Alimentación y agricultura, Ambiente, Ayuda al desarrollo, Cambio climático, Derechos humanos, Derechos indígenas, Desarrollo y ayuda, Destacados, Economía y comercio, Europa, Gobernanza mundial, Mundo, Población, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Proyectos, Recursos naturales, Últimas Noticias

Indígenas tienen mucho para dar al desarrollo post 2015

El presidente del FIDA, Kanayo F. Nwanzwe (centro), participa en una danza tradicional de Fiji en la ceremonia de apertura de la segunda Reunión Mundial del Foro de Pueblos Indígenas, en febrero de 2015. Crédito: Cortesía FIDA.

ROMA, 19 feb 2015 (IPS) - “No heredamos la tierra de nuestros ancestros, la tomamos prestada de nuestros hijos”, reza un antiguo proverbio que condensa la esencia del concepto de sostenibilidad como lo ven los numerosos pueblos indígenas.

Con su conocimiento local del mundo natural, los indígenas tienen mucho para compartir con el resto del mundo sobre cómo vivir, trabajar y cultivar de forma sostenible y sin poner en riesgo a las generaciones futuras.

Ese fue el principal mensaje de la segunda Reunión Mundial del Foro de los Pueblos Indígenas, organizada por el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA), que tuvo lugar en Roma.

“Aprendimos la relevancia de la diversidad y de la peculiaridad de los pueblos y de las comunidades rurales, así como a valorar y estructurar su identidad cultural como valor y potencial económico. La voz ancestral de los indígenas puede ser la solución a muchas crisis”: Antonella Cordone, del FIDA.

El Foro de los Pueblos Indígenas es una expresión concreta del reconocimiento del FIDA al papel que estas comunidades desempeñan en el desarrollo económico y social con sus prácticas tradicionales sostenibles.

También ofreció a la organización un mecanismo institucional para monitorear y evaluar la efectividad de la participación de la agencia en las comunidades indígenas.

El compromiso del FIDA abarca el logro de los objetivos de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas.

A pesar de las mejoras de las últimas décadas, los pueblos originarios y las comunidades indígenas, así como las minorías étnicas, siguen siendo las personas más pobres y las más marginadas del mundo.

Hay unos 370 millones de indígenas distribuidos en 70 países, la mayoría en Asia, y representan alrededor de cinco por ciento de la población mundial, de los cuales 15 por ciento viven en la pobreza.

Numerosos estudios actuales muestran que la brecha de pobreza entre los pueblos indígenas y otras poblaciones rurales se ensancha en algunas partes del mundo.

“El FIDA se esfuerza por alzar la voz de los indígenas, que se respeten sus derechos, así como mejorar su bienestar a escala global”, explicó Antonella Cordone, especialista técnica de FIDA para cuestiones tribales y pueblos indígenas.

“Aprendimos la relevancia de la diversidad y de la peculiaridad de los pueblos y de las comunidades rurales, así como a valorar y estructurar su identidad cultural como valor y potencial económico”, observó. “La voz ancestral de los indígenas puede ser la solución a muchas crisis”, añadió Cordone.

Como guardianes de los recursos naturales y vehículos de las tradiciones durante miles de años, los pueblos originarios han desarrollado un enfoque holístico del desarrollo sostenible y, como subrayó la relatora especial para los derechos de los pueblos indígenas, Victoria Tauli-Corpuz, “su medio de vida está estrechamente relacionado con su patrimonio cultural y sus sistemas de gobernanza, espiritualidad e identidad”.

Su modo de vida ha sido el de entregar tierras y territorios a las nuevas generaciones sin explotarlas para obtener el máximo beneficio. En la actualidad, su sustento está en riesgo por el cambio climático y la explotación que hacen terceros, entre otros factores.

El cambio climático, al que los indígenas son particularmente vulnerables, supone una amenaza dramática por el derretimiento de los glaciares, el avance de la desertificación, las inundaciones y los huracanes en las áreas costeras.

La permanente presión de la tala, la minería y el avance de las fronteras agrícolas intensificaron la explotación de nuevas fuentes de energía, la construcción de caminos y otro tipo de infraestructura, como represas, y aumenta preocupación por la adquisición a gran escala de tierras para fines comerciales e industriales, conocida como acaparamiento de tierras.

El foro indígena subrayó la necesidad de contar con un consentimiento libre, previo e informado de las poblaciones locales cada vez que un proyecto de desarrollo afecta su acceso a la tierra y los recursos. Es un requisito que cualquier organización que se involucre en territorio indígena debe respetar, remarcó el presidente del FIDA, Kanayo F. Nwanzwe.

La pobreza y la pérdida de territorios y recursos que sufren las comunidades indígenas por políticas o normas contrarias a las prácticas tradicionales sobre el uso de la tierra se agravan por la frecuente discriminación del mercado laboral, cuyos malos marcos normativos, segmentación y obstáculos culturales y lingüísticos impiden que muchos indígenas accedan a un empleo de calidad y a servicios sociales y de salud.

Además, las comunidades indígenas se encuentran marginadas de los procesos políticos y sufren la discriminación de género.

Esas son algunas de las cuestiones que los participantes del foro dijeron que deberían tomarse en cuenta en la agenda de desarrollo para los próximos años. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) deberían diseñarse para alentar a los gobiernos y a otros actores a facilitar el empoderamiento económico y social de las poblaciones rurales, en especial, sectores marginados como mujeres, niñas, niños e indígenas.

Un punto de partida de los ODS, que reemplazarán a los Objetivos de Desarrollo del Milenio que vencen a fin de año, son las recomendaciones adoptadas en el foro realizado en la capital italiana el 12 y 13.

En ellos se incluye la necesidad de un enfoque holístico para apoyar y fortalecer los sistemas alimentarios de los pueblos indígenas, el reconocimiento de la tenencia tradicional, la conservación de la biodiversidad, el respeto por y la revitalización de los valores espirituales y culturales y asegurarse que los proyectos se diseñen con el consentimiento libre, previo e informado de los indígenas.

Los participantes del foro remarcaron la importancia de la creciente necesidad de fortalecer la participación e inclusión de las comunidades indígenas en las discusiones en ámbitos políticos y operativos, porque los objetivos en esos aspectos pueden tener un efecto catalizador en su empoderamiento social y económico.

El foro coincidió en que dar voz a los pueblos originarios y escuchar sus preocupaciones y prioridades en la agenda posterior a 2015, representa una ventana invaluable de oportunidades de desarrollo.

Editado por Phil Harris / Traducido por Verónica Firme

 


  • j-karim canaviri torricos

    Cochabamba-Bolivia,
    21 de marzo 2015

    Señoras:

    CARTA ABIERTA A LAS MUJERES INDIGENAS DEL MUNDO

    REF.- PENSAMIENTO ECONÓMICO, DESCODIFICA NUEVOS
    CÁNONES CIVILIZATORIOS PARA LA HUMANIDAD, SI ASPIRAMOS RENOVAR EL PACTO DE
    HABITAT EN LA TIERRA.

    De
    vuestra consideración:

    Año 2015, tras los
    Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), la Organización de Naciones Unidas
    (ONU), está centrando todos sus esfuerzos en fijar los Objetivos de Desarrollo
    Sostenible (ODS); después de percatarse y tomar conciencia de los actuales
    tiempos aciagos, cuando la humanidad está siendo convulsionada, por un ya
    incontenible desbordamiento social, demandando justicia económica; a más de
    estar literalmente estremecida por apocalípticos desastres naturales, réplicas
    de un planeta en devastación, por la desmedida explotación de sus recursos
    naturales; ambas consecuencias de una imperante economía inhumana e irracional,
    que viene obrando inexorablemente nuestra autodestrucción.

    En esta nueva senda de
    la dignidad para la humanidad, como denomina Ban Ki-moon, Secretario General de
    la ONU, a los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS); las Naciones Unidas han iniciado la mayor
    consulta planetaria, jamás realizada, en los países desarrollados, en los
    países en desarrollo, en la sociedad civil y en todas las organizaciones
    sociales, económicas y políticas del mundo; al mismo efecto la ONU tiene
    programado 3 cumbres mundiales: julio de 2015, en Addis Abeba (Etiopía), para
    formular las reformas del sistema financiero; septiembre 2015, Cumbre Especial,
    para aprobar los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), y en diciembre
    2015, Cumbre del Clima en París, para un acuerdo mundial, encaminado a evitar
    la contaminación del medio ambiente, generado por el hombre, que contribuye al aumento del cambio climático. Todos esos
    esfuerzos, aparentemente inquiriendo el nuevo paradigma socioeconómico, que se
    deberá implementar en el mundo; post 2015.

    Sin
    embargo es preciso, que los indignados del mundo, ya no seamos los ilusos de
    siempre, debemos estar plenamente conscientes y claros, que la resolución de
    esta crisis sistémica; no provendrá jamás, del mismo sistema inhumano e
    irracional que lo provocó.

    Ha llegado el tiempo, que los movimientos
    sociales de estudiosos, laborales, humanitarios, ecologistas, y todos los
    indignados del mundo; dejemos de ser solo demandantes pasivos e infructuosos de
    justicia económica, ante los poderes políticos del mundo, signados por el
    egocentrismo económico, y nos cualifiquemos en el conocimiento del nuevo canon
    civilizatorio de humanización y racionalización de la economía; para ser los
    que elucidemos programáticamente la implementación de una economía
    democratizada de beneficio proporcional; probamente delineada para bregar por
    un equilibrio sistémico entre el crecimiento económico, con el desarrollo
    humano; en el designio superior de redimir la dignidad humana.

    Correspondiendo
    su aplicabilidad programática, incorporando en los sectores primario,
    secundario y terciario de la economía mundial, en coexistencia competitiva con
    las clásicas economías privada y estatal; una diferenciada economía
    democratizada de beneficio proporcional, configurada operativamente en el
    prototipo de Medianas Empresas Privadas de Beneficio Proporcional. El ideal de
    empresa, estructurada con una socioeconomía, que compatibilizará la auténtica
    competitividad económica, con una doctrina ética de proporcionalidad, en la
    distribución de los beneficios económicos. Modélicamente con potencial de
    viabilizar socioeconomías hasta ahora inviables; como ser un crecimiento
    económico proporcionalizado entre el Estado, los Empresarios y los
    Trabajadores; garantía y seguridad integrales para los capitales financieros;
    generación de Empresarios Privados, adecuados en la Racionalidad Económica;
    generación de Empleos Dignos y Sostenidos en los tres sectores de la economía;
    Universalidad de una Autosustentada Gratuidad, con Calidad de los Servicios de
    Educación y Salud. Solo algunos contenidos, que estructuran un nuevo Modo
    Económico-Humano-Racional, con suficiencia sistémica para contener siglos y
    milenios de egocentrismo económico en el mundo = (irracionalidad, inhumanidad,
    ambición, codicia, egoísmo, soberbia, avaricia, ingratitud, monopolio, explotación,
    exclusión, etc.), prácticas insanas, ejercidas y fomentadas cíclicamente en las
    naciones del mundo, por gobernantes de todas las tradiciones e ideologías;
    monarcas, militares, fascistas, populistas, indígenas, liberales, neoliberales,
    revolucionarios, socialistas, comunistas, etc.; en su mayoría déspotas
    mitómanos, epítomes de la codicia fiscal y corporativa; a más de encarnar a los
    señores de la guerra, obcecados en imponer sus tendencias doctrinarias de
    sustento político, social, económico, fundamentalista o etnográfico; que al ser
    corrientes ideológicas antagónicas, escinden políticamente el planeta;
    enfrentando pueblos contra pueblos y naciones contra naciones, en fratricidas
    guerras, guerrillas, revoluciones y
    terrorismo; resultando al final ser pugnas vanas, solo de poder por el
    poder. Porque ninguna de esas encumbradas doctrinas, nunca han sido capaces de
    disminuir la brecha de la desigualdad económica; al contrario, cada vez esa
    brecha la expanden más, por estar alineados dogmáticamente en unos casos en la
    economía con capital privado (derecha liberal) y en otros casos en la economía
    con capital de estado (izquierda socialista), además de experimentar con una
    economía mixta (centristas); individualizadas o fusionadas dos clásicas
    economías indistintamente indignantes. En razón de que esa su “eficiencia” en
    la generación de riqueza, se sostiene esencialmente en la vileza para someter
    en formas diversas a la explotación de la fuerza de trabajo, estando
    corroborada la impostura de ésa, su perversa competitividad económica, al ser
    utilitaria para enriquecer cada vez más a los ricos, a coste de eternizar en la
    miseria económica a dos terceras partes de la humanidad; aseveración
    ciertamente irrebatible, cuando estamos transitando en tiempo, por la segunda
    década del siglo XXI, se puede constatar descriptivamente que más del 80% de la
    población mundial; aún subsiste entre una pobreza relativa y absoluta.

    Correspondiendo
    su implementación pragmática, ineludiblemente a los indignados del mundo, que
    debemos optar por la racionalidad económica, que nos habilitará por nuestra
    ética, a ocupar los Estados del Mundo, con ventaja de sistema. Paradoja de un
    proyecto humano, que prescinde de liderazgos humanos; consignando su ejecutabilidad
    a la iniciativa de los miles de millones de indignados en el mundo, que debemos
    asumir esa responsabilidad por conciencia de vida, alineándonos en una crística
    lid democrática, de consonancia planetaria; objetivamente por el cumplimiento
    ineludible de nuestros derechos y deberes económicos, en concordancia. Con la
    certitud de conseguir una victoria progresiva e ineluctable, en la medida que
    cualificados indignados, vayamos gravitando políticamente, en los Estados del
    Mundo; con la función de coadyuvar a la constitucionalización en todos los
    países, de la Democracia Económica de Beneficio Proporcional.

    Agradeciendo vuestra
    grata deferencia, les presento mis saludos muy atentamente.

    J-Karim

    P.D.
    Si existe entendimiento del presente conocimiento, con amor universal debemos
    transmitirlo, en todos los foros y entre los indignados del mundo.

X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal