ONU abriría curso escolar “a tiempo” para refugiados palestinos
Conflictos armados, Crimen y justicia, Derechos humanos, Desarrollo y ayuda, Destacados, Educación, Gobernanza mundial, Medio Oriente y Norte de África, Migraciones y refugiados, Mundo, Naciones Unidas, Población, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Últimas Noticias

ONU abriría curso escolar “a tiempo” para refugiados palestinos

Dos pequeñas escolares juegan en Gaza. Decenas de niños y refugiados palestinos dependen de la comunidad internacional para satisfacer sus necesidades de educación. Crédito: Mohammed Omer/IPS

NACIONES UNIDAS, 20 ago 2015 (IPS) - Mientras intenta superar una seria falta de fondos, y atrapada entre numerosos conflictos regionales, la agencia humanitaria de la ONU para los refugiados palestinos anunció que de todos modos abrirá las escuelas a tiempo para el medio millón de niños y niñas cuya educación depende de la comunidad internacional.

En un comunicado divulgado el miércoles 19, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA) prometió iniciar el año escolar según lo previsto, entre el 24 de este mes y el 13 de septiembre, permitiendo así que unos 500.000 niños en Palestina, Jordania, Líbano y Siria vuelvan a las aulas.

Creada en 1949 para abordar las necesidades de cinco millones de refugiados palestinos, la UNRWA administra 685 escuelas en Gaza, Cisjordania y los países árabes vecinos.

“Es en los bancos y tras los pupitres de las aulas de la UNWRA que millones de refugiados palestinos, privados durante tanto tiempo de una solución justa y duradera, han construido las capacidades y dado forma a la determinación que les permitió volverse actores de sus propios destinos”, señaló la agencia en el comunicado.

Durante meses, tanto la UNWRA como el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, enfatizaron la importancia de una escolaridad ininterrumpida para los refugiados palestinos, y alertaron sobre los riesgos de permitir que se olvide a toda una generación de pequeños.

Felicitando a la UNRWA por sus incansables esfuerzos, Ban señaló el miércoles 19 en un comunicado: “Este logro no puede subestimarse en un momento de creciente extremismo en una de las regiones más inestables del mundo”.

Para los refugiados palestinos, “la educación es un pasaporte a la dignidad”, y “debemos apoyarlos a ellos” y a la UNWRA, agregó.

Ban agradeció a los estados miembros por sus contribuciones a las arcas de la agencia, que incluye un aporte de 19 millones de dólares por parte de Arabia Saudita, mientras que Kuwait, Emiratos Árabes Unidos y Estados Unidos aportaron 15 millones de dólares cada uno.

Hasta la fecha, la agencia ha recibido contribuciones equivalentes a 78.900 millones de dólares, o sea poco más de 75 por ciento del déficit que debe cubrir. El dinero se destinará a cumplir con el mandato de la UNWRA de brindar atención a la salud, alivio y servicios sociales, mejoras en los campamentos y educación.

Numerosos obstáculos se interponen entre los niños palestinos y sus salones de clase. Al documentar algunos de estos desafíos, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) lista esos temas como incursiones militares, demoliciones de edificios escolares, restricciones al movimiento o acceso limitado a locales escolares, y daños y destrucción de escuelas.

Un informe presentado en 2013 por Unicef, titulado “Education Under Occupation” (La educación bajo la ocupación) reveló que la Administración Civil Israelí extendió a 38 escuelas que cubren a aproximadamente 3.000 niños en el Área C de Cisjordania y Jerusalén oriental órdenes de demolición o de dejar de funcionar, ya fueran verbales o escritas.

En el período 2011-2012, Unicef registró 63 instancias de “denegación de acceso” a la educación en los territorios ocupados, que afectaron a unos 34.000 estudiantes palestinos.

Durante el conflicto de siete semanas en Gaza hace un año, unas 327 escuelas fueron parcial o totalmente arrasadas, según una actualización de Unicef de este año, despojando a miles de niños de su único entorno protector.

La situación es aún más precaria para los refugiados palestinos, que e manudo están más cerca de la primera línea del conflicto y, por lo tanto, enfrentan mayores riesgos en su búsqueda de una educación decente.

Por ejemplo, en el sitiado campamento de refugiados de Yarmouk, en Siria, donde se estima que viven 16.000 palestinos, las 28 escuelas fueron clausuradas y las únicas oportunidades educativas existen bajo la forma de clases informales que imparten maestros voluntarios en 10 “espacios seguros”, según un informe del diario británico The Guardian.

 

Editado por Kitty Stapp

 

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal