Medio oficial de Chechenia amenaza de muerte a periodista rusa
Ciudadanía en movimiento, Crimen y justicia, Democracia y Política, Derechos humanos, Destacados, Europa, Geopolítica, Libertad de expresión, Sociedad Civil, Últimas Noticias

Medio oficial de Chechenia amenaza de muerte a periodista rusa

NUEVA YORK, 15 jun 2015 (IPS) - Organizaciones defensoras de la libertad de expresión condenan las veladas amenazas de muerte  contra la corresponsal de la publicación rusa Novaya Gazeta, Elena Milashina, realizadas desde un medio checheno en Internet.

En un editorial del 19 de mayo, titulado «Estados Unidos utiliza peones», Mavsar Varayev, redactor adjunto de Grozny Inform, un medio estatal checheno, advirtió a Milashina que probablemente se convierta en «la próxima víctima» de una serie de asesinatos,  presuntamente organizados por Estados Unidos y la inteligencia israelí con el fin de «desestabilizar» a Rusia.

Elena Milashina en la ceremonia de entrega del premio Internacional a las Mujeres Valientes, realizada en 2013 en Washington. Crédito: Departamento de Estado de Estados Unidos

Elena Milashina en la ceremonia de entrega del premio Internacional a las Mujeres Valientes, realizada en 2013 en Washington. Crédito: Departamento de Estado de Estados Unidos

Varayev mencionó expresamente que Milashina podría correr la misma suerte que Anna Politkovskaya, su colega en Novaya Gazeta asesinada en 2006, y Boris Nemtsov, el dirigente opositor ruso asesinado en marzo de este año.

Según lo informado por Radio Europa Libre/Radio Libertad, Milashina considera al artículo una «orden de (su) asesinato».

«Condenamos las amenazas contra nuestra compañera Elena Milashina y pedimos una investigación a fondo”, declaró Nina Ognianova, coordinadora para Europa y Asia central del Comité para la Protección de los Periodistas.

«Las amenazas de Grozny Inform siguen una campaña de intimidación y hostigamiento contra Elena que se llevó a cabo en los medios de comunicación progubernamentales, incluida la televisión nacional. Esta es una tendencia preocupante que puede traducirse en un riesgo real”, advirtió en diálogo con IPS.

«Dado que Elena abarca temas tan delicados como la corrupción y los abusos de derechos humanos en la volátil región del Cáucaso septentrional, las autoridades rusas deben llevar a cabo una investigación efectiva sobre las amenazas y garantizar (su) seguridad… como una prioridad urgente”, añadió.

El periódico independiente Novaya Gazeta, conocido por su crítico periodismo de investigación, también percibe al editorial checheno como una «amenaza de muerte directa» contra un empleado y pidió a las autoridades rusas que investiguen el asunto.

“Las amenazas de Grozny Inform siguen una campaña de intimidación y hostigamiento contra Elena que se llevó a cabo en los medios de comunicación progubernamentales, incluida la televisión nacional": Nina Ognianova.

Organizaciones defensoras de los derechos humanos y la libertad de expresión condenaron enérgicamente las amenazas de muerte contra Milashina y apoyaron el pedido de una investigación independiente realizado por Novaya Gazeta.

El “tono y el contenido del artículo, y el contexto en el que se publica, en un medio de comunicación propiedad del gobierno, dan un fuerte motivo para temer que las amenazas de muerte contra Elena Milashina sean serias», declaró Amnistía Internacional.

El editorial fue publicado poco después que Milashina informó sobre el matrimonio forzado previsto entre Louise Goylabieva, de 17 años, y el agente de policía checheno Nazhud Guchigov, que ya está casado y tendría 46 años, aunque originalmente se informó que tenía 57 años.

Guchigov tiene estrechos vínculos con Ramzad Kadyrov, el jefe de la República de Chechenia que tiene graves denuncias de abusos contra los derechos humanos y que cuenta con el respaldo de Moscú.

Cuando la historia recibió la atención mundial, policías en un puesto de control en Chechenia advirtieron a Milashina que sería mejor que cuidara de su seguridad. Activistas familiarizados con el caso aseguran que las recientes amenazas no fueron las únicas.

Como denunciara la organización Human Rights Watch, Milashina fue objeto de hostigamiento y amenazas en varias ocasiones, al parecer en relación con sus reportajes sobre desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales, racismo, tortura y asesinatos de periodistas, como las muertes de sus colegas  Anna Politkovskaya y Natalia Estemirova.

En 2012, Milashina y su amiga Ella Asoyan, empleada en la organización Freedom House, fueron violentamente agredidas por dos hombres desconocidos en el suburbio moscovita de Balashikha. Tras darles patadas y puñetazos a ambas, los agresores le robaron la billetera a Milashina y la computadora portátil a Asoyan.

Según Human Rights Watch, la investigación posterior realizada por la policía fue “poco entusiasta”.

En el editorial de Grozny Inform, Varayev califica la paliza de «uno de los episodios necesarios» en la preparación del asesinato de Milashina.

A pesar de los peligros, la periodista dice que no tiene intención de huir de su país. En una reciente entrevista con la publicación Ekho Moskvy, Milashina reiteró su voluntad de permanecer en Rusia y continuar su trabajo.

En 2013, el secretario de Estado estadounidense John Kerry y la primera dama Michelle Obama reconocieron el compromiso de Milashina con la libertad y los derechos humanos otorgándole el premio Internacional a las Mujeres Valientes, una distinción que honra a mujeres de todo el mundo que sobresalen en los campos de los derechos humanos, la igualdad de género y el progreso social.

Según una traducción de la revista The Interpreter, el editorial de Grozny Inform menciona el premio recibido por Milashina.

“El último héroe que pagará con su vida por ‘la defensa de los derechos humanos’ en Rusia será nuestra corresponsal especial de Novaya Gazeta. No fue en absoluto un accidente que el secretario de Estado John Kerry le diera a Milashina el premio… por su investigación periodística. Esperemos que no sea póstumo…”, sentenció el editorial.

El episodio puede verse como parte de una confrontación mediática más extensa entre Rusia y «Occidente», que se desarrolla actualmente más visiblemente en el contexto de la crisis de Ucrania, donde la guerra de la información y la propaganda son cada vez más importantes.

Editado por Kitty Stapp / Traducción por Álvaro Queiruga

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal