Tecnología contra embarazos adolescentes en pueblo hondureño
América Latina y el Caribe, Ayuda al desarrollo, Ciencia y tecnología, Ciudadanía en movimiento, Desarrollo y ayuda, Destacados, Educación, Género, Las elegidas de la redacción, Mujer y salud, Población, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Proyectos, Reportaje especial, Sociedad Civil, Últimas Noticias

Tecnología contra embarazos adolescentes en pueblo hondureño

Cinthia Padilla, la adolescente de 16 años que ha revolucionado con la tecnología a la aldea de Plan Grande, sobre la costa atlántica de Honduras, donde enseña a sus pobladores a usar los programas básicos de computación e impulsa una plataforma por Internet para prevenir los embarazos tempranos. Crédito: Thelma Mejía/IPS

Cinthia Padilla, la adolescente de 16 años que ha revolucionado con la tecnología a la aldea de Plan Grande, sobre la costa atlántica de Honduras, donde enseña a sus pobladores a usar los programas básicos de computación e impulsa una plataforma por Internet para prevenir los embarazos tempranos. Crédito: Thelma Mejía/IPS

PLAN GRANDE, Honduras, 13 oct 2015 (IPS) - Cinthia Padilla tiene 16 años y hace cuatro aprendió computación para enseñar a niños, adolescentes y adultos en esta aislada comunidad pesquera del norte de Honduras como usar la tecnología para mejorar sus vidas.

Ahora, ella aplica sus conocimientos en una plataforma de educación y capacitación en línea (e-learning) para disminuir el embarazo en adolescentes en su aislada aldea y en caseríos vecinos.

Su padre, Óscar Padilla, es el dirigente comunal que revolucionó Plan Grande al llevarle la electricidad permanente a base de energía hidráulica, así como un plan de conservación y protección de la microcuenca del río Matías. Su hija aprendió mucho acompañándole desde niña a las reuniones.

“Mi papá me decía: ‘¡quédate cipota (niña)! ¿Qué haces aquí?’ Pero yo no le hacía caso, me gustaba escuchar a los adultos. Así fue como aprendí, con un proyecto de computación que vino a la comunidad y hoy enseño a los niños y adultos, en mis horas libres, cómo usar programas de Word, Excel y otros que les ayuden en su trabajo y estudios”, explicó a IPS la adolescente.

“Yo estoy en cuarto grado y me gusta esta idea porque vamos a aprender con juegos y así las niñas no van a salir embarazadas tan temprano, ni tampoco se van enamorar tan rápido”: Javier Alexander Ramos, 8 años.

“Empecé con una computadora usada que me regaló una empresaria de la capital hace cuatro años. Hoy he capacitado a más de 60 niños y varios adultos, no fue fácil porque ¿quién iba a creer en una chigüina (niña)?”, acota sonriendo Cinthia, que estudia el primer año de educación secundaria.

Gracias a los conocimientos de la joven que sueña con ser ingeniera de sistemas para ayudar en el desarrollo de su comunidad y aplicar el uso de la tecnología a la protección del ambiente, los 500 habitantes de Plan Grande descubrieron las ventajas del Internet y de las llamadas tecnologías de la comunicación y la información.

Los pescadores han aprendido a hacer mejor sus cuentas de venta de mariscos, compra de productos y cobros por las enseñanzas de Cinthia.

Además, ella puso en marcha la plataforma e-learning para educar a los y las adolescentes en la prevención de los embarazos tempranos, con el apoyo de la  Red de Desarrollo Sostenible, una organización civil que apoya el uso de las tecnologías en comunidades de este país centroamericano de 8,8 millones de personas.

El éxito de las iniciativas de Cinthia despertó el interés de Noel Ruíz, el alcalde de Santa Fe, el municipio al que pertenece Plan Grande, y del Programa de Pequeñas Donaciones (PPD), del Fondo para el Medio Ambiente Mundial y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.

Con el apoyo de 50.000 dólares del PPD,  hace tres meses arrancó un proyecto de aprendizaje en línea en todo el municipio de Santa Fe y el vecino de Balfate, que comenzará a aplicarse en 2016, y que tendrá como usuarios a estudiantes y docentes.

En Plan Grande, que opera como experiencia piloto,  los maestros están entusiasmados porque los embarazos adolescentes son frecuentes en esta región garífuna, uno de los siete grupos originarios de Honduras, que representa 10 por ciento de la población y surgió del mestizaje entre indígenas caribeños y esclavos africanos.

“Esto permitirá a los niños abrir sus mentes y no cometer el error de embarazarse por no tener conocimientos de educación sexual”, dijo a IPS la docente Julissa Esther Pacheco, de la comunidad Punta Frijol, un caserío perteneciente a Plan Grande.

“Nos han entrenado en cómo usarla, aunque no tengamos Internet, pues se han creado programas interactivos y educativos que ayudarán a los menores a conocer y estudiar su cuerpo”, explicó.

Punta Frijol está a más de tres kilómetros del centro de Plan Grande y cuenta con una escuela rural con 22 niños que atiende Pacheco, quien ejerce la unidocencia al atender los seis grados básicos de educación primaria en forma simultánea. Divide a los chicos por su grado y mientras unos hacen tareas, otros reciben clases y va rotando.

Estudiantes del caserío de Punta Frijol, en el norte costero de Honduras dan la bienvenida a IPS, al llegar a la remota zona a conocer su experiencia de poner en marcha una plataforma de educación por Internet, destinada a prevenir el embarazo en adolescentes. Al fondo, a la derecha, su maestra, Julissa Esther Pacheco. Crédito: Thelma Mejía/IPS

Estudiantes del caserío de Punta Frijol, en el norte costero de Honduras dan la bienvenida a IPS, al llegar a la remota zona a conocer su experiencia de poner en marcha una plataforma de educación por Internet, destinada a prevenir el embarazo en adolescentes. Al fondo, a la derecha, su maestra, Julissa Esther Pacheco. Crédito: Thelma Mejía/IPS

La maestra relata que la receptividad con que los niños han recibido la propuesta de la plataforma es “muy buena, están motivados porque saben que la vida no es color rosa”.

“Yo estoy en cuarto grado y me gusta esta idea porque vamos a aprender con juegos y así las niñas no van a salir embarazadas tan temprano, ni tampoco se van enamorar tan rápido”, expresó Javier Alexander Ramos, de ocho años, durante un encuentro en la escuela de Punta Frijol.

Su comentario causó la risa de sus compañeros y los padres que se congregaron en la escuela para contar a IPS sus expectativas con el proyecto, en una muestra de la importancia que sus pobladores dan a comunicar su historia y su apoyo a la iniciativa.

Javier dice que sueña con un país “más educado, en paz y seguro, así como Plan Grande. Me gustaría ser diputado cuando crezca para ayudar aquí en tantas cosas y por eso me gusta estudiar, eso de la computación me gusta pues aunque no tenemos computadora propia aprendemos con las que hay y así compartimos todos”.

Por la ubicación geográfica de Plan Grande, a unos 400 kilómetros de la capital de Honduras, sobre el mar Caribe y a la que solo se llega por mar, las oportunidades educativas son pocas, muchos de sus habitantes se dedican a la pesca o la agricultura, mientras otros emigran.

De ahí que el embarazo en adolescentes es frecuente en el municipio de Santa Fe, que con sus tres aldeas y nueve caseríos busca promover un programa de educación sexual reproductiva que permita reducir la incidencia de embarazos en menores adolescentes.

Honduras de acuerdo a cifras de la Organización de las Naciones Unidas y la  Secretaría (ministerio) de Salud,  tiene una de las más altas tasas de embarazos en adolescentes en América Latina. Una de cada cuatro mujeres entre 15 y 19 años ha dado a luz a un bebé.

La tasa de nacimientos es de 108 por cada 1.000 mujeres entre esas edades, según los datos oficiales.

Para apoyar toda la transformación que Cinthia originó, el alcalde Ruíz puso en septiembre la primera piedra en Plan Grande de un aula virtual exclusiva para la plataforma e-learning, que estará operativa desde de enero de 2016.

“Estas son comunidades muy postergadas, pero lo que están haciendo en Plan Grande vale la pena apoyarlo e impulsarlo, el aula didáctica funcionará con Internet y otras tecnologías apropiadas porque queremos que las adolescentes un día digan: hoy si estoy preparada para ser mamá”, comentó Ruíz a IPS.

Es que aquí,  los jóvenes “estamos perdiendo el miedo a expresarnos y con esta plataforma vamos a enseñarles cómo cuidarse, cómo usar incluso las redes sociales”, interrumpió Cinthia.

“Cuando el PPD nos propuso esta idea, fui la primera en decir: sí, porque ellos nos ayudaron antes a traer la electricidad, nos enseñaron la importancia de la naturaleza y ahora nos van ayudar a educar al pueblo para que nuestros sueños como jóvenes no se trunquen tan temprano”, argumentó.

Es la comunidad de Plan Grande, incrustada en la costa atlántica de Honduras, sus pobladores, humildes familias de pescadores, se convirtieron en un referente en manejo de energía limpia, comunitaria y auto sostenible.

Ahora también lo quieren ser en la prevención de embarazos en adolescentes de la mano de una joven de 16 años que ha lanzado también una campaña para que donen a su pueblo computadoras sin importar su estado, porque también aprendió a repararlas.

Editado por Estrella Gutiérrez

 

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal