La tradición de Singapur llevada al límite en Francia
Asia-Pacífico, Desarrollo y ayuda, Destacados, Europa, Globalización, Últimas Noticias

La tradición de Singapur llevada al límite en Francia

Una escena de “Las increíbles aventuras de los inmigrantes” del artista singapurense Ong Keng Sen en “Singapur en Francia, el festival”, que procura remarcar el poder de la cultura y su “capacidad para reunir a la gente y cruzar fronteras”. Crédito A.D. McKenzie/IPS

Una escena de “Las increíbles aventuras de los inmigrantes” del artista singapurense Ong Keng Sen en “Singapur en Francia, el festival”, que procura remarcar el poder de la cultura y su “capacidad para reunir a la gente y cruzar fronteras”. Crédito A.D. McKenzie/IPS

PARÍS, 3 abr 2015 (IPS) - Mientras en Singapur todavía se llora la muerte de Lee Kuan Yew, en Francia se celebra con un vasto fetival artístico la visión de este ex primer ministro que creó un Estado dinámico y vibrante en un minúsculo territorio.

“Singapur en Francia, el festival” comenzó el 26 de marzo en París en el marco de una masiva demostración de dolor en la tierra de Lee, tras su muerte tres días antes.

"Solían ridiculizarnos por ser solo limpios, verdes, seguros y ordenados, pero aburridos y antisépticos. Ahora tenemos una ciudad vibrante con arte, cultura, museos, galerías de arte y el Esplanade teatros en la bahía, una orquesta occidental y China. Además tenemos escritores y artistas residentes”: Lee Kuan Yew.

“Mientras los singapurenses lloran y reflexionan sobre esta pérdida, seguimos honrando la visión de Lee de colocar a Singapur en el concierto internacional”, observó Rosa Daniel, subsecretaria del Ministerio de Cultura, Comunidad y Juventud, en el discurso que ofreció en representación del ministro Lawrence Wong en la apertura del festival.

El evento, que seguirá hasta el 30 de junio, celebra el 50 aniversario de la independencia de la ciudad estado, así como los 50 años de las relaciones diplomáticas entre Singapur y Francia. El festival procura mostrar el arte, la cultura y el patrimonio de ese país a través de más de 70 actividades en distintas ciudades de Francia.

“Somos una nación joven, pero enérgica, moderna y dispuesta a experimentar”, señaló Daniel. También remarcó que el festival destacará el poder de la cultura y su “capacidad de unir a las personas y de traspasar fronteras”.

El propio Lee reconoció que Singapur había cometido sus “propios errores” en materia de patrimonio cultural al destruir edificios en su apuro por modernizar, pero en sus últimos años remarcó la importancia de salvaguardarlos y de tener un sector artístico y de entretenimiento de “alto nivel”.

“Solían ridiculizarnos por ser solo limpios, verdes, seguros y ordenados, pero aburridos y antisépticos”, declaró en 2010. “Ahora tenemos una ciudad vibrante con arte, cultura, museos, galerías de arte y el Esplanade teatros en la bahía, una orquesta occidental y China. Además tenemos escritores y artistas residentes”, puntualizó entonces.

Algunos de esos artistas viajaron a Francia para la apertura del festival y dieron su visión sobre el cambio que vive la escena artística de Singapur, forzando los límites en una región caracterizada por valores tradicionales y no particularmente famosa por la libertad de expresión.

En el “Archipiélago Secreto”, en el museo de arte moderno “Palais de Tokyo”, en París, los visitantes pueden observar varias obras contemporáneas y experimentales creadas por singapurenses y artistas de otras naciones de Asia sudoriental, como Malasia, Myanmar y Vietnam.

“Sus trabajos reducen la brecha entre pasado y futuro y la tensión creativa entre memoria y tradición, por un lado, e influencias occidentales contemporáneas, por otro, al tiempo que aportan al arte moderno sus propios lenguajes particulares”, explicaron los curadores.

“No me considero una persona fuerte, pero el arte me ofrece la oportunidad de expresarme”, dijo AnGie seah, una de las artistas singapurenses que participa en "Singapur en Francia, el festival", en París. Crédito A.D. McKenzie/IPS.

“No me considero una persona fuerte, pero el arte me ofrece la oportunidad de expresarme”, dijo AnGie seah, una de las artistas singapurenses que participa en “Singapur en Francia, el festival”, en París. Crédito A.D. McKenzie/IPS.

AnGie seah, una artista cuya obra incluye actuación y encarna, literalmente, esas preocupaciones en su presentación titulada “Aullido de los Santos”, en la gran galería del subsuelo del “Palais de Tokyo”.

El público puede escuchar los gritos de varias personas por los auriculares mientras observa en un vídeo cómo seah (quien prefiere su nombre en minúscula) encarna los aullidos.

“Creo que la voz humana es poderosa y me gusta usarla en mi arte”, explicó la artista, quien viajó por toda Francia pidiéndola a la gente que gritara mientras ella los grababa.

Su montaje incluye “mini santuarios” con representaciones de cerámica o terra cotta de partes del cuerpo, como manos, con el dedo medio erguido. Esos rincones le dan a la actuación una sensación tradicional a la vez que de avant-garde e invitan al público a cuestionar el simbolismo.

“No me considero una persona fuerte, pero el arte me ofrece la oportunidad de expresarme”, dijo seah a IPS.

No lejos de su muestra, los mellizos vietnamitas Le Ngoc Thanh y Le Duc Hai, Le Brothers, presentan un gran rectángulo con pantallas de vídeo revestido con caracteres militares en una variedad de actividades. Explicaron a IPS que su trabajo es un llamado a la paz mediante la representación de la guerra y de soldados en filmes realizados por ellos mismos.

El curador singapurense Khairuddin Hori profundizó y explicó que la obra diseca y cuestiona la conciencia de posguerra de Vietnam del Norte y del Sur, mientras los hermanos “explotan su condición de mellizos como espejo y metáfora”.

Otros artistas recurren a artículos de la vida cotidiana, como vajilla y estatuillas, para cuestionar la identidad y reafirmar su propia historia y su cultura. Un artista de Malasia contó que escuchó relatos de personas mayores y usó sus historias para crear su muestra.

Además de la exhibición “Archipiélago secreto”, la inauguración del festival incluyó una actuación multimedia de cinco horas llamada “Las increíbles aventuras de los inmigrantes”, con sonido, danza, cine, moda y fotografía.

Especialmente pedida para el festival, la obra ultramoderna del artista singapurense Ong Keng Sen incluye pantallas de vídeo, técnicos de sonido y actuaciones en vivo con una cacofonía visual y acústica, que no deja de transmitir armonía.

“Se invita a inmigrantes reales que nunca actuaron a participar en la obra”, explicó el creador. “Al compartir sus historias cotidianas como aventuras increíbles, pueblan la muestra como viajeros cantores, bailarines y recreando a los pioneros”, añadió.

El “espectáculo” se describe como un obra que “concibe las comunicaciones en una futura megalopolis no tan distante”, apuntó.

El público no puede dejar de pensar que captura algo esencial de Singapur, con su población multiétnica, su historia dinámica como centro comercial y sus, a veces controvertidos, esfuerzos para construir una nación cohesionada y fuerte económicamente. El espectáculo también parece evocar la visión sobre su país del fallecido Lee.

Editado por Phil Harris / Traducido por Verónica Firme

 

Etiquetas / Tags



X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal