¿El Estado de Palestina entró en su cuenta regresiva?
Análisis, Conflictos armados, Crimen y justicia, Democratización, Derechos humanos, Destacados, Gobernanza mundial, Medio Oriente y Norte de África, Naciones Unidas, Paz, Población, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Últimas Noticias

¿El Estado de Palestina entró en su cuenta regresiva?

© Reproducir este artículo| | Imprimir | |English version
Soldados y policías israelíes impiden el ingreso de palestinos a una de las entradas a la ciudad vieja de Jerusalén. Crédito: Mel Frykberg / IPS

Soldados y policías israelíes impiden el ingreso de palestinos a una de las entradas a la ciudad vieja de Jerusalén. Crédito: Mel Frykberg / IPS

NACIONES UNIDAS, 10 abr 2015 (IPS) - De los miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), 135 países, con aproximadamente 82 por ciento de la población mundial, reconocen oficialmente a Palestina como un Estado independiente, en comparación con 50 países que no lo reconocen.

Además de Israel, los principales países que no reconocen a Palestina son Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, los tres con poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU. Su postura es que el reconocimiento del Estado palestino independiente solo podrá lograrse mediante negociaciones directas entre israelíes y palestinos.

Incluso con los considerables recursos, numerosos pronunciamientos y deseos declarados de la comunidad internacional de resolver el conflicto palestino-israelí, hay pocos optimistas que consideran viable la solución de los dos Estados en el corto plazo.

No obstante, debido a la frustración por el estancamiento de las negociaciones de paz, muchos de los gobiernos que no reconocen actualmente al Estado palestino son presionados por sus parlamentos y el público en general para que modifiquen sus posturas.

En Europa, por ejemplo, los parlamentos de Bélgica, Dinamarca, España, Francia, Gran Bretaña, Irlanda, Italia, Luxemburgo y Portugal aprobaron resoluciones no vinculantes que recomiendan a sus respectivos gobiernos el reconocimiento de Palestina. Asimismo, el Parlamento Europeo aprobó una resolución de apoyo al Estado palestino.

Una reciente encuesta alemana también indicó que 71 por ciento de los alemanes están a favor del reconocimiento del Estado palestino.

Además, una encuesta realizada entre 19 países encontró que 49 por ciento de las personas entrevistadas apoyó el reconocimiento de Palestina como Estado independiente, mientras que 21 por ciento se opuso.

En Estados Unidos, la opinión pública fluctúa considerablemente al respecto. En 2012, 51 por ciento del público respaldó el establecimiento de un Estado palestino independiente. Pero una encuesta realizada en marzo de este año reveló que ese apoyo se redujo a 39 por ciento, con una oposición de 36 por ciento y 25 por ciento sin opinión.

En 2013, la mayoría de los israelíes y los palestinos, el 63 y 53 por ciento, respectivamente, respaldaba un posible acuerdo de paz basado en la solución de los dos Estados.

Sin embargo, cuando se explican los pormenores de la solución de los dos Estados en relación con asuntos problemáticos como la cesión de territorios, la evacuación de las colonias y la división de Jerusalén, ese respaldo se derrumba.

En el cuadro, porcentaje de países (a la izquierda) y de población mundial (a la derecha) que reconocen al Estado de Palestina, según cálculos del autor con base en datos oficiales.

En el cuadro, porcentaje de países (a la izquierda) y de población mundial (a la derecha) que reconocen al Estado de Palestina, según cálculos del autor con base en datos oficiales.

Por ejemplo, una encuesta reciente indicó que aproximadamente 75 por ciento de los judíos israelíes se oponen a la creación de un Estado palestino con las fronteras anteriores a la guerra de 1967.

Asimismo, tras el fracaso de las recientes conversaciones de paz mediadas por Estados Unidos, otra encuesta halló que solamente un tercio de los palestinos apoyaba la solución de los dos Estados.

Además, un elemento importante que influye en este posible cambio en las políticas de los países que no reconocen a Palestina es la declaración realizada por el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, referida a que durante su gobierno no se establecería un Estado palestino, lo que provocó un escándalo internacional.

En espera de la formación del próximo gobierno israelí, Estados Unidos, la Unión Europea y otros países señalaron que están reevaluando sus relaciones con Israel. Para algunos, esa reevaluación podría incluir el reconocimiento del Estado palestino.

Por ejemplo, el viceprimer ministro británico, Nick Clegg, declaró que, tras el aparente rechazo de Netanyahu a la solución de los dos Estados, el mundo, incluido el parlamento británico, no tendría más opción que reconocer al Estado palestino.

Mientras que el gobierno estadounidense de Barack Obama sigue creyendo que la solución de los dos Estados es la mejor vía para resolver el conflicto palestino-israelí, es improbable que reconozca a Palestina en el corto plazo. No obstante, es posible que Washington no se oponga a un proyecto de resolución sobre un marco de paz que circuló de manera informal en el Consejo de Seguridad de la ONU.

El ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Laurent Fabius, indicó recientemente que su país, junto con sus aliados, propondrá una resolución del Consejo de Seguridad en las próximas semanas que presentaría un marco para las negociaciones palestino-israelíes.

La propuesta haría hincapié en el derecho de ambos pueblos a vivir en sus respectivos Estados-nación y declararía que el conflicto debe cesar mediante las negociaciones entre los israelíes y los palestinos.

Un proyecto de resolución anterior, que circuló a fines de 2014 con la firma de Francia, pretendía lograr dos Estados independientes, democráticos y prósperos, Israel y un Estado de Palestina soberano, contiguo y viable, dentro de fronteras mutua e internacionalmente reconocidas, no más de 24 de meses tras la adopción de la resolución.

Los principales elementos del marco propuesto son las fronteras del 4 de junio de 1967, acuerdos de seguridad que respeten la soberanía de un Estado palestino no militarizado, con un retiro gradual de las fuerzas israelíes, una solución acordada, justa y realista al problema de los refugiados, Jerusalén como la capital compartida de Israel y Palestina, y la resolución acordada de otras cuestiones pendientes, como el agua.

Si el Consejo de Seguridad de la ONU adopta el proyecto de resolución francés, que exigirá que Estados Unidos no ejerza su derecho de veto, se convocará a una conferencia internacional de paz sobre el conflicto palestino-israelí. A esto le seguirá el reconocimiento, por parte de Francia y sus aliados europeos, del Estado palestino independiente según las fronteras de 1967.

Lograr la solución de los dos Estados es mucho más complicado en la actualidad que cuando  la ONU lo propuso originalmente en 1947, debido a los cambios demográficos.

Por ejemplo, cuando la resolución 181 de la ONU dividió al Mandato británico de Palestina en dos Estados, uno judío y otro árabe, sus respectivas poblaciones equivalían aproximadamente a la décima parte de su tamaño actual, con menos de 0,9 millones de personas cada uno.

Hoy en día Israel tiene 8,3 millones de habitantes, mientras que Cisjordania y la Franja de Gaza tienen 4,5 millones de personas, y hay más de cinco millones de palestinos residentes en los países vecinos.

Incluso con los considerables recursos, numerosos pronunciamientos y deseos declarados de la comunidad internacional de resolver el conflicto palestino-israelí, hay pocos optimistas que consideran viable la solución de los dos Estados en el corto plazo.

Muchos, especialmente israelíes y palestinos, llegaron a la conclusión de que esta solución ya no es práctica, que sus posibilidades son escasas o nulas en los próximos cinco años, y que la realidad apunta cada vez más a la solución de un único Estado.

Parece claro que las diversas iniciativas de paz para resolver el conflicto entre israelíes y palestinos en los últimos 40 años no lograron el objetivo deseado.

Ahora que la mayor parte del planeta reconoce al Estado de Palestina, las principales potencias del mundo deben resolver este conflicto que lleva casi 70 años y lograr una paz duradera para israelíes y palestinos por igual.

Editado por Kitty Stapp / Traducido por Álvaro Queiruga

 


  • Roberto Dante Di Benedetto

    ISRAEL:”MANOS DE HIERRO” CON SABOR A MIEDO
    roberto dante – Lanús, Argentina –

    El baño de sangre que se ha desencadenado en Jerusalén es un eslabón
    más (ahora en la Jerusalén ocupada por el sionismo) de la violencia ejercida sobre los palestinos.
    Recordemos que el acuerdo entre Hamas y Al Fatah recibió, como respuesta del
    gobierno sionista de Israel, un bombardeo despiadado sobre el territorio
    de Gaza. No fue sorprendente.

    Pedro Miguel (*) acierta al afirmar que “Tachar de judeofobia la justa indignación internacional contra el régimen israelí es hacerse cómplice de una distorsión fascista de la verdad”. Esta definición es la que todavía no se atreven a asumir Argentina, Brasil y Uruguay.

    LA SOLUCIÓN DE DOS ESTADOS ES UN MIRAR PARA OTRO LADO

    Me pregunto: ¿cómo se puede sostener la propuesta de “dos estados” sin
    sufrir alguna picazón en la boca del estómago?
    Recientemente el Presidente uruguayo Mújica hizo malabares verbales para
    defender al pueblo Palestino sin que pudiera ser “tildado” de antisemita y/o
    antiisraelita”. Olvidó la diferencia más clara: UNA cosa es ser judío; y, OTRA
    cosa, es ser judío sionista.

    La Presidenta argentina Cristina expresó que “los misiles financieros también cuestan vidas y sueños”; fue un acierto. Pero no alcanza para leer la compleja realidad de Oriente Medio. Donde el fundamentalismo de Netanyahu es tal, que ya le impidió ver “la salida” que le estaban ofreciendo Mahmoud Abbas y John Kerry.

    – ¿A quiénes representan…?

    Creo que buscan un “Sello” de goma que certifique un estado de límites tan
    comprimidos que solo sea ocupado por la “Nueva Burguesía de Palestina”, que
    negocia con Israel.

    – ¿Por qué Negocio y Traición son siempre amantes inseparables?
    Porque están en las bases de la reproducción capitalista. Se necesitan.

    La mal llamada “cuestión Palestina” no es tal. Los palestinos no fueron
    consultados sobre la división de su territorio, son los agredidos enfrentados
    con la “cómplice” diplomacia de la ONU. Se debería decir la “cuestión sionista”; porque son los agresores que impusieron su proyecto colonialista bajo el ala protectora de Inglaterra.

    No fue sorprendente leer, semana a semana, que en Israel se aprobaba la
    construcción de viviendas para colonos en territorios palestinos. A este
    disparate (como expresión de poder), sumemos el de la permanente demonización
    de Irán y los últimos bombardeos israelíes sobre el territorio de Gaza.
    Este tortuoso accionar aprobado por Netanyahu parece indicarnos una gran
    desorientación en la política internacional de Israel.

    Para el sionismo, la actualidad de Oriente Próximo le es tan adversa que los
    asusta; por lo cual se comprende el, ya manoseado artículo publicado en
    “e-Periódico.com” firmado por Alon Liel (Ex Director General del Ministerio de
    Relaciones Exteriores de Israel). En él, Liel, expresa su desacuerdo con
    Netanyahu, y pide por un estado palestino (concuerda con La Liga Árabe y la -claudicante- Autoridad Palestina), y sostiene que la política actual de Israel los “deja sin proceso de paz,…, sin visión de futuro y sin esperanzas”.

    La Presidenta Cristina también afirmó: “Nadie puede eliminar a los pueblos. Por eso es importante que la razón pueda estar por encima del odio de la irracionalidad, para que haya paz y unidad”.
    No puede haber “paz y unidad” si dividimos en 2 (DOS) un territorio que antes
    de 1948 era, fácticamente, 1 (UNO).

    – Por un Estado Único Seglar, con Palestinos y Judeocristianos

    Por lo analizado en múltiples medios europeos, estadounidenses, árabes e
    israelíes; “la mayoría de los Palestinos no aceptarían un estado con
    fronteras de 1967″. Mal que le pese a Alon Liel, “los cándidos” Laboristas
    de Israel y John Kerry. Esta RAZÓN es el motivo del miedo que está resquebrajando
    la solidez que siempre manifestó el sionismo.

    Si en Oriente Próximo (más Próximo que nunca) no borran lo hecho desde 1948,
    no tienen futuro de paz. Es vivir en convivencia, aceptando las diferencias
    culturales o es morir por los fundamentalismos que sostienen los Grandes
    Poderes Internacionales.
    – Para ellos “la guerra” siempre fue un gran negocio.

    Lamento la dureza del pronóstico, pero mucho de lo que se diga fuera de este
    encuadre, puede generar un estado de guerra perpetua con consecuencias
    inimaginables para todo el planeta.

    – (*) Comparto el análisis de Pedro Miguel que establece que fue en Occidente donde se “…enseñó a odiar a los judíos. No fue Hamas ni los árabes ni los islámicos; sino la iglesia –católica y ortodoxa, para empezar, que forjó parte de su identidad con base en una judeofobia arcaica y calumniosa”. (Ver: CUBADEBATE Sociedad » “Masacre en Gaza y antisemitismo”, 13 agosto 2014).-

  • EZEQUIEL ARAUJO

    PIDO A DIOS QUE EL PROYECTO FRANCÉS DE RESOLUCIÓN PARA CREAR EL ESTADO PALESTINO, A MAS TARDAR SE DE EN MAYO Y QUE ESTADOS UNIDOS Y EL MUNDO APOYE A LOS PALESTINOS!!

X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal