Cuando los focos se apagan, los migrantes siguen llegando a Europa
África, Conflictos armados, Derechos humanos, Desarrollo y ayuda, Destacados, Emergencias Humanitarias, Europa, Geopolítica, Gobernanza mundial, Las elegidas de la redacción, Migraciones y refugiados, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Últimas Noticias

Cuando los focos se apagan, los migrantes siguen llegando a Europa

Mohamed (izquierda) y Ahmed, dos inmigrantes somalíes que sobrevivieron el cruce del Mediterráneo y ahora están alojados en uno de los centros de primeros auxilios y recepción de Siracusa, en el sur de Italia. Crédito: Silvia Giannelli / IPS

Mohamed (izquierda) y Ahmed, dos inmigrantes somalíes que sobrevivieron el cruce del Mediterráneo y ahora están alojados en uno de los centros de primeros auxilios y recepción de Siracusa, en el sur de Italia. Crédito: Silvia Giannelli / IPS

AUGUSTA, Italia, 11 may 2015 (IPS) - Ni siquiera pasó un mes desde que más de 700 migrantes africanos perdieron la vida en el intento de llegar a las costas de Italia y los medios de comunicación ya se olvidaron de la isla de Sicilia, la principal puerta de entrada de la inmigración a Europa, en el sur de Italia.

Sin embargo, la corriente migratoria no cesó desde entonces.

El 3 de este mes 300 personas llegaron al puerto de Augusta, en la provincia siciliana de Siracusa, y entre ellos estaban Ahmed, de 19 años, y Mohamed, de 22.

"Ese viaje en barco fue la cosa más difícil que viví en mi vida, pero estoy aquí, estoy bien y ahora las cosas van a mejorar": Mohamed, inmigrante somalí.

Ambos son oriundos de Somalia, pero se conocieron en Libia, donde trabajaron durante varios meses con el fin de ahorrar el dinero suficiente para pagarles a los contrabandistas responsables del tráfico de migrantes en el mar Mediterráneo.

Ahmed y Mohamed ahora están alojados en uno de los centros de primeros auxilios y de recepción de Siracusa, pero no piensan permanecer en Italia por mucho tiempo. Ahmed quiere ir a Bélgica, donde viven algunos de sus familiares, mientras que Mohamed espera llegar a Alemania.

El cruce del Mediterráneo fue aterrador, pero al parecer dejaron sus temores en las costas libias y ahora sus ojos están llenos de esperanza en el futuro.

“La vista del mar desde Libia daba miedo, pero cuando lo miro desde aquí, es hermoso de nuevo”, comenta Ahmed, que espera poder estudiar en Europa y convertirse en médico.

“Ese viaje en barco fue la cosa más difícil que hice en mi vida, pero estoy aquí, estoy bien y ahora las cosas van a mejorar”, expresó Mohamed.

Antes de salir de Libia, Ahmed se enteró de la tragedia de los 700 migrantes que perdieron la vida el 19 de abril cuando naufragó el barco que los trasladaba a Italia, pero eso no impidió que él lo intentara porque, según aseguró, los riesgos son mayores en Somalia que en el mar.

“El tiempo estuvo feo estos días, pero mira qué tranquilo está el mar hoy. Nos preparamos para la llegada de muchos, muchos más”, indicó un carabinero a IPS.

Aunque ya llegaron más de 25.000 inmigrantes a Italia este año, la “temporada de migración” aún no comenzó. Mientras tanto, la Unión Europea (UE) no se decide a responder al pedido de ayuda de los estados del sur de Europa.

En la actualidad, la vigilancia en el Mediterráneo se realiza con la Operación Tritón, a cargo de Frontex, la agencia de seguridad fronteriza de la UE cuyo objetivo es disuadir el ingreso de los inmigrantes.

La Operación Tritón reemplazó a la Operación Mare Nostrum, que fue una iniciativa italiana de búsqueda y rescate.

En una cumbre europea extraordinaria sobre la crisis de los refugiados celebrada el 23 de abril, los líderes de la UE acordaron triplicar los fondos para las operaciones de rescate en el Mediterráneo, lo cual dista mucho de ser la “solución europea” al problema migratorio.

“Por supuesto, mayor capacidad, más barcos y detección precoz por vía aérea aumentan la posibilidad de salvar a más personas”, señaló la portavoz de Frontex en Catania, Ewa Moncure, en diálogo con IPS.

“Pero incluso con los mejores esfuerzos, si se pone a la gente en los barcos y se los envía al mar sin equipos de seguridad, sin agua suficiente, entonces nadie podrá garantizar que se los encuentre a tiempo y que los servicios de rescate salven a todos, porque eso sería simplemente una mentira”, afirmó.

Mientras los líderes de la UE continúan discutiendo posibles bloqueos navales en las aguas territoriales libias y los estados del sur de Europa procuran iniciar un debate sobre cuotas de refugiados compartidas entre todos los Estados miembros, a las autoridades locales y los ciudadanos sicilianos les queda la tarea de los primeros auxilios y las operaciones de recepción de los inmigrantes.

Augusta, una ciudad de unos 40.000 habitantes, es una de las principales bases de la marina italiana en Sicilia y sirvió como cuartel general de la operación Mare Nostrum, hasta que terminó en octubre de 2014.

Entre abril y octubre de 2014, la ciudad también alojó un centro de emergencia para menores de edad sin acompañantes, lo que aumentó la inquietud y las quejas de unas 2.000 personas que firmaron una petición para trasladar el centro a otro lugar y proponer bloqueos navales en los puertos de salida.

“Esta petición sugirió que se exonere de la asignación de migrantes a aquellos municipios que ya sufren de insolvencia económica y altos niveles de desempleo, como es el caso de Augusta”, explicó Pietro Forestiere, portavoz del partido de derecha Fratelli d’Italia y uno de los propulsores de la petición.

“La lógica detrás de esto es que no se le puede pedir a alguien que tiene dificultades para ofrecer servicios adecuados a sus ciudadanos que también se encargue de la recepción de migrantes”, añadió.

El centro de emergencia de Augusta cerró finalmente en octubre, pero su ejemplo podría extenderse fácilmente a toda la región, que padece los niveles más altos de pobreza y la segunda mayor tasa de  desempleo en toda Italia.

Sin embargo, y a pesar de las voces que piden medidas contra la inmigración, es muy común que la gente de Augusta simpatice con los inmigrantes, sobre todo cuando se trata de los refugiados.

“Son de carne y hueso, como nosotros. No podemos dejar que se ahoguen, así nomás”, opinó Alfonso, dueño de un puesto de pescado en el mercado local. “Huyen de la guerra y la pobreza. Si no podemos evitar que entren, una vez que se acercan a la costa, tenemos que ayudarlos”, agregó.

La mayoría de los ciudadanos en Sicilia no parecen temerle al arribo de más inmigrantes. El problema, más bien, es la sensación de estar solos en el manejo de la situación, como señaló un cliente en el mercado.

“Este es un puerto, siempre hemos estado acostumbrados a ver extranjeros en la vuelta. El impacto en nuestra vida diaria es bastante limitado. Sin embargo, hay que hacer algo, no tanto por nosotros sino más bien para ayudarlos, y no podemos hacerlo por nuestra cuenta. Este es un problema europeo, si no mundial, y ​​Europa debe actuar”, recalcó.

Editado por Phil Harris / Traducido por Álvaro Queiruga

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal