Un año de “avances llamativos” para la energía renovable
Ambiente, Cambio climático, Ciencia y tecnología, Comercio e inversiones, Destacados, Economía y comercio, Energía, La integración y el desarrollo según Brasil, Mundo, Naciones Unidas, Proyectos, Últimas Noticias

Un año de “avances llamativos” para la energía renovable

Las inversiones mundiales en energías renovables, impulsadas por la solar y la éolica, dieron un salto en 2014. Crédito: Jürgen de Sandesneben, Alemania/ CC BY 2.0

Las inversiones mundiales en energías renovables, impulsadas por la solar y la éolica, dieron un salto en 2014. Crédito: Jürgen de Sandesneben, Alemania/ CC BY 2.0

ROMA, 31 mar 2015 (IPS) - La inversión mundial en energías renovables, impulsada por la solar y la eólica, creció 17 por ciento en 2014 con respecto al año anterior, hasta alcanzar 270.000 millones de dólares.

El repunte de la inversión, tras dos años de descenso y del desafío que implican los bajos precios del petróleo, permitió una capacidad adicional de generación de 103 gigavatios, equivalente a la energía producida por las plantas nucleares de Estados Unidos en su conjunto.

"Estas tecnologías energéticas respetuosas con el clima ahora son un componente indispensable de la matriz energética mundial y su importancia no hará más que aumentar a medida que los mercados maduren, los precios de la tecnología sigan cayendo y la necesidad de frenar las emisiones de carbono se haga cada vez más urgente": Achim Steiner.

De esta forma, 2014 ha sido el mejor año para la capacidad nueva de energía, según la novena edición anual del informe Tendencias mundiales en inversiones en energía renovable 2015, del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), publicado este martes 31.

Preparado por el Centro de Cooperación Escuela de Frankfurt-PNUMA y por Bloomberg New Energy Finance, el informe señala que el constante y brusco descenso en los costos de la tecnología, sobre todo en la energía solar pero también en la eólica, implica que cada dólar invertido en energía renovable adquirió una capacidad significativamente mayor de generación en 2014.

En lo que denominó “un año de avances llamativos para la energía renovable”, el informe señala que las energías eólica, solar, geotérmica, marina, de biomasa y de pequeñas centrales hidroeléctricas contribuyeron con 9,1 por ciento de la generación mundial de electricidad en 2014, frente a 8,5 por ciento en 2013.

Eso significa que los sistemas de electricidad del mundo emitieron 1,3 gigatoneladas de dióxido de carbono, aproximadamente el doble de las emisiones de los aviones comerciales, pero menos de lo emitido si ese 9,1 por ciento hubiera sido producido por la misma mezcla de combustibles fósiles que generan el 90,9 por ciento restante de la energía mundial.

“Una vez más en 2014 las energías renovables componen casi la mitad de la capacidad de energía neta agregada en todo el mundo”, declaró Achim Steiner, director ejecutivo del PNUMA.

“Estas tecnologías energéticas respetuosas con el clima ahora son un componente indispensable de la matriz energética mundial y su importancia no hará más que aumentar a medida que los mercados maduren, los precios de la tecnología sigan cayendo y la necesidad de frenar las emisiones de carbono se haga cada vez más urgente”, sostuvo.

Por lejos, la mayor inversión en energía renovable en 2014 se produjo en China, con un récord de 83.300 millones de dólares, un aumento de 39 por ciento frente a 2013. Estados Unidos le siguió con 38.300 millones de dólares, lo que equivale a un incremento de siete por ciento en el año, aunque por debajo de su máximo histórico alcanzado en 2011. En tercer lugar quedó Japón, con 35.700 millones de dólares, 10 por ciento más que en 2013 y su mayor marca histórica.

Según el informe, una característica destacada de 2014 fue la rápida expansión de las energías renovables en los mercados del Sur en desarrollo, donde las inversiones dieron un salto de 36 por ciento a 131.300 millones de dólares.

China, con 83.300 millones de dólares, Brasil, con 7.600 millones, India, con 7.400 millones, y Sudáfrica, con 5.500 millones, se encuentran entre los 10 principales países inversores, mientras que Chile, Kenia, México y Turquía invirtieron más de mil millones de dólares cada uno.

Aunque 2014 fue un buen año para las energías renovables después de dos años de contracción, persisten los desafíos en forma de incertidumbre política, problemas estructurales en el sistema eléctrico e incluso la propia naturaleza de la generación eólica y solar, que dependen del viento y de la luz del sol.

Otro reto, según el informe, es el impacto de la caída de más del 50 por ciento en los precios del petróleo en el segundo semestre de 2014.

Sin embargo, de acuerdo con Udo Steffens, presidente de la Escuela de Finanzas y Gestión de Frankfurt, es probable que el precio del petróleo solo reduzca la confianza de los inversores en algunas partes del sector, como la energía solar en los países exportadores de petróleo y los biocombustibles en la mayor parte del mundo.

“El petróleo y las energías renovables no compiten directamente por los dólares de inversión en la energía. Los sectores eólico y solar deberían seguir floreciendo, sobre todo si siguen reduciendo los costos por megavatio/hora. Su historia a largo plazo es más convincente”, destacó Steffens.

De mayor preocupación es la erosión de la confianza de los inversores causada por el aumento de la incertidumbre en torno a las políticas públicas de apoyo a las energías renovables.

“Europa fue el primer impulsor de la energía limpia, pero todavía se encuentra en un proceso de reestructuración de esos mecanismos de apoyo iniciales”, según Michael Liebreich, presidente de la Junta Asesora de Bloomberg New Energy Finance.

“El sur de Europa sigue siendo casi una zona prohibida para los inversores debido a los cambios de política retroactivos, más recientemente, los que afectan a los parques solares en Italia. En Estados Unidos existe incertidumbre sobre el futuro del Crédito Tributario de Producción para la energía eólica, pero los costos ahora son tan bajos que el sector está más protegido que en el pasado. Mientras tanto, el sector de las azoteas solares es imparable”, aseguró.

Un comunicado de prensa sobre la publicación del informe del PNUMA señaló que si continúan las tendencias positivas de inversión en 2014, “es cada vez más evidente que se necesitarán importantes reformas del mercado eléctrico del tipo que Alemania intenta ahora con su Energiewende”, o transición energética.

“Los desafíos estructurales que hay que superar no son sencillos, pero son del tipo que solo podrían haber surgido debido al éxito mismo de las energías renovables y sus más de dos billones de dólares de inversión movilizados desde 2004″, añadió.

Editado por Phil Harris / Traducido por Álvaro Queiruga

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal