San Vicente y las Granadinas apuesta a las energías renovables
Ambiente, América Latina y el Caribe, Ayuda al desarrollo, Cambio climático, Comercio e inversiones, Desarrollo y ayuda, Destacados, Economía verde, Economía y comercio, Energía, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Proyectos, Recursos naturales, Reportajes Climáticos del Caribe, Últimas Noticias

San Vicente y las Granadinas apuesta a las energías renovables

San Vicente y las Granadinas instaló paneles fotovoltaicos que producen 750 kilovatios/hora, que reducen sus emisiones contaminantes en 800 toneladas al año. Crédito: Kenton X. Chance/IPS.

KINGSTOWN, 13 ene 2015 (IPS) - Durante décadas, las fértiles laderas del volcán La Soufriere, que ocupa el tercio norte de San Vicente, una isla caribeña de 344 kilómetros cuadrados, produjo marihuana, que avivó la economía clandestina y el comercio de esa sustancia ilegal en el Caribe oriental.

Pero ahora el volcán de 1.234 metros de altura, que hizo erupción por última vez en 1979, se explora para algo totalmente distinto: su potencial para la energía geotérmica.

"Aun si tienes mucha energía solar, se necesitarán la hidroeléctrica y la geotérmica y el gasóleo para cubrir la carga base”: Ralph Gonsalves.

El gobierno de Ralph Gonsalves cree que la energía geotérmica significará un cambio para la economía local.

En el caribeño país de San Vicente y Granadinas, donde el turismo es el soporte económico, el costo de la electricidad representa entre 40 y 50 centavos por kilovatio/hora, varias veces lo que pagan los consumidores en Estados Unidos.

Tanto propietarios individuales como la industria esperan que las exploraciones, que ya llevan más de un año, arrojen resultados que permitan producir entre 10 y 15 megavatios de electricidad, tan necesitados para aliviar la dependencia en los muy costosos combustibles fósiles y dar nueva vida a los sectores productivos y a la agroindustria.

La exploración de energía geotérmica es posible gracias a una asociación entre el gobierno del Partido Laborista de Unidad, la empresa islandesa Reykjavik Geothermal Ltd. y Emera Inc., una compañía internacional con sede en Nueva Escocia, Canadá, propietaria de numerosas centrales eléctricas en el Caribe.

Un año después del lanzamiento del proyecto, el primer ministro Gonsalves, quien se presentará para un cuarto periodo de gobierno de cinco años en 2016, dijo al parlamento en diciembre que la planta de energía geotérmica estará pronta entre fines de 2017 y principios de 2018.

En junio de 2015, un informe técnico quedará pronto y se hará la selección de sitio, informó a los legisladores Gonsalves, también a cargo de la cartera de energía.

“Todavía estamos dentro del plazo. Salvo por dificultades extraordinarias que puedan surgir, deberíamos alcanzar una producción de 10 megavatios para fines de 2017”, añadió.

Las laderas del volcán La Soufriere en San Vicente y las Granadinas, donde solía cultivarse marihuana, se exploran ahora para evaluar su potencial para le energía geotérmica. Crédito: Kenton X. Chance/IPS

Las laderas del volcán La Soufriere en San Vicente y las Granadinas, donde solía cultivarse marihuana, se exploran ahora para evaluar su potencial para le energía geotérmica. Crédito: Kenton X. Chance/IPS

El “dinero a muy bajo interés” que, según el primer ministro, el gobierno recibirá dentro de poco pueden haber sido una referencia para solicitar un préstamo de 15 millones de dólares a través del Fondo de Abu Dhabi para el Desarrollo y la Agencia Internacional de Energía Renovable (Irena).

Los beneficiarios serán anunciados en la quinta sesión de la asamblea de Irena, prevista para el 17 y 18 de enero en Abu Dhabi, uno de los Emiratos Árabes Unidos, a la que asistirá Gonsalves.

“Son 80 solicitudes, de las cuales elegirán ocho; la suma total serán 60 millones de dólares en total, que prestarán este año”, explicó el primer ministro.

A pesar de la caída del precio del petróleo, Gonsalves cree que la energía renovable es la opción para San Vicente y las Granadinas.

Un cuarto de los 20 megavatios de electricidad generados durante el pico de la demanda en este país de varias islas procede de tres centrales hidroeléctricas. Los restantes 15 megavatios se generan con gasóleo, para los cuales se importó el equivalente a 70 millones de dólares en 2013.

“Queremos que las plantas hidroeléctricas sean más eficientes, y queremos hacerlo con energía solar y geotérmica”, dijo Gonsalves a IPS. Esta última puede absorber 98 por ciento de la carga base de las necesidades energéticas del país, mientras que con la primera se pueden generar 20 por ciento, o más con una tecnología mejorada, apuntó.

“Aun si tienes mucha energía solar, se necesitarán la hidroeléctrica y la geotérmica y el gasóleo para cubrir la carga base”, explicó.

Montgomery Dyer, un fabricante de muebles de 52 años, está entre quienes desean que la planta de energía geotérmica se haga realidad más temprano que tarde.

Dyer vive en Spring Village, una comunidad de North Leeward, el nororiental distrito de San Vicente donde está ubicada una parte del volcán en cuestión. En especial, le entusiasma la posibilidad de que baje la factura de electricidad, cuyo costo representa 10 por ciento de la producción en su empresa de 28 personas.

“El costo de la energía en San Vicente es muy alto. Sea lo que sea que baje, la producción disminuirá”, explicó a IPS, y añadió que la consecuencia de eso será una mayor competitividad.

Dyer paga unos 1.000 dólares al mes, un monto sustancial que sería mayor si no hubiera tomado medidas para reducir el consumo eléctrico en la fábrica.

Además de la alternativa geotérmica e hidroeléctrica, San Vicente y las Granadinas ya tomó medidas para aprovechar el sol, que abunda todo el año en esta nación caribeña.

Este país tiene unos 750 kilovatios/hora de instalaciones fotovoltaicas, incluidos los 10 kilovatios/hora instalados en el Complejo Financiero, donde está la oficina del primer ministro, que redujo el costo de refrigeración en 20 por ciento.

La mayoría de las instalaciones solares son propiedad de la compañía estatal Saint Vincent Electricity Services Ltd. (VINLEC), monopólica en materia de generación comercial y distribución de electricidad.

VINLEC tiene 557 kilovatios/hora en paneles fotovoltaicos en sus plantas de energía en Cane Hall, al este de Kingstown, y otra en la bahía de Lowmans, al oeste de la capital, donde también hay otra planta a gasóleo.

La compañía estatal invirtió un millón de dólares en paneles solares, pero se prevé que el impacto en la factura de consumo eléctrica sea mínimo, unos pocos centavos al año.

Pero sí se espera que se reduzcan en 800 toneladas al año la cantidad de gases de efecto invernadero emitidos a la atmósfera.

“No es una cantidad significativa en términos globales, pero señala que estamos contribuyendo en tanto que pequeño país insular”, señaló el primer ministro.

Los gases invernadero son los principales responsables del cambio climático, que generó varios eventos climáticos severos, a veces fuera de estación, en San Vicente y las Granadinas en los últimos años.

Dyer perdió 445.000 dólares por esa causa y debió solicitar un préstamo de “cientos de miles de dólares” al banco para relanzar su negocio varios meses después.

Editado por Kitty Stapp / Traducido por Verónica Firme

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal