India demora los derechos a sus vendedores ambulantes
Asia-Pacífico, Ayuda al desarrollo, Ciudadanía en movimiento, Ciudades, Comercio e inversiones, Democracia y Política, Derechos humanos, Desarrollo y ayuda, Destacados, Economía y comercio, Género, Mujer y economía, Población, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Proyectos, Salud, Sociedad Civil, Trabajo, Últimas Noticias

India demora los derechos a sus vendedores ambulantes

Se estima que India tiene 10 millones de vendedoras y vendedores callejeros. Crédito: Neeta Lal/IPS

Se estima que India tiene 10 millones de vendedoras y vendedores callejeros. Crédito: Neeta Lal/IPS

NUEVA DELHI, 4 jun 2015 (IPS) - Desde hace casi una década, Jignesh, de 27 años, vende sábanas en la bulliciosa acera de Janpath, una gran avenida de la capital de India, en medio de un tránsito enloquecido.

Analfabeto y sin trabajo, el joven dejó hace nueve años el occidental estado de Gujarat rumbo a Nueva Delhi para tratar ganarse la vida y mantener a su familia de cuatro personas, con la esperanza de que esta metrópolis pudiera ofrecerle algo mejor.

Pero los policías y la mafia lo acosan de forma constante para sacarle un “hafta”, un soborno semanal de un dólar, un monto considerable teniendo en cuenta que gana el equivalente a cinco dólares al día tras 12 horas de arduo trabajo. Si no acata, lo maltratan o le confiscan la mercancía.

“Es una lucha diaria por sobrevivir. A veces tengo ganas de abandonarlo todo y volver a la agricultura”: Jignesh.

“Es una lucha diaria por sobrevivir”, dijo Jignesh a IPS, remangándose para mostrar los moretones sobre sus golpeados brazos por el último forcejeo con la policía.

“A veces tengo ganas de abandonarlo todo y volver a la agricultura”, reconoció.

Es que a pesar de la ley sobre la venta callejera, que entró en vigor el año pasado y ordena a las autoridades municipales definir zonas especiales para que los vendedores ambulantes puedan trabajar en paz, muy pocas lo han hecho.

Eso hace que los vendedores ambulantes, unas 10 millones de personas, padezcan una situación de inseguridad cuando tratan de ganarse la vida. Muchos son migrantes económicos de los centros rurales del país, donde la decadente agricultura dejó a millones de pequeños agricultores o campesinos en la miseria.

La Corte Suprema de Justicia declaró en 2010 a la venta ambulante como un derecho fundamental.

“Considerando que una alarmante proporción de la población de nuestro país vive por debajo de la línea de pobreza, y cuando los ciudadanos, reuniendo magros recursos, tratan de emplearse como vendedores ambulantes, no se los puede someter a privaciones con el pretexto de que no tienen derechos”, dictaminó el alto tribunal.

La ley de 2014 también prevé la creación de un comité integrado por representantes de todos los actores, organizaciones de vendedores ambulantes, de la sociedad civil, de la policía y de las autoridades municipales.

El órgano deberá registrar a los vendedores y ofrecerles un carné de identidad para regular mejor sus actividades en áreas públicas.

La nueva norma también prevé programas de seguridad social y otros seguros, además de préstamos bancarios para protegerlos de los usureros.

Pero los vendedores callejeros sostienen que la realidad en el terreno, como los intereses creados de los partidos locales y de la policía, así como las amenazas de sociedades de bienestar, siguen haciendo de su vida un infierno .

“Los acusan de sacar espacio a los peatones y causar atolladeros, además de atribuirles vínculos con delincuentes”, señaló Anurag Shankar, gerente de proyecto de la Asociación Nacional de Vendedores Ambulantes de India, una coalición que reúne a 762 organizaciones que defienden sus derechos desde 2004.

“Las autoridades municipales y las asociaciones de vivienda suelen apuntar a los vendedores para que los echen”, apuntó Shankar, lo que genera varios problemas como no poder asegurar una licencia, inseguridad sobre los ingresos y sobre el espacio en la acera.

Vendedores y vendedoras ambulantes de India denuncian el acoso cotidiano de la policía, las mafias locales y las autoridades políticas y municipales. Crédito: Neeta Lal/IPS

Vendedores y vendedoras ambulantes de India denuncian el acoso cotidiano de la policía, las mafias locales y las autoridades políticas y municipales. Crédito: Neeta Lal/IPS

Según el profesor Sharit Bhowmik, presidente del Centro de Estudios Laborales del Instituto Tata de Ciencias Sociales, con sede en Mumbai, el problema es que la nueva ley deja demasiadas elementos a discreción de las municipalidades locales, lo que atenta contra el objetivo de una norma central.

“La estructura federal del gobierno indio requiere que los estados formulen sus propias políticas, y que los órganos locales elaboren sus propias normas y pautas”, explicó a IPS.

Lo que agrava el problema es que los planes maestros de las ciudades indias rara vez prevén espacio para peatones o vendedores.

“Los planificadores siguen los modelos occidentales de comercialización y crean espacio para los comerciantes ricos y las grandes empresas, pero ignoran la tradición india de la venta callejera”, precisó el especialista que ha investigado y publicado artículos sobre este asunto.

Un estudio realizado por Bhowmik en 15 ciudades concluyó que 65 por ciento de los vendedores ambulantes sondeados recurrían a microcréditos con prestamistas, que les imponían tasas de interés exorbitantes de 120 a 400 por ciento.

“El espiral de endeudamiento erosiona cualquier ingreso que pueda obtener el vendedor”, subrayó Bhowmik.

En abril de este año, vendedores ambulantes de todo el país realizaron una concentración en las ciudades de Sura, Nueva Delhi y Mangaluru en protesta por la falta de implementación de la ley.

“Expulsan invariablemente a los vendedores sin otorgarles un lugar adecuado para trabajar”, dijo a IPS el presidente honorario del Centro de Sindicatos Indios, Sunil Kumar Bajal.

Además, por estar todo el día al aire libre, los vendedores ambulantes son vulnerables a varias complicaciones de salud, de migrañas crónicas a hiperacidez e hipertensión.

“La falta de excusados a disposición tiene consecuencias negativas sobre la salud de las mujeres y muchas sufren de infecciones urinarias o de problemas renales. Las vendedoras callejeras también sufren los problemas de seguridad”, puntualizó Bhowmik.

Con la nueva ley les tienen derecho a quedar incluidos en la Misión Nacional para un Sustento Urbano a fin de recibir capacitación.

El reconocimiento de los vendedores callejeros debe formar parte integral de la economía urbana en todo el mundo, según la Organización Internacional del Trabajo, pues facilita el acceso a varios bienes y servicios.

India tiene la mayor población de vendedores callejeros del mundo y probablemente registre un aumento a medida que la migración del campo a la ciudad se acelere en las próximas décadas.

El Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la Organización de las Naciones Unidas estima que la población urbana aumentará de los actuales 3.900 millones de personas a 6.400 millones en 2050. Y tres países, China, India y Nigeria, concentrarán 90 por ciento de ese crecimiento.

Como la pobreza y la falta de planificación urbana derivan en un número cada vez mayor de personas en tugurios en este país de 1.250 millones de habitantes, con 51 por ciento de la población de Nueva Delhi ya ubicada en asentamientos irregulares, expertos nacionales e internacionales sostienen que India debe concentrarse en mejorar la situación de los vendedores ambulantes.

Editado por Kanya D’Almeida / Traducido por Verónica Firme

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal