Turquía se prepara para armar el rompecabezas del gobierno
Análisis, Asia-Pacífico, Democratización, Derechos humanos, Destacados, Europa, Las elegidas de la redacción, Últimas Noticias

Turquía se prepara para armar el rompecabezas del gobierno

Celebración del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) en Estambul, un día después de los comicios del 7 de junio. Crédito: kaosgl.org

Celebración del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) en Estambul, un día después de los comicios del 7 de junio. Crédito: kaosgl.org

ANKARA, 9 jun 2015 (IPS) - El resultado de las elecciones en Turquía el domingo 7 acabó con la incertidumbre que dominó a la política nacional en los últimos tres meses. Por primera vez en la historia de esta república transcontinental, un partido kurdo ingresó al parlamento, donde ocupará 15 por ciento de las bancas.

El gran avance del Partido Democrático de los Pueblos (HDP, en turco) cambió radicalmente el panorama político de Turquía, a costas del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), en el poder desde 2002. El AKP pasó de ganar 49,8 por ciento del voto popular en las elecciones de 2011 a 40,86 por ciento.

El alto el fuego entre el PKK y el gobierno turco en 2013 mejoró la opinión de la población civil hacia los kurdos, lo cual permitió la oportunidad de la creación, en 2014, de un partido político kurdo, el HDP.

Los otros dos principales contendientes, el Partido Republicano del Pueblo (CHP) y el Partido del Movimiento Nacionalista (MHP) conservaron su electorado, pero este último tuvo un leve repunte sobre las elecciones generales anteriores.

De los 54,8 millones de electores habilitados votaron 47,5 millones, lo que equivale a una participación de 86,6 por ciento. El gobernante AKP recibió 40,86 por ciento de los votos, el CHP 24,9, el MHP 16,29 y el HDP 13,12 por ciento.

El AKP sigue siendo la mayor fuerza política del país, pero el avance del HDP le quitó la mayoría absoluta legislativa.

El parlamento turco se compone de 550 diputados. A la espera de los resultados oficiales definitivos, que se anunciarán en 10 días, el AKP tendría 258 escaños, el CHP 132 y el MHP y el HDP, 80 cada uno.

El desempeño del HDP fue notable, teniendo en cuenta que ganó 6,1 millones de votos del total aproximado de nueve millones de votantes kurdos en el país.

Los kurdos son la mayor minoría étnica de Turquía, con 15 millones de personas de los 77 millones de habitantes del país. Su pasado ha sido turbulento desde que se instauró la república en 1923, ya que la Constitución no los reconoce como una minoría. Sus intentos de conquistar derechos cívicos, como el uso de su propia lengua, fueron violentamente reprimidos, de manera intermitente, en la década de 1930 y a partir de 1970.

Como reacción, en 1978, los elementos kurdos más combativos formaron el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), una organización activista que, junto con su ala paramilitar, las Fuerzas de Defensa del Pueblo (HPG), libraron un conflicto armado con las Fuerzas Armadas del país entre 1984 y 2013, cuando se acordó un alto el fuego.

El proceso de paz tuvo sus altibajos, pero hasta la fecha no se alcanzó un acuerdo definitivo. En los últimos 30 años el conflicto le costó la vida a 40.000 efectivos de las fuerzas estatales y combatientes del PKK. Este último es considerado una organización terrorista por Turquía, Estados Unidos y la Unión Europea.

Pero el alto el fuego mejoró la opinión de la población civil turca hacia los kurdos, lo cual permitió la oportunidad de la creación, en 2014, de un partido político kurdo, el HDP.

Turquía se prepara para armar el rompecabezas del gobierno

Salahattin Demirtas, líder, junto con Figen Yüksekdağis, del Partido de la Democracia de los Pueblos (HDP), creado en 2014. Crédito: JN Couvas.

Su líder, junto con Figen Yüksekdağis, es un abogado de 42 años, Salahattin Demirtas, que participó en las elecciones presidenciales de agosto de 2014.

A pesar de que solo recibió 9,76 por ciento de los votos, se ganó la simpatía de los kurdos y también de muchos de los más desfavorecidos del país, como mujeres, desempleados, homosexuales, artistas, yazidís, gitanos, sirios, cristianos y judíos, y de aquellos decepcionados por el AKP o el opositor CHP.

El HDP presentó 268 mujeres candidatas en las elecciones, mientras que el AKP solo tuvo 90.

Así que el claro ganador de estos comicios es Demirtas, a quien el diario británico The Guardian denominó el “Obama de Turquía”, y a quien muchos en las últimas semanas vieron como el “Tsipras de Anatolia”, en referencia al ganador, igualmente joven y poco convencional, de las elecciones en Grecia el 25 de enero, Alexis Tsipras.

El veredicto del domingo 7 indica que la campaña del gobernante AKP no convenció a una gran parte de su propio electorado, porque nueve puntos porcentuales perdidos representan un descenso de 18 por ciento en comparación con 2011. El número absoluto de la pérdida se acerca a los tres millones de votos, que beneficiaron al MHP y el HDP.

La campaña del AKP, que movilizó a una multitud de sus seguidores, fondos considerables y tuvo el apoyo de organismos públicos y recursos estatales, como la televisión pública, fue dirigida al mismo tiempo por el primer ministro Ahmet Davutoglu y el presidente Recep Tayyip Erdogan.

Erdogan es considerado el líder más carismático y enérgico de la Turquía moderna desde su fundador, Mustafá Kemal Ataturk.

En principio, tanta artillería pesada debería haber asegurado el triunfo rotundo del AKP. En sus numerosos actos políticos, Erdogan exhortó a la población que le dieran “400 escaños” en el parlamento, una cifra muy optimista.

Pero Erdogan fue elegido presidente en las elecciones de 2014 con 52 por ciento de los votos, y el exceso de confianza embargó a su partido. Esto probablemente le jugó en contra entre los islamistas moderados, que rechazan las conductas demasiado enérgicas y firmes de sus dirigentes.

La meta de Erdogan en estas elecciones era lograr al menos 367 diputados, lo cual le habría dado vía libre para modificar la Constitución solamente con el voto de los legisladores del AKP. Con 330 escaños, todavía tendría la posibilidad de convocar a un referéndum constitucional. Pero las 258 bancas que obtuvo no superan el umbral de las 276 necesarias para tener la mayoría con el fin de dirigir el gobierno.

La nueva Constitución que propone Erdogan pretendía la adopción de un régimen presidencial ejecutivo, que le otorgaría el control absoluto de los asuntos del Estado. La actual carta magna, adoptada tras el golpe militar en 1980, limita la presidencia a un papel ceremonial.

Erdogan vio frustrada la ambición de su sistema presidencial, pero un análisis cuidadoso de su personalidad lleva a creer que seguirá adelante con sus aspiraciones, aunque se hayan postergado.

El AKP, al haber conseguido la mayor cantidad de votos, deberá formar un gobierno de coalición o en minoría, siempre que al menos uno de los partidos opositores se comprometa a apoyarlo en el parlamento.

El único candidato probable es el MHP, una formación ultranacionalista con un fuerte componente islamista, lo que le otorga un denominador común con el AKP.

Pero el MHP afirmó en repetidas ocasiones que jamás aceptaría un sistema presidencial. Sin embargo, en la política turca “jamás” no siempre implica lo que parece.

Editado por Phil Harris / Traducido por Álvaro Queiruga

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal