Mujeres lambadas luchan contra la trata infantil en India
Asia-Pacífico, Ciudadanía en movimiento, Comercio e inversiones, Crimen y justicia, Democratización, Derechos humanos, Derechos indígenas, Desarrollo y ayuda, Destacados, Economía y comercio, Género, Las elegidas de la redacción, Mujer y economía, Población, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Proyectos, Sociedad Civil, Trabajo, Últimas Noticias, Violencia de género

Mujeres lambadas luchan contra la trata infantil en India

Las mujeres lambadas, que nunca fueron a la escuela, se esfuerzan para que sus hijas sí lo hagan. Cuando una niña se ausenta de la escuela por demasiado tiempo, suenan la alarma ante la posibilidad de trabajo o trata infantil. Crédito: Stella Paul/IPS

Las mujeres lambadas, que nunca fueron a la escuela, se esfuerzan para que sus hijas sí lo hagan. Cuando una niña se ausenta de la escuela por demasiado tiempo, suenan la alarma ante la posibilidad de trabajo o trata infantil. Crédito: Stella Paul/IPS

CHANDAMPET, India, 26 ene 2015 (IPS) - A sus 11 años, Banawat Gangotri tiene ya cuatro de experiencia como trabajadora agrícola. La niña, integrante de la comunidad nómada de los lambadas, del pueblo de Bugga Thanda, en el sur de India, recogía algodón y pimientos desde las nueve de la mañana hasta las cinco de la tarde a cambio de un jornal aproximado de un dólar.

Cada día, su padre se quedaba con sus ingresos y los gastaba en alcohol.

Pero a mediados de este mes, ese ciclo se quebró. Horas antes de que su padre la llevara a Guntur, un distrito productor de pimientos (llamados también ajíes o chiles), a 168 kilómetros de distancia, Gangotri fue rescatada y llevada a una escuela con internado en la vecina localidad de Devarakonda, donde ahora cursa el cuarto grado.

"¿Si no hay nada que comer y no tenemos tierra para cultivar alimentos, qué opciones tenemos salvo enviar a nuestros hijos a ganarse el pan?": Khetawat Jamku.

Una organización sin fines de lucro, el Centro de Recursos Gramya para la Mujer, dirige la escuela. También moviliza al pueblo lambada contra la trata de niños y niñas, el abuso infantil y el infanticidio, prácticas frecuentes en la comunidad del austral estado de Telangana.

La escuela tiene a 65 niños como Gangotri, rescatados del trabajo infantil o los traficantes.

“Me gusta la escuela. Cuando sea grande voy a ser maestra”, dijo Gangotri a IPS.

El pueblo de Gangotri es uno de los solo 40 en toda India en contar con un Comité de Protección Infantil, cuyos 12 integrantes trabajan para prevenir la trata y el trabajo infantil esclavo o forzado.

El comité, capacitado por Gramya en los derechos de los niños y las mujeres, vigila atentamente a las niñas en edad escolar del pueblo. Si una de ellas no asiste a la escuela por un par de semanas, suena la alarma: en general una larga ausencia significa que la niña fue destinada al trabajo o al casamiento.

Pero la vigilancia no logra salvar a todas. El mismo día del rescate de Gangotri, Banawat Nirosha, una niña de 12 años, desapareció de la aldea de Mausanngadda. Sus padres, campesinos sin tierra, la llevaron con ellos para trabajar como recolectores de pimientos en la localidad de Guntur.

Es probable que los padres vuelvan cuando termine la cosecha en marzo, pero existe la posibilidad de que arreglen el matrimonio por conveniencia de su hija en Guntur, según dijeron varios aldeanos a IPS.

Frenar la matanza y la venta de las hijas

Estos casos son comunes, pero el comité asegura que las cosas mejoraron mucho en la aldea, donde el infanticidio femenino y la trata de niñas eran generalizados hace solo 20 años.

En marzo de 1999, tras el rescate de 57 niñas lambadas de una red de trata en Hyderabad, la capital de Telangana, investigaciones policiales revelaron que, entre 1991 y 2000, unos 400 bebés de la región fueron vendidos y comprados en adopción, pero los activistas temen que muchos hayan terminado como mano de obra esclava o en el comercio sexual de India.

En este país donde se calcula que tres millones de niñas “desaparecen” cada año debido a los abortos selectivos y el infanticidio, las niñas lambadas corren un doble riesgo.

La fundadora de Gramya en 1997 y activista social de Hyderabad, Rukmini Rao, recuerda algunos de los horrores que experimentó en su labor, como haber impedido que una familia, que ya luchaba por mantener a cuatro hijas, matara a dos mellizas recién nacidas en un pueblo de Telangana.

Un estudio que Rao realizó concluyó que en el pueblo había 835 niñas por cada 1.000 varones.

En la actualidad, gracias a la sensibilización y a la vigilancia de la comunidad, esa proporción ascendió a 983 cada 1.000, muy por encima del promedio nacional de 941 niñas cada 1.000.

Pero queda mucho por hacer. En este país donde 50 por ciento de la población tribal vive en la pobreza, con menos de un dólar al día, evitar que las familias lambadas maten o vendan a sus hijas es una batalla cuesta arriba.

Suma Latha, una coordinadora de Gramya con 14 años de experiencia en la formación de mujeres lambadas como activistas de derechos del niño, dijo a IPS que las embarazadas suelen viajar a Hyderabad, donde venden sus bebés recién nacidos por unos pocos miles de rupias, y de vuelta en el pueblo explican que murió al nacer.

“La venta es siempre en contra de la voluntad de la madre, arreglada por el padre y la suegra”, aseguró Latha. Cuando Gangotri fue rescatada, su padre había ofrecido “dar” a la chica por 15.000 rupias, o unos 250 dólares.

De piel clara y ojos color avellana, los niños lambadas son muy solicitados por parejas sin hijos oriundas en su mayoría de las ciudades, que están dispuestos a pagar generosamente por un bebé.

Algunos terminan en casas de familia, pero otros casi seguro que caen en manos de delincuentes con fines sexuales.

“Los intermediarios que compran los bebés… se mueven por dinero, no por la moral”, observó Lynette Dumble, una médica australiana que estudia el infanticidio femenino en India desde hace más de 20 años. “Así que si los delincuentes ofrecen más… las chicas terminan vendidas”, añadió.

Los datos recabados por numerosas organizaciones revelan que Hyderabad, la ciudad más cercana a los pueblos lambadas, es un centro creciente de trata sexual.

En 2013 la policía detuvo a 778 delincuentes que se dedican a la trata de personas y rescató a 558 víctimas, incluidas menores de edad, indicó B. Prasada Rao, el director de la policía del estado de Andhra Pradesh, en la frontera con Telangana.

Aunque eso representa solo una pequeña parte de la trata sexual infantil estimada en unos 43.000 millones de dólares en todo el país, la situación preocupa mucho a los activistas de la zona.

Soluciones sostenibles

Las mujeres lambadas creen que la clave está en la educación, y exhortan a las familias a que aprovechen el sistema escolar público y los subsidios estatales para aumentar la matriculación de las niñas en las zonas rurales.

Pero igualmente importante, según los investigadores, es darles alternativas a las comunidades marginadas.

Datos oficiales indican que 90 por ciento de la población tribal de India no tiene tierras. En el distrito de Nalgonda, donde apenas subsiste la familia de Gangotri, 87 por ciento de la población tribal no es propietaria de la tierra.

Si la tierra no produce lo suficiente para la subsistencia, las familias, inevitablemente, buscarán su sustento en otra parte.

“¿Si no hay nada que comer y no tenemos tierra para cultivar alimentos, qué opciones tenemos salvo enviar a nuestros hijos a ganarse el pan?”, cuestionó Khetawat Jamku, una mujer lambada de 50 años.

Edición de Kanya D’Almeida / Traducción de Álvaro Queiruga

 


  • j-karim canaviri torricos

    Cochabamba-Bolivia,
    21 de marzo 2015

    Señores:

    CARTA
    ABIERTA A LOS INDIGNADOS DEL MUNDO

    REF.- PENSAMIENTO ECONÓMICO, DESCODIFICA NUEVOS
    CÁNONES CIVILIZATORIOS PARA LA HUMANIDAD, SI ASPIRAMOS RENOVAR EL PACTO DE
    HABITAT EN LA TIERRA.

    De
    vuestra consideración:

    Año 2015, tras los
    Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), la Organización de Naciones Unidas
    (ONU), está centrando todos sus esfuerzos en fijar los Objetivos de Desarrollo
    Sostenible (ODS); después de percatarse y tomar conciencia de los actuales
    tiempos aciagos, cuando la humanidad está siendo convulsionada, por un ya
    incontenible desbordamiento social, demandando justicia económica; a más de
    estar literalmente estremecida por apocalípticos desastres naturales, réplicas
    de un planeta en devastación, por la desmedida explotación de sus recursos
    naturales; ambas consecuencias de una imperante economía inhumana e irracional,
    que viene obrando inexorablemente nuestra autodestrucción.

    En esta nueva senda de
    la dignidad para la humanidad, como denomina Ban Ki-moon, Secretario General de
    la ONU, a los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS); las Naciones Unidas han iniciado la mayor
    consulta planetaria, jamás realizada, en los países desarrollados, en los
    países en desarrollo, en la sociedad civil y en todas las organizaciones
    sociales, económicas y políticas del mundo; al mismo efecto la ONU tiene
    programado 3 cumbres mundiales: julio de 2015, en Addis Abeba (Etiopía), para
    formular las reformas del sistema financiero; septiembre 2015, Cumbre Especial,
    para aprobar los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), y en diciembre
    2015, Cumbre del Clima en París, para un acuerdo mundial, encaminado a evitar
    la contaminación del medio ambiente, generado por el hombre, que contribuye al aumento del cambio climático. Todos esos
    esfuerzos, aparentemente inquiriendo el nuevo paradigma socioeconómico, que se
    deberá implementar en el mundo; post 2015.

    Sin
    embargo es preciso, que los indignados del mundo, ya no seamos los ilusos de
    siempre, debemos estar plenamente conscientes y claros, que la resolución de
    esta crisis sistémica; no provendrá jamás, del mismo sistema inhumano e
    irracional que lo provocó.

    Ha llegado el tiempo, que los movimientos
    sociales de estudiosos, laborales, humanitarios, ecologistas, y todos los
    indignados del mundo; dejemos de ser solo demandantes pasivos e infructuosos de
    justicia económica, ante los poderes políticos del mundo, signados por el
    egocentrismo económico, y nos cualifiquemos en el conocimiento del nuevo canon
    civilizatorio de humanización y racionalización de la economía; para ser los
    que elucidemos programáticamente la implementación de una economía
    democratizada de beneficio proporcional; probamente delineada para bregar por
    un equilibrio sistémico entre el crecimiento económico, con el desarrollo
    humano; en el designio superior de redimir la dignidad humana.

    Correspondiendo
    su aplicabilidad programática, incorporando en los sectores primario,
    secundario y terciario de la economía mundial, en coexistencia competitiva con
    las clásicas economías privada y estatal; una diferenciada economía
    democratizada de beneficio proporcional, configurada operativamente en el
    prototipo de Medianas Empresas Privadas de Beneficio Proporcional. El ideal de
    empresa, estructurada con una socioeconomía, que compatibilizará la auténtica
    competitividad económica, con una doctrina ética de proporcionalidad, en la
    distribución de los beneficios económicos. Modélicamente con potencial de
    viabilizar socioeconomías hasta ahora inviables; como ser un crecimiento
    económico proporcionalizado entre el Estado, los Empresarios y los
    Trabajadores; garantía y seguridad integrales para los capitales financieros;
    generación de Empresarios Privados, adecuados en la Racionalidad Económica;
    generación de Empleos Dignos y Sostenidos en los tres sectores de la economía;
    Universalidad de una Autosustentada Gratuidad, con Calidad de los Servicios de
    Educación y Salud. Solo algunos contenidos, que estructuran un nuevo Modo
    Económico-Humano-Racional, con suficiencia sistémica para contener siglos y
    milenios de egocentrismo económico en el mundo = (irracionalidad, inhumanidad,
    ambición, codicia, egoísmo, soberbia, avaricia, ingratitud, monopolio,
    explotación, exclusión, etc.), prácticas insanas, ejercidas y fomentadas
    cíclicamente en las naciones del mundo, por gobernantes de todas las
    tradiciones e ideologías; monarcas, militares, fascistas, populistas,
    indígenas, liberales, neoliberales, revolucionarios, socialistas, comunistas,
    etc.; en su mayoría déspotas mitómanos, epítomes de la codicia fiscal y
    corporativa; a más de encarnar a los señores de la guerra, obcecados en imponer
    sus tendencias doctrinarias de sustento político, social, económico,
    fundamentalista o etnográfico; que al ser corrientes ideológicas antagónicas,
    escinden políticamente el planeta; enfrentando pueblos contra pueblos y
    naciones contra naciones, en fratricidas guerras, guerrillas, revoluciones
    y terrorismo; resultando al final ser pugnas
    vanas, solo de poder por el poder. Porque ninguna de esas encumbradas
    doctrinas, nunca han sido capaces de disminuir la brecha de la desigualdad
    económica; al contrario, cada vez esa brecha la expanden más, por estar
    alineados dogmáticamente en unos casos en la economía con capital privado
    (derecha liberal) y en otros casos en la economía con capital de estado
    (izquierda socialista), además de experimentar con una economía mixta
    (centristas); individualizadas o fusionadas dos clásicas economías indistintamente
    indignantes. En razón de que esa su “eficiencia” en la generación de riqueza,
    se sostiene esencialmente en la vileza para someter en formas diversas a la
    explotación de la fuerza de trabajo, estando corroborada la impostura de ésa, su
    perversa competitividad económica, al ser utilitaria para enriquecer cada vez
    más a los ricos, a coste de eternizar en la miseria económica a dos terceras
    partes de la humanidad; aseveración ciertamente irrebatible, cuando estamos
    transitando en tiempo, por la segunda década del siglo XXI, se puede constatar
    descriptivamente que más del 80% de la población mundial; aún subsiste entre
    una pobreza relativa y absoluta.

    Correspondiendo
    su implementación pragmática, ineludiblemente a los indignados del mundo, que
    debemos optar por la racionalidad económica, que nos habilitará por nuestra
    ética, a ocupar los Estados del Mundo, con ventaja de sistema. Paradoja de un
    proyecto humano, que prescinde de liderazgos humanos; consignando su
    ejecutabilidad a la iniciativa de los miles de millones de indignados en el
    mundo, que debemos asumir esa responsabilidad por conciencia de vida,
    alineándonos en una crística lid democrática, de consonancia planetaria;
    objetivamente por el cumplimiento ineludible de nuestros derechos y deberes
    económicos, en concordancia. Con la certitud de conseguir una victoria
    progresiva e ineluctable, en la medida que cualificados indignados, vayamos
    gravitando políticamente, en los Estados del Mundo; con la función de coadyuvar
    a la constitucionalización en todos los países, de la Democracia Económica de
    Beneficio Proporcional.

    Agradeciendo vuestra
    grata deferencia, les presento mis saludos muy atentamente.

    J-Karim

    P.D.
    Si existe entendimiento del presente conocimiento, con amor universal debemos
    transmitirlo, en todos los foros y entre los indignados del mundo.

X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal