuando llueve, toda la zona parece una playa”, añadió.

El primer ministro Gaston Browne, quien asumió hace siete meses, dijo que su gobierno se concentrará en mejorar el desarrollo humano poniendo a las personas primero. También ha repetido que pretende convertir a Antigua en una potencia económica regional, una Singapur del mar Caribe.

“Nos concentraremos en convertir nuestro capital humano en personas capaces de competir a escala internacional y de ser el motor del crecimiento y el desarrollo social de nuestro país”, declaró Browne.

“Nuestro principal interés en el desarrollo humano será a través de la educación y de la capacitación. Nadie quedará rezagado”, prometió.

El Fondo Monetario Internacional anticipa que el crecimiento en América Latina y el Caribe será de 2,2 por ciento este año, lo que implica una recuperación para la región, pues se estima que fue de 1,3 por ciento en 2014.

Pero habrá que ver si se traduce en una mejora de las condiciones de vida para las personas más pobres y vulnerables.

Editado por Kitty Stapp / Traducido por Verónica Firme

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal