Jardines de coral son una esperanza para arrecifes de Jamaica
Ambiente, América Latina y el Caribe, Biodiversidad, Cambio climático, Comercio e inversiones, Desarrollo y ayuda, Destacados, Economía verde, Economía y comercio, Gobernanza mundial, Proyectos, Recursos naturales, Reportajes Climáticos del Caribe, Sociedad Civil, Últimas Noticias

Jardines de coral son una esperanza para arrecifes de Jamaica

Un total de 60 fragmentos de cinco especies de corales se colocaron en árboles en el vívero coralino. Crédito: Andrew Ross

Un total de 60 fragmentos de cinco especies de corales se colocaron en árboles en el vívero coralino. Crédito: Andrew Ross

14 jul 2015 (IPS) - Preocupados por el deterioro de los corales de Jamaica, que parecen tener los días contados, un grupo de científicos pasó a la acción para reconstruir los arrecifes y las defensas costeras. La iniciativa es fundamental, según las autoridades, para mitigar los efectos del  cambio climático.

Hace cinco años, el sector hotelero se dedicó al cultivo experimental de corales en un intento desesperado de mejorar las condiciones de buceo, proteger su propiedad de las frecuentes tormentas y frenar la erosión costera.

En 2014, sus esfuerzos recibieron un impulso cuando el Centro para la Ciencia Marina, de la Universidad de las Indias Occidentales en Mona consiguió 350.000 dólares del Banco Interamericano de Desarrollo para el proyecto Restauración de los Arrecifes de Coral.

"Los pescadores hicieron un hermoso trabajo manteniendo los corales vivos y el santuario de peces es un éxito".: Andrew Ross.

El director de la iniciativa, el ecologista Dale Webber, dijo a IPS que su equipo llevará adelante investigaciones genéticas, en un intento por descifrar los secretos de la reproducción y el desarrollo de los corales en varios lugares en torno a la isla y en un sitio del Centro en la bahía de Discovery.

El proyecto compartirá las conclusiones con otras naciones insulares, así como con otra iniciativa del banco, Fragmentos de Esperanza, de Belice.

Los arrecifes de la bahía de Discovery se estudian desde hace más de 40 años y son el centro de las investigaciones coralinas en Jamaica. También es donde habitan varias especies de corales de crecimiento rápido y lento que, según Webber, son particularmente resilientes.

“Han tolerado enfermedades, el recalentamiento global, el aumento del nivel del mar, el blanqueamiento, etc., soportaron bastante la naturaleza y la actividad humana, y todavía florecen. Fueron seleccionados naturalmente por su resiliencia”, explicó.

En total, 60 fragmentos de cinco especies de corales se pusieron en los árboles del vivero coralino: Orbicella annularis; Orbicella faveolata; Siderastrea siderea; Acropora palmata and Undaria agaricites. Todos se controlan mientras crecen y se plantarán en los arrecifes.

Los corales de Jamacia, que ocupan más de 50 por ciento de los 1.022 kilómetros de costas, sufrieron durante años los embates de la contaminación, la sobrepesca y el desarrollo inadecuado. Por último, en 1980, el huracán Allen los destruyó.

Muchos especialistas esperaban que se regeneraran, pero el crecimiento lento causado por, entre otras cosas, los frecuentes eventos climáticos severos y el aumento del blanqueamiento por el cambio climático, hizo que los operadores turísticos buscaran otras opciones.

Un vasto fenómeno de blanqueamiento que afectó a los arrecifes caribeños en 2005 derivó en la muerte de varios corales y concentró la atención en la continua pérdida de arena en algunas de las playas más valiosas.

Además de la devastación que dejó el huracán, los científicos atribuyen el deterioro de los arrecifes a la brutal desaparición de la población de erizos de mar en 1982 y a la continua captura de peces juveniles de arrecifes y peces loro.

Los pronósticos señalan que la región podría perder sus corales en 20 años. Algunos estudios señalan que solo ocho por ciento de los corales jamaiquinos están vivos. Sin embargo, nuevos estudios realizados por la Universidad de las Indias Occidentales en varios sitios muestran que la cobertura coralina es de entre 12 y 20 por ciento.

En la costa norte de Jamaica, de Oracabessa, en Saint Mary, a la bahía de Montego, los proyectos para la recuperación de corales obtuvieron distintos grados de éxito.

El Golden Eye Beach Club, el santuario de pesca de Oracabessa y el no gubernamental Parque Marino de la Bahía Montego son algunas de las instituciones que experimentaron con el cultivo de corales.

El proceso es tedioso, pues los buzos deben cuidar los jardines y sacar las algas de los fragmentos de coral a medida que crecen. Luego, se fijan las piezas a los arrecifes.

Los resultados son alentadores; muchos especialistas lo consideran un método caro, pero seguro de repoblar los moribundos arrecifes. Una combinación de técnicas, medidas de gestión y regeneración impulsaron la cobertura coralina en la bahía Discovery de cinco a 14 por ciento en los últimos años.

En la nueva sede del centro en Alligator Head, en el este de la isla, los especialistas procuran aumentar la cobertura coralina del actual 40 por ciento. Los criaderos también se colocaron en Portland para comparar las diferencias de crecimiento entre los distintos lugares.

En el Parque Marino de la bahía de Montego, donde hay un criadero de coral en el santuario de peces, el funcionario Joshua Bailey señaló: “Los logros fueron moderados. Los nuevos corales se regeneran y atraen peces”.

Pero alertó que el impacto de los “agresores urbanos” en el parque y en las comunidades circundantes, la gran densidad de población y altos niveles de escorrentía, dificultan la tarea de evaluación.

Uno de los proyectos más nuevos propone la construcción de arrecifes artificiales frente a las costas del Sandals Resorts International Negril, como una de las muchas soluciones para reducir la erosión a lo largo de la famosa franja de “Seven Mile” en la costa de Negril.

La Agencia Nacional de Planificación y Ambiental (NEPA, en inglés) aprobó la construcción de un arrecife artificial.

El proyecto de Negril duró un año, explicó Andrew Ross, responsable del proyecto de Sandals y varios otros.

También permitió el estudio de especies de crecimiento rápido y lento e incluyó la construcción de una estructura para atenuar las olas y determinar su incidencia en la acumulación de arena.

El vivero de corales y las estructuras se poblaron con corales blandos, esponjas y otras varias especies del área.

En Oracabessa, un pueblo de pescadores, 16 kilómetros al este de otro conocido como Ocho Rios, el compromiso de sus pobladores, quienes iniciaron el proyecto en 2009, así como de sus socios del sector privado, mantuvo los arrecifes y permitió replantar los corales limpios y sanos, demostrando lo exitoso que puede resultar el proceso en la recuperación de la pesca local.

La mayoría de los arrecifes de Jamaica fueron asfixiados por sedimentos procedentes de la erosión de las laderas, el rápido incremento de algas de eutrofización debido a la escorrentía agrícola y al vertido de aguas servidas en las aguas costeras.

Los arrecifes de coral son fundamentales para la economía de Jamaica, pues los servicios turísticos concentran un cuarto de los empleos y más de 50 por ciento del ingreso de divisas. La pesca emplea directamente a unas 33.000 personas.

En total, el Caribe genera entre 5.000 y 11.000 millones de dólares al año de la pesca y el turismo, lo que indica la importancia de los arrecifes para las economías insulares.

El Proyecto de Restauración ofrece al CMS los recursos para emprender una serie de actividades de investigación para, “entre otras cosas, mitigar la disminución de corales e identificar y cultivar especies resistentes a la devastación del cambio climático”, explicó Webber.

En un correo electrónico describiendo el proceso, el especialista señala que el proyecto ofrecerá “información aplicable y técnicas a otros países de la región que experimentan desafíos similares”, en sus 18 meses de ejecución.

Se espera que al final del proyecto, haya cambios visibles en la cobertura de coral. El éxito de Orcabessa, donde los pescadores registran mejorías en la captura y en el tamaño de los peces, y en otros sitios son indicios de que los jardines de coral funcionan.

Al igual que Ross, Webber espera que hayan cambios en la cobertura de coral en los lugares donde se replantó en los próximos tres a cinco años.

Editado por Kitty Stapp / Traducido por Verónica Firme

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal