El Caribe buscará unido su supervivencia climática en París
Agua y saneamiento, Ambiente, América Latina y el Caribe, Biodiversidad, Cambio climático, Desarrollo y ayuda, Desertificación, Destacados, Economía verde, Economía y comercio, Energía, Gobernanza mundial, Naciones Unidas, Últimas Noticias

El Caribe buscará unido su supervivencia climática en París

El presidente francés, François Hollande, y el presidente del Consejo Regional de Martinica, Serge Letchimy. Crédito: Desmond Brown/IPS

El presidente francés, François Hollande, y el presidente del Consejo Regional de Martinica, Serge Letchimy. Crédito: Desmond Brown/IPS

FORT-DE-FRANCE, Martinica, 11 may 2015 (IPS) - Los líderes del Caribe avanzaron en su postura política conjunta sobre el cambio climático en preparación para la 21 Conferencia de las Partes, también conocida como COP 21, que se realizará en París en noviembre y diciembre de este año.

La posición de la Comunidad del Caribe (Caricom), integrada por 14 países, fue presentada por el presidente del grupo, el primer ministro de Bahamas, Perry Christie, durante una reunión celebrada el sábado 9 en Martinica con el presidente francés, François Hollande.

"Para Bahamas, que tiene 80 por ciento de su masa terrestre a un metro del nivel medio del mar, el cambio climático es una amenaza existencial”: Perry Christie.

“La prueba del impacto del cambio climático en nuestra región es muy evidente. Granada registró una pérdida de 300 por ciento de su PIB (producto interno bruto) como consecuencia de una tormenta”, aseguró Christie en diálogo con IPS.

“A lo largo de la Caricom vemos un promedio de dos a cinco por ciento en pérdida de crecimiento debido a los huracanes y procesos tropicales que se producen anualmente”, explicó.

Añadió que “para Bahamas, que tiene 80 por ciento de su masa terrestre a un metro del nivel medio del mar, el cambio climático es una amenaza existencial… De hecho, esa es la situación en toda la región”.

“Si el nivel del mar se eleva 1,5 metros… 80 por ciento de las Bahamas que conocemos desaparecerán. La cruda realidad implica que estamos aquí para hablar de la supervivencia”, advirtió Christie.

A la Caricom la integran Bahamas, Belice, Barbados, Guyana, Haití, Jamaica, Suriname, Trinidad y Tobago y los Estados miembros de la Unión Monetaria del Caribe Oriental (UMCO), Antigua y Barbuda, Dominica, Granada, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas.

La cumbre del día 9 reunió a más de 40 jefes de Estado y de gobierno y organizaciones del Caribe para discutir el impacto del cambio climático en la región.

El presidente del Consejo Regional de Martinica, Serge Letchimy, dijo que el objetivo de la Cumbre fue darle voz a la región en materia de cambio climático, mediante una declaración conjunta que se llamará el “Llamado de Martinica” y se presentará en la COP 21.

La cumbre fue la ocasión “de alentar enérgicamente a la comunidad internacional para llegar a un acuerdo en la COP21 con el fin de mantener el calentamiento global por debajo de los dos grados Celsius”, afirmó.

“Es un objetivo fundamental para las naciones insulares del Caribe que son particularmente vulnerables al cambio climático y que solo aportan 0,3 por ciento de las emisiones globales de efecto invernadero”, detalló.

Letchimy dijo que Martinica se está preparando para el cambio climático con la aplicación de su Plan Maestro del Clima, Aire y Energía, en cooperación con el gobierno francés.

Martinica también adoptó el programa “Martinica, isla sostenible”, con el objetivo de abastecer sus necesidades energéticas con 100 por ciento de energías renovables para el año 2030.

El director general de la UMCO, Didicus Jules. Crédito: Desmond Brown/IPS

El director general de la UMCO, Didicus Jules. Crédito: Desmond Brown/IPS

El primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, observó que el cambio climático tiene un gran impacto en el medio ambiente de su país, que afecta a la agricultura y su ecosistema.

“Promovemos fuertemente el ecoturismo, y si la comunidad internacional no toma medidas para frenar las emisiones de gases con efecto invernadero vamos a tener un serio desafío”, dijo Skerrit a IPS.

“Somos un país costero, y a medida que pasan los años se ve la erosión del paisaje costero. Hay mucha degradación. Eso dio lugar a que gastáramos enormes sumas de dinero para mitigarlo”, agregó.

“Está claro que los países pequeños como Dominica, y de hecho toda la UMCO, no tienen el tipo de recursos necesarios para mitigar el cambio climático. Somos los que menos contribuimos (con el problema) pero somos los más afectados”, según Skerrit.

Con esta cumbre, los países del Caribe esperan una asociación con Francia para conseguir apoyo para las inquietudes de los pequeños Estados insulares como los pertenecientes a la UMCO.

El director general de la UMCO, Didicus Jules, dijo que las consecuencias del cambio climático pueden verse en toda la región, como en las inundaciones en Santa Lucía, la severidad de los huracanes y la erosión de las playas.

“Está comenzando a representar una gran amenaza, como vimos en el caso de San Vicente y las Granadinas. En el último evento ocurrido allí, el daño fue equivalente a más de 20 por ciento de su PIB”, aseguró a IPS.

Un solo evento climático “puede hacernos retroceder tan drásticamente que es por eso que los Estados miembros están tan preocupados, porque… pueden tener todo tipo de consecuencias sucesivas en la economía, no solo los daños y perjuicios causados ​​por los propios eventos”, explicó.

Un huracán el 24 de diciembre de 2013 provocó lluvias torrenciales, muerte y destrucción no solo en el caso de San Vicente y las Granadinas, sino también en Santa Lucía y Dominica.

En los últimos tres años, San Vicente y las Granadinas gastaron más de 600 millones de dólares para reconstruir su infraestructura maltrecha. Los deslizamientos de tierra en abril de 2011, seguidos de inundaciones en 2013, dejaron un saldo de 13 personas muertas.

La COP 21 pretende acordar un pacto internacional sobre el clima con el objetivo de mantener el calentamiento global por debajo de los dos grados Celsius. Francia y la Unión Europea (UE) desempeñarán un papel clave para que las negociaciones lleguen al consenso.

El presidente Hollande “quiere que esto prospere y aprovechar la oportunidad para defender las voces de los pequeños Estados insulares. Dada la presencia de Francia en la OECO nos pareció que era un foro sumamente útil para que se oyera la voz del Caribe”, dijo Jules.

Por eso “presionamos a las autoridades francesas para que defiendan la causa de los pequeños Estados insulares para que los países más grandes, los que son las mayores causantes de los impactos sobre el medio ambiente, tomen en cuenta lo que dicen los científicos”, añadió.

El presidente de Caricom dijo que todo acuerdo satisfactorio y vinculante en París debe incluir cinco elementos esenciales, incluida la claridad en los objetivos de los países industrializados, entre ellos una meta de reducción significativa de las emisiones, claridad sobre las medidas de adaptación y los recursos necesarios para facilitar y mejorar los planes de desarrollo sostenible en los pequeños países en desarrollo para reducir la pobreza.

También deberá ser claro sobre las medidas y mecanismos para hacer frente a los desafíos de desarrollo relacionados con el cambio climático, el aumento del nivel del mar y la pérdida y el daño de los pequeños Estados insulares en desarrollo y los estados costeros de baja altitud.

Christie dijo que también deberá ser claro sobre cómo se generará el apoyo financiero y tecnológico que para las medidas de mitigación y adaptación al cambio climático.

Editado por Kitty Stapp / Traducido por Álvaro Queiruga

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal