Poca ayuda a damnificados por el sismo en Pakistán
Alimentación y agricultura, Ambiente, Asia-Pacífico, Desarrollo y ayuda, Destacados, Emergencias Humanitarias, Las elegidas de la redacción, Naciones Unidas, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Salud, Últimas Noticias

Poca ayuda a damnificados por el sismo en Pakistán

Huellas del terremoto del 26 de octubre en Jiber Pajtunjwa, provincia noroccidental de Pakistán. Crédito: Ashfaq Yusufzai / IPS

Huellas del terremoto del 26 de octubre en Jiber Pajtunjwa, provincia noroccidental de Pakistán. Crédito: Ashfaq Yusufzai / IPS

PESHAWAR, Pakistán, 9 nov 2015 (IPS) - Jauhar Shah lo perdió todo. Su casa se derrumbó mientras su familia dormía. Él sobrevivió al terremoto que sacudió a Pakistán el 26 de octubre, pero su esposa y su hija no. El sismo de 8,1 grados en la escala de Richter cambió su vida para siempre.

“Sufrimos inmensas dificultades porque nuestro hogar quedó completamente dañado. Pero entonces el gobierno y la población local nos rescataron y reconstruyeron nuestra casa de barro provisoriamente”, señaló Shah, de 45 años, a IPS.

"No estamos recibiendo artículos de socorro debido a los caminos bloqueados y los deslizamientos de tierra": Abdul Akbar Chitral.

El habitante de Shangla, uno de los 26 distritos de la noroccidental provincia de Jiber Pajtunjwa (JP), dijo que recibió una indemnización de 6.000 dólares por la destrucción de su casa.

En algunas zonas de la provincia, una de las cuatro del país, hubo gente que tuvo la suerte de recibir ayuda inmediata a medida que los dignatarios visitaban las zonas más afectadas, explicó Shah.

Shangla es un buen ejemplo. El primer ministro Nawaz Sharif se apresuró a visitar el distrito, uno de los más damnificados por el sismo, y ordenó la entrega de 5.000 dólares por cada persona muerta y 1.000 dólares a los heridos.

En Shangla murieron 49 personas de las 226 que perecieron en toda la provincia, aunque la rápida respuesta del gobierno central y provincial ayudó a impedir que el desastre fuera absoluto.

“Ahora estamos en condiciones de iniciar la reconstrucción de nuestras casas y pagar los préstamos que pedimos para el entierro de nuestros muertos”, según Mumtaz Shah, otro residente.

Fue como el fin del mundo ya que todo se bamboleaba, aseguró. “Por un momento pensé que había llegado el día del juicio final, ya que la gente recitaba los versículos del sagrado Corán en voz alta en el intento de pedir perdón por sus pecados a Alá todopoderoso”, comentó.

Los damnificados de las zonas más afectadas recibieron ayuda médica y alimentaria rápidamente cuando varios ministros y otros dignatarios visitaron el área.

El general Asghar Nawaz, presidente de la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres, declaró que el terremoto, cuyo epicentro tuvo lugar en el macizo montañoso de Hindukush, causó heridas a 1.632 personas y dañó a 495 escuelas.

“Hemos instalado tres campamentos de socorro y 27 centros de distribución donde las personas afectadas reciben alimentos”, indicó.

Pero la recuperación del distrito de Chitral, cerca de la frontera con Afganistán, se ve lejana. “No estamos recibiendo artículos de socorro debido a los caminos bloqueados y los deslizamientos de tierra”, explicó Abdul Akbar Chitral, un político local. En la localidad fueron destruidas 15.937 casas y 32 personas murieron a raíz del terremoto.

“Chitral es propensa a las catástrofes naturales ya que en julio 25 personas murieron por inundaciones repentinas que requieren más ayuda”, afirmó.

El ministro jefe de JP, Pervez Khattak, visitó Chitral después del terremoto y distribuyó dinero para indemnizar a los familiares de las 32 personas muertas, mientras que la compensación por las casas dañadas, la mayor cantidad en la provincia, aún no se ha pagado.

En 2005 Pakistán sufrió un terremoto de magnitud 7,6 que causó 90.000 muertos y dejó a tres millones de personas sin hogar, sobre todo en la división Hazara de la provincia de JP. El gobierno aún no ha reconstruido la mitad de las casas destruidas entonces.

“Nos gustaría brindar todo tipo de ayuda a las personas damnificadas por el terremoto y no abandonaremos a las víctimas en estos tiempos difíciles”, declaró Khan en una conferencia de prensa un día después del temblor en Peshawar, la capital de JP.

Khan, cuyo partido Pakistan Tehreek Insaf gobierna en la provincia, afirmó que se habían emitido 50 millones de dólares para indemnizar a la gente lo antes posible.

Saeed Akbar Khan, de la Organización Mundial de la Salud (OMS), señaló a IPS que la situación sanitaria está bajo control. “Hemos proporcionado kits contra el trauma y la diarrea al gobierno para que brinde tratamiento a los heridos”, dijo.

La OMS, en colaboración con el gobierno de Pakistán, realiza una rápida evaluación de los centros de salud dañados para concebir un programa de reconstrucción, expresó.

Las poblaciones damnificadas en zonas remotas se quejan de la escasez de alimentos, agua potable y medicinas, y quedaron expuestas a los saqueos que se producen después de este tipo de desastres, añadió.

“La gente desarrolló gastroenteritis. Están expuestos a enfermedades transmitidas por los alimentos y los niños y las mujeres embarazadas corren riesgo de desnutrición”, advirtió Abdul Jabbar, médico de una aldea remota en Chitral.

Al menos 20 personas, que resultaron gravemente heridas en el terremoto, fueron trasladadas a Islamabad para su tratamiento.

Hacen falta con urgencia tabletas de purificación del agua para prevenir las enfermedades, exhortó. “En algunas zonas, las temperaturas son inferiores a los 0 grados (Celsius) y las personas ancianas y los niños padecen problemas respiratorios”, dijo.

“Hemos recibido a niños gravemente desnutridos que también padecen gripe y sarna”, destacó.

El ministro de Información de JP, Mushtaq Ahmed Ghani, informó que el gobierno envió 15.550 mantas, 8,750 tiendas de campaña, 3.500 esteras de plástico, 14.000 lonas, 11 toneladas de cajas de alimentos y 14 toneladas de agua embotellada para los damnificados.

Jamaat Islami, un partido político religioso, calificó de incompetente al gobierno por la demora en la prestación de los servicios necesarios. “La compensación es demasiado escasa para compensar por las pérdidas de los desplazados”, denunció el presidente del partido, Sirajul Haq JI.

Haq, que pertenece al distrito de Dir, donde murieron 26 personas y se derrumbaron 2.397 casas, dijo que la gente no puede dormir ya que carece de los refugios adecuados.

Traducido por Álvaro Queiruga

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal