Terremoto instala el temor en Pakistán
Asia-Pacífico, Destacados, Emergencias Humanitarias, Población, Salud, Últimas Noticias

Terremoto instala el temor en Pakistán

La provincia paquistaní de Jiber Pajtunjua fue la más afectada por el terremoto del 26 de octubre. Crédito: Ashfaq Yusufzai / IPS

La provincia paquistaní de Jiber Pajtunjua fue la más afectada por el terremoto del 26 de octubre. Crédito: Ashfaq Yusufzai / IPS

PESHAWAR, Pakistán, 28 oct 2015 (IPS) - Mushtari Bibi, de 12 años, es una de las más de 2.000 personas que resultaron heridas por el devastador terremoto que sacudió a Pakistán y países vecinos el lunes 26.

“Mi abuela entró corriendo a la habitación para salvarme. De repente el techo se derrumbó y murió. Nuestra casa está construida con barro, y no puede soportar un terremoto fuerte. Fue como un infierno. Más tarde me encontré en el hospital”, relató Bibi.

"Estamos en pánico y pasamos noches sin dormir por temor a las réplicas y (a lo que pueda suceder con) los edificios de gran altura": Muhammad Wali.

La noroccidental Jiber Pajtunjua (JB) fue la más afectada de las cuatro provincias de Pakistán por el sismo de magnitud 8,1 en la escala de Richter, que mató a unas 400 personas en todo el país, destruyó 5.000 casas y paralizó la vida en las grandes ciudades y pueblos.

El desastre natural le quitó la vida a 200 residentes de JP, sobre todo en las zonas montañosas, debido a los deslizamientos de tierra.

El ministro de Información de la provincia, Mushtaq Ahmed Ghani, dijo a IPS que el gobierno declaró el estado de emergencia para lidiar con la situación.

Fue el segundo mayor temblor registrado en Pakistán en los últimos 10 años. En 2005, otro terremoto mató a más de 70.000 personas y dejó a tres millones más sin vivienda.

“Estamos en pánico y pasamos noches sin dormir por temor a las réplicas y (a lo que pueda suceder con) los edificios de gran altura”, señaló Muhammad Wali, de 44 años, y que perdió a un hijo en el sismo.

Algunas personas prefieren quedarse a la intemperie por temor a las réplicas.

El ministro en jefe de JP, Pervez Khattak, informó a IPS que el gobierno declaró la emergencia en los hospitales y alertó a los departamentos pertinentes a  afrontar la calamidad. Especial atención se dirige a los distritos norteños de Chitral, Shangla y Bajo Dir, que son los más afectados, precisó.

“Estos distritos representaron la mitad de las pérdidas humanas”, indicó Khattak.

Muhammad Akram, un comerciante del distrito de Shangla que fue trasladado a Peshawar, la capital de JP, para recibir tratamiento por sus heridas, dijo que nunca había visto una situación tan terrible.

“El temblor sacudió a todos los edificios y nos asustó. Los niños que sobrevivieron al caos siguen en estado de shock”, aseguró.

Akram, un vendedor ambulante, contó que salió corriendo en busca de refugio y que la mitad de su cuerpo quedó enterrado cuando se derrumbó un muro.

“La gente lloraba sin cesar cuando se produjo el terremoto. Los niños sollozaban. Las mujeres salían de las casas y corrían hacia espacios abiertos”, dijo.

Afortunadamente el sismo se produjo a mediados de la tarde, lo que probablemente redujo la pérdida de vidas porque la población estaba ocupada fuera de sus hogares en sus lugares de trabajo y en los mercados, añadió.

“Algunos de los edificios más altos se balanceaban y teníamos mucho miedo de que se cayeran y nos mataran a todos”, manifestó.

El jefe del Estado Mayor, el general Raheel Sharif, llegó a Peshawar y ordenó a las tropas que presten asistencia a los damnificados en las zonas más remotas.

Sanaullah Shah, residente del distrito de Swat, dijo a IPS que la situación fue terrible. “Nunca presencié una sacudida tan grave ya que al principio hubo una ligera vibración, seguida por un terremoto de muy alta intensidad. Todo estaba en movimiento”, recordó el estudiante universitario.

Ghulam Subkhani, director médico del hospital Lady Reading, donde se trasladó a la mayoría de los heridos, informó que varias mujeres sufrieron desmayos pasajeros por la catástrofe, pero fueron dadas de alta tras recibir los primeros auxilios.

“En muchos lugares hubo personas heridas por las ‘estampidas humanas’ ocurridas en edificios de apartamentos a raíz del terremoto”, comentó.

El sismo abrió anchas grietas en varios edificios y derrumbó muros exteriores.

Aslam Khan, profesor de la Universidad de Peshawar, estaba dando clase cuando sintió el temblor y de repente vio cómo alumnos aterrorizados salían de las aulas. Algunos recitaban versículos del Corán, observó.

La asistencia a la universidad fue escasa tras la tragedia por el temor a las réplicas, agregó.

El jefe del partido Pakistan Tehreek Insaf (Movimiento por la Justicia), Imran Khan, que gobierna JP, también visitó Peshawar y otras partes de la provincia para supervisar las actividades de socorro.

“Es un motivo de grave preocupación que la gente no aplique los códigos de construcción al momento de construir, lo cual genera problemas cuando se producen temblores”, declaró Khan a los medios de comunicación en Peshawar.

En el futuro, el gobierno aplicará medidas estrictas para asegurar que los constructores apliquen los códigos correspondientes, afirmó.

El director general de Salud de la provincia, Pervez Kamal, dijo que la situación está bajo control. “Equipos médicos han sido enviados a las zonas más perjudicadas de la provincia para prestar asistencia médica a los heridos”, sostuvo.

Unos 300 pacientes fueron ingresados a los hospitales debido a lesiones en la cabeza o fracturas de huesos, explicó.

Traducido por Álvaro Queiruga

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal