Agencia de EEUU espió a periodista de Al Jazeera
América del Norte, Ciudadanía en movimiento, Democracia y Política, Derechos humanos, Destacados, Las elegidas de la redacción, Libertad de expresión, Medio Oriente y Norte de África, Sociedad Civil, Últimas Noticias

Agencia de EEUU espió a periodista de Al Jazeera

Un cuadro de una presentación en PowerPoint de la NSA, fechado en junio de 2012, tiene la foto, el nombre y el número de identificación en una lista de vigilancia terrorista de Ahmad Muaffaq Zaidan, a quien clasifica como "miembro de Al-Qaeda" y de la Hermandad Musulmana. También señala que "trabaja para Al Jazeera." Cortesía de The Intercept

Un cuadro de una presentación en PowerPoint de la NSA, fechado en junio de 2012, tiene la foto, el nombre y el número de identificación en una lista de vigilancia terrorista de Ahmad Muaffaq Zaidan, a quien clasifica como "miembro de Al-Qaeda" y de la Hermandad Musulmana. También señala que "trabaja para Al Jazeera." Cortesía de The Intercept

NUEVA YORK, 13 may 2015 (IPS) - Ahmad Muaffaq Zaidan no niega que estuvo en contacto con grupos terroristas. De no ser así, le habría sido bastante difícil hacer su trabajo.

Pero el hecho de que Zaidan sea un respetado periodista de investigación y el principal corresponsal de la cadena de televisión de noticias Al Jazeera en Islamabad no pareció perturbar a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, en inglés) de Estados Unidos, que no solo lo espió, sino que incluso lo catalogó como un probable miembro de la red extremista Al Qaeda y lo puso en una lista de vigilancia.

"Esta es la realidad en la que vivimos. Las agencias del gobierno son relativamente autónomas y los intentos de controlarlas son ridículos": Bob Dietz.

La revelación se conoció el 8 de este mes cuando la publicación The Intercept informó sobre parte de los miles de documentos clasificados filtrados por el exempleado de la NSA, Edward Snowden.

«Teniendo en cuenta que Pakistán ha sido sistemáticamente clasificado como uno de los países más peligrosos para los periodistas, la noticia sobre la vigilancia a Zaidan se suma al miedo y limita la libertad de prensa», sostuvo Furhan Hussain, de Bytes for All, una organización de derechos humanos paquistaní.

«Igualmente alarmante, en este caso, es el hecho de que, al comprometer la información de respetados periodistas, este espionaje también debilita la seguridad de sus fuentes y redes de medios», añadió en diálogo con IPS.

«La interceptación de las comunicaciones de Zaidan se llevó a cabo mediante la recolección invasiva y el análisis de sus metadatos, una técnica que con frecuencia ha sido responsable de la persecución no transparente de cientos de personas por parte de drones”, o aviones no tripulados, indicó.

«Aunque a menudo se afirma que Pakistán no protestó de manera eficaz contra estas violaciones, también puede ser importante plantear preguntas sobre el posible papel del Estado en la facilitación del acceso de la NSA a grandes cantidades de datos de quienes residen dentro de su fronteras, en el marco de su” acuerdo de información Sigint con esa agencia estadounidense, señaló Hussain.

Otras organizaciones defensoras de la libertad de prensa dijeron que el caso es uno más en un largo patrón de abusos contra las libertades civiles.

«Dada la avalancha de revelaciones en los últimos dos años sobre la vasta gama de técnicas y objetivos de vigilancia invasiva de la NSA, no es de sorprender, aunque sí es chocante, que la agencia de inteligencia considerara oportuno utilizar sus capacidades para espiar a un periodista eminente», destacó Carly Nyst, director jurídico de Privacy International, una organización independiente que vigila las invasiones de la privacidad por parte de gobiernos y empresas.

«Este caso es ilustrativo de los graves peligros que implican permitir que los servicios de seguridad ejerzan poderes inmensos, ante la ausencia de un control adecuado. Al colocar a los miembros de los medios de comunicación… bajo vigilancia, la NSA socavó los mismos valores que se encarga de promover, la seguridad, la democracia y la libre transmisión de información”, destacó.

Sin los controles “democráticos, las agencias de espionaje seguirán sacrificando las libertades civiles en nombre de la conquista estratégica, sin acordarse de la fundamental libertad periodística atrapada en el medio», advirtió.

No es la primera vez que la NSA apunta a Al Jazeera. Basada en los documentos filtrados, la revista alemana Der Spiegel informó en 2009 que la agencia estadounidense había penetrado el sistema de comunicación interna de la televisora satelital árabe, con sede en Qatar.

Según el Comité para la Protección de los Periodistas, el denunciante Russell Tice afirmó en 2009 que, de hecho, la NSA vigilaba especialmente a los periodistas y agencias de noticias.

Zaidan fue vigilado en el marco del programa Skynet, que supervisa los registros de llamadas y busca determinados patrones en los metadatos.

«Es este tipo grande de recolección de datos al barrer que más nos preocupa», reconoció Bob Dietz, coordinador del programa de Asia del Comité para la Protección de los Periodistas.

«Si alguien fuera a rastrear mi comportamiento y a toda la gente con la que entré en contacto en los últimos 20 años, me imagino que yo quedaría en un lugar muy alto de alguna clasificación», dijo con ironía.

Dietz no piensa que la situación cambien en el corto plazo, más allá de quien ocupe la presidencia en Estados Unidos.

«Esta es la realidad en la que vivimos. Las agencias del gobierno son relativamente autónomas y los intentos de controlarlas son ridículos… existan o no leyes que nos protejan», observó.

Thomas Hughes, director ejecutivo de la organización Artículo 19, con sede en Londres, dijo que a su  grupo le preocupan profundamente las revelaciones de espionaje a Zaidan.

“De acuerdo con las declaraciones de Al Jazeera y colegas de otras cadenas, Zaidan es un periodista de reputación profesional de larga data. La vigilancia a los periodistas tiene un efecto paralizante grave sobre la libertad de expresión, al obstaculizar el papel esencial que… desempeñan en el descubrimiento de hechos ilícitos y el enfrentar a los gobiernos con sus acciones», expresó a IPS.

«Poner en peligro la confidencialidad de las fuentes también socava seriamente la capacidad de los periodistas para realizar su trabajo y potencialmente pone en peligro el bienestar y la seguridad de esas fuentes», añadió.

De hecho, como señaló The Intercept, que tuvo la primicia sobre el espionaje a Zaidan, los artículos de este se concentraban en el movimiento extremista Talibán y en Al Qaeda, incluidas varias entrevistas de alto perfil con dirigentes de la red radical.

Zaidan negó con firmeza las acusaciones de la NSA. «Para que seamos capaces de informar al mundo, tenemos que poder ponernos en contacto libremente con figuras relevantes del discurso público, hablar con la gente en el terreno y recabar información fundamental”, explicó.

«Cualquier indicio de vigilancia del gobierno que dificulte este proceso es una violación de la libertad de prensa y perjudica el derecho del público a saber», escribió en una respuesta a The Intercept.

«Afirmar que yo, o cualquier periodista, está vinculado a un grupo en virtud de su libreta de contactos, registros de llamadas de teléfono o fuentes es una distorsión absurda de la verdad y una completa violación de la profesión del periodismo», denunció Zaidan.

Editado por Kanya D’Almeida / Traducido por Álvaro Queiruga

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal