Sociedad civil duda de los resultados de conferencia sobre ayuda
África, Alimentación y agricultura, Ayuda al desarrollo, Ciudadanía en movimiento, Comercio e inversiones, Desarrollo y ayuda, Destacados, Economía y comercio, Educación, Gobernanza mundial, Mundo, Naciones Unidas, Población, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Sociedad Civil, Últimas Noticias

Sociedad civil duda de los resultados de conferencia sobre ayuda

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon (a la izquierda), en una conferencia de prensa en Addis Abeba tras asistir a la Tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo. Crédito: Eskinder Debebe/ONU

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon (a la izquierda), en una conferencia de prensa en Addis Abeba tras asistir a la Tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo. Crédito: Eskinder Debebe/ONU

NACIONES UNIDAS/ADDIS ABEBA, 16 jul 2015 (IPS) - La Tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo (FPD) de Addis Abeba tuvo un final previsible. La ONU asegura que fue un éxito rotundo, pero gran parte de la sociedad civil no opina lo mismo.

Pocas horas después de la conferencia, celebrada del lunes 13 al miércoles 15 en la capital de Etiopía, la ONU (Organización de las Naciones Unidas) sostuvo que la Agenda de Acción de Addis Abeba (AAAA) es un “acuerdo innovador que brinda una base para implementar” los Objetivos de Desarrollo Sostenible que se adoptarán en una cumbre mundial en septiembre.

"El resultado no aportará las reformas que necesitamos en campos como el fiscal, que la mayor parte de la sociedad civil pretendía, y que son necesarias para aumentar los recursos disponibles para el desarrollo": Danny Sriskandarajah.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, declaró que el acuerdo es un paso fundamental en la construcción de un futuro sostenible para todos, ya que brinda un marco mundial para la financiación del desarrollo sostenible.

“Los resultados aquí en Addis Abeba nos dan las bases para una alianza mundial revitalizada para el desarrollo sostenible que no dejará a nadie atrás”, aseguró.

Pero Danny Sriskandarajah, secretario general de la organización Civicus, con sede en Johannesburgo, discrepa. “Esta semana vimos una señal más de que estamos en el principio del fin del orden mundial del desarrollo posterior a la Segunda Guerra Mundial”, opinó.

Parece que los países ricos no pueden o no quieren aumentar los fondos a la ayuda oficial, que constituyen una fracción de lo que ellos mismos prometieron hace años, añadió.

“Estamos decepcionados porque el proceso de FPD aún no generó recursos para financiar las inversiones necesarias que acaben con la pobreza o tomar medidas significativas para abordar los problemas del sistema financiero internacional”, destacó Sriskandarajah al término de la conferencia el miércoles.

“El resultado no aportará las reformas que necesitamos en campos como el fiscal, que la mayor parte de la sociedad civil pretendía, y que son necesarias para aumentar los recursos disponibles para el desarrollo”, afirmó.

Martin Hojsik, de la organización Action Aid, manifestó que el rechazo a una propuesta para instalar un organismo fiscal mundial es “un fracaso deplorable y un gran golpe a la lucha contra la pobreza y la injusticia”.

A los países en desarrollo, que pierden miles de millones de dólares al año por la evasión fiscal, no se les otorga el mismo peso a la hora de remediar la injusticia de las normas fiscales internacionales, aseguró en diálogo con IPS.

El dinero producto de la evasión podría destinarse a la “educación, salud y otros servicios públicos que reducen la pobreza. Mientras las multinacionales prosperan, los pobres y marginados van a sufrir”, añadió.

“La lucha por un sistema tributario mundial justo no debe y no puede decaer”, advirtió Hojsik.

En un comunicado, la organización humanitaria Oxfam International indicó que el problema irresuelto de las normas fiscales amañadas y el desarrollo privatizado son los principales reveses de la conferencia de Addis Abeba.

Sin embargo, con la tensión que se produjo en las negociaciones no puede haber duda de que la determinación del Sur en desarrollo por una verdadera reforma y cooperación fiscales se hizo sentir, y que no puede ignorarse por mucho tiempo, añadió.

“Una de cada siete personas vive en la pobreza y (la conferencia de) Addis fue una oportunidad en una década para hallar los recursos necesarios que pongan fin a este escándalo”, declaró la directora de Oxfam, Winnie Byanyima.

Pero la AAAA “permitió que los compromisos de ayuda se marchitaran, y se limitó a entregarle el desarrollo al sector privado sin las debidas garantías”, argumentó.

El Sur en desarrollo se mantuvo firme en Addis Abeba sobre la necesidad de crear un órgano fiscal intergubernamental que les dé el mismo peso a sus países para fijar las normas internacionales en materia de fiscalidad, dijo.

“En cambio, vuelven a casa con un compromiso débil, lo que significa que las normas amañadas y la evasión fiscal seguirán robándoles a los pueblos más pobres del mundo”, sostuvo.

Un sistema fiscal justo es vital en la lucha contra la pobreza y la desigualdad, subrayó Byanyima.

“Los ciudadanos deben poder depender de sus propios gobiernos para que les presten los servicios que necesitan. Pero no es lógico pedirles a los países en desarrollo que recauden más recursos propios si a la vez no se reforma el sistema fiscal mundial que les impide hacerlo”, agregó.

Eric LeCompte, director de la Red Jubileo de Estados Unidos, dijo a IPS que, “aunque se acordó un texto de compromiso sobre el comité fiscal, tenemos el primer acuerdo mundial que toma en cuenta el daño que generan los movimientos financieros ilícitos y pide que cesen para 2030”.

En este momento el mundo en desarrollo pierde un billón de dólares por año por la corrupción y la evasión fiscal, y “esos son recursos que necesitamos para acabar con la pobreza”, aclaró.

En un comunicado conjunto difundido el miércoles 15, las organizaciones  Integridad Financiera Global, Africa Progress Panel y Jubileo de Estados Unidos elogiaron el compromiso mundial para reducir el traspaso de fondos ilícitos oriundo de las economías en desarrollo.

Por primera vez se llegó a un consenso internacional sobre la importancia de un tema que fue objeto de los esfuerzos de cientos de organizaciones de investigación y desarrollo en los últimos 10 años, añadieron.

En concreto, el documento final de Addis Abeba exige a los Estados miembros que “redoblen los esfuerzos para reducir sustancialmente los movimientos financieros ilícitos para 2030, con miras a erradicarlos, incluso mediante la lucha contra la evasión fiscal y la corrupción a través de normas nacionales más fuertes y una mayor cooperación internacional”.

Además, el texto final pide a “las instituciones internacionales y organizaciones regionales competentes que publiquen cálculos sobre el volumen y la composición” de esos movimientos.

En su declaración, la ONU informó que la AAAA contiene más de 100 medidas concretas que abordan a todas las fuentes de financiación y abarcan la cooperación en una amplia gama de temas, como la tecnología, la ciencia, la innovación, el comercio y el desarrollo de capacidades.

La AAAA se basa en los resultados de dos conferencias de FPD anteriores, en Monterrey, México, y en Doha, Qatar.

Editado por Kitty Stapp / Traducido por Álvaro Queiruga

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal