ONU denuncia caprichosa política de DDHH de algunos países
Conflictos armados, Crimen y justicia, Democracia y Política, Derechos humanos, Destacados, Geopolítica, Gobernanza mundial, Libertad de expresión, Migraciones y refugiados, Minorías sexuales, Mundo, Naciones Unidas, Paz, Últimas Noticias

ONU denuncia caprichosa política de DDHH de algunos países

Manifestantes frente a la Casa Blanca en Washington protestan contra la tortura en el décimo aniversario de la apertura de la prisión de Estados Unidos en Guantánamo, Cuba. Charles Davis/IPS

Manifestantes frente a la Casa Blanca en Washington protestan contra la tortura en el décimo aniversario de la apertura de la prisión de Estados Unidos en Guantánamo, Cuba. Charles Davis/IPS

NACIONES UNIDAS, 3 mar 2015 (IPS) - El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, criticó las prácticas selectivas de los estados miembros en materia de derechos humanos, al defender unos y violar otros abiertamente, quizás para satisfacer sus propios intereses nacionales o políticos.

Aunque ratificaron la Carta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como forma de reafirmar su compromiso con los derechos humanos fundamentales, hay algunos Estados miembros que, «con una regularidad alarmante», ignoran y violan los derechos humanos, “a veces a un grado asombroso”, declaró el diplomático y príncipe jordano.

"Un gobierno apoyará plenamente los derechos humanos de las mujeres y los de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales y transgénero, pero se resiste a toda sugerencia de que esos derechos se extiendan a los migrantes en situación irregular. Otro Estado puede cumplir escrupulosamente el derecho a la educación, pero aplastará brutalmente a las opiniones políticas opositoras": Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

El lunes 2, en la sesión inaugural del Consejo de Derechos Humanos, que sesionará hasta el día 27 en su sede en Ginebra, Zeid  criticó a los estados miembros que basan sus decisiones en «circunstancias excepcionales”, según argumentan.

«Eligen entre los derechos», aseguró, sin identificar a ningún estado miembro por su nombre.

«Un gobierno apoyará plenamente los derechos humanos de las mujeres y los de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales y transgénero, pero se resiste a toda sugerencia de que esos derechos se extiendan a los migrantes en situación irregular”, destacó.

«Otro Estado puede cumplir escrupulosamente el derecho a la educación, pero aplastará brutalmente las opiniones políticas opositoras. Un tercer Estado violará de manera integral los derechos políticos, civiles, económicos, sociales y culturales de su pueblo, pero defiende enérgicamente los ideales de los derechos humanos ante sus pares», añadió.

“El príncipe Zeid dio en el clavo», opinó Peggy Hicks, directora mundial de promoción de  la organización  Human Rights Watch, en diálogo con IPS.

Si cada gobierno que profesara su compromiso con los derechos humanos cumpliera su palabra de manera sistemática «tendríamos un mundo muy diferente, y mejor», observó la activista.

En un giro paradójico que confirmaría el argumento de Zeid, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, criticó el «terrible historial de derechos humanos» de varios países y territorios, incluyendo a Siria, Corea del Norte, Crimea y las fuerzas separatistas de Ucrania.

Pero el jefe de la diplomacia de Washington no condenó la devastación causada por los 50 días de bombardeos de Israel contra los palestinos en Gaza en 2014, ni los ataques con cohetes que Hamás lanzó contra Israel en ese lapso.

Esos bombardeos mataron a 1.976 palestinos en Gaza, entre ellos 1.417 civiles y 459 niños y niñas, según cifras publicadas por la ONU. Del lado israelí murieron 66 personas, incluidos dos soldados.

Los palestinos acusaron a Israel de crímenes de guerra y presionan para que la Corte Penal Internacional de La Haya tome medidas en el asunto, algo que cuenta con la firme oposición de Washington.

Kerry dijo al Consejo de Derechos Humanos que Estados Unidos cree que puede seguir avanzando y ayudar a la ONU a cumplir su mandato y hacer del mundo un lugar mejor y más seguro.

«Pero para que eso suceda tenemos que ponernos serios y enfrentar los obstáculos a nuestro progreso. Y el obstáculo más obvio, debo decirles, es el que se inflige uno mismo”, declaró.

«Me refiero, por supuesto, al historial profundamente preocupante del Consejo de Derechos Humanos con respecto a Israel», agregó Kerry.

«Nadie en esta sala puede negar que existe una atención fuera de proporción puesta sobre un país democrático», afirmó, mientras defendía abiertamente la causa de Israel, uno de los aliados políticos y militares más cercanos de Estados Unidos.

Año tras año, hay cinco o seis resoluciones distintas sobre Israel, indicó Kerry a los delegados.

Este año, recordó, hubo una resolución patrocinada por el presidente sirio, Bashar al Assad, relativa al Golán, el territorio ocupado por Israel desde la guerra de 1967.

«¿Cómo, pregunto, puede ser esa una prioridad sensata en el mismo momento en que los refugiados de Siria están inundando el Golán para huir del gobierno asesino de Assad y recibir tratamiento de médicos israelíes en hospitales israelíes?», cuestionó el secretario estadounidense.

Kerry se refirió a la «obsesión» del Consejo de Derechos Humanos con Israel, que «en realidad corre el riesgo de socavar la credibilidad de la organización entera”, en referencia a la ONU.

Entre tanto, Zeid dijo el lunes 2 que la única medida real del valor de un gobierno no es su lugar en el «ballet solemne de la gran diplomacia», sino la «medida en que es sensible a las necesidades, y que protege los derechos, de sus nacionales y demás personas que caen bajo su jurisdicción, o sobre las cuales tiene control físico».

Algunas autoridades políticas se convencen de que sus circunstancias son excepcionales y generan una realidad nueva, totalmente imprevista por la ley, señaló Zeid, agregando que esa lógica abunda en el mundo actual.

«Arresto arbitrariamente y torturo porque un tipo nuevo de guerra lo justifica. Espío a mis ciudadanos porque la lucha contra el terrorismo lo exige. No quiero inmigrantes nuevos, o discrimino a las minorías, porque nuestra identidad comunal está siendo amenazada como nunca antes. Mato sin ninguna forma del debido proceso, porque si no lo hago, otros me matarán», destacó.

«Y así, sucesivamente, mientras caemos en una acumulación de crisis en espiral», subrayó Zeid.

Editado por Kitty Stapp / Traducido por Álvaro Queiruga

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal