Proyecto de empleo juvenil se destaca en Kenia
África, Comercio e inversiones, Desarrollo y ayuda, Destacados, Economía y comercio, Población, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Sociedad Civil, Trabajo, Últimas Noticias

Proyecto de empleo juvenil se destaca en Kenia

Mohammed Omar compra un boleto para utilizar los baños en el mercado Kongowea, de Kenia, donde unas 1.500 personas utilizan los servicios sanitarios cada día. Crédito: Miriam Gathigah/IPS

Mohammed Omar compra un boleto para utilizar los baños en el mercado Kongowea, de Kenia, donde unas 1.500 personas utilizan los servicios sanitarios cada día. Crédito: Miriam Gathigah/IPS

NAIROBI, 6 nov 2015 (IPS) - Aunque el gobierno de Kenia se comprometió a sacar a los jóvenes de la pobreza, en particular a los habitantes de los asentamientos informales, la corrupción reinante sigue afectando a los proyectos de empleo concebidos para ese grupo de población.

Una de esas iniciativas, en la órbita del estatal Servicio Nacional de la Juventud, está envuelto en un escándalo de malversación de fondos estimado en 7,8 millones de dólares.

"Tras una serie de proyectos fallidos destinados a la juventud, diseñados y gestionados por funcionarios del gobierno, necesitamos un modelo eficaz para asegurar que este tipo de proyectos no sean destruidos por funcionarios… codiciosos": Ted Ndebu.

“En el proyecto participaron jóvenes de los barrios pobres… gestionamos los residuos mediante la recolección de residuos sólidos, el desbloqueo de los sistemas de drenaje y la limpieza de los caminos de acceso dentro del barrio”, explicó Calvin Otieno, un habitante del tugurio de Kibera, uno de los más grandes de África.

La iniciativa se aplicó en 63 de los 290 distritos de Kenia, y benefició a 70.000 jóvenes en este país de 44 millones de habitantes sobre la costa oriental africana.

Estadísticas del Banco Mundial indican que más de 40 por ciento de los jóvenes keniatas viven con menos de un dólar al día. Por eso, “los cuatro dólares diarios que… recibieron (por participar en el proyecto) durante cinco días semanales fue un ingreso significativo”, consideró el analista Ted Ndebu, de Nairobi.

Para ayudarles a mejorar su situación financiera, los jóvenes debían ahorrar obligatoriamente un dólar cada día en una cuenta abierta para ellos por el Servicio Nacional de la Juventud.

Pero es posible que el esfuerzo haya sido en vano, dadas las acusaciones de malversación masiva de fondos vinculadas al proyecto.

“Tras una serie de proyectos fallidos destinados a la juventud, diseñados y gestionados por funcionarios del gobierno, necesitamos un modelo eficaz para asegurar que este tipo de proyectos no sean destruidos por funcionarios… codiciosos”, exhortó Ndebu.

Hamisa Zaja, de la organización no gubernamental Maji na Ufanisi, dedicada a los problemas de agua, saneamiento e higiene, dijo a IPS que ese modelo podría seguir el ejemplo de un proyecto juvenil que comenzó a aplicarse hace un año en el mercado Kongowea, en el austral condado de Mombasa.

El sector de los mercados públicos, uno de los más dinámicos de la economía informal de Kenia, padece muchos problemas que deben transformarse en oportunidades de generación de ingresos para los jóvenes, sostuvo Zaja.

Los grandes mercados están equipados con sanitarios que, en la mayoría de los casos, también tienen baños, “pero la mayoría de estas instalaciones han caído en mal estado porque no se limpian a menudo y presentan un grave riesgo para la salud de miles de usuarios”, explicó.

“A veces la situación conduce a la clausura indefinida de los mercados que afecta, directa e indirectamente, a millones de keniatas que dependen del mercado como medio de vida y para adquirir la comida”, añadió.

Esa era la situación en el mercado Kongowea en 2014, lo que inspiró a Zaja a hacerle una propuesta al gobernador del condado de Mombasa, Hassan Joho.

“Hay tantos jóvenes desempleados… y nuestro país también es conocido por el abuso de drogas y (otras) sustancias y, más recientemente, por el extremismo religioso y la consiguiente radicalización” de la juventud, afirmó.

“¿Qué pasaría si tuviéramos un proyecto donde estos jóvenes serían contratados para asumir los servicios de limpieza en el mercado, cobrarles a los usuarios y usar lo recaudado para pagarse a sí mismos al final del mes?”, le preguntó Zaja al gobernador.

Con ese fin, el 2 de septiembre de 2014, Maji na Ufanisi, el gobierno de Mombasa, los usuarios de los mercados y los jóvenes que trabajarían como limpiadores, cajeros y gerentes firmaron un memorándum de entendimiento.

La iniciativa recibió el nombre de Proyecto de agua y saneamiento del mercado de Kongowea. Zaja reclutó y capacitó a los 33 primeros jóvenes contratados.

“Tuvimos el apoyo del gobierno del condado y de la embajada de Suecia para comprar equipos de limpieza y detergente antes de que el proyecto pudiera autosostenerse”, informó.

Cuando los aseos y los baños estuvieron listos, se comenzó a cobrar una pequeña tarifa a los usuarios. Así, en el primer mes del proyecto se recaudaron 6.000 dólares.

El segundo mes elevó esa cifra a 8.000 dólares, y en la actualidad la iniciativa recauda al menos 16.600 dólares por mes.

“Cerca de 1.500 personas utilizan cada uno de los seis aseos, por lo que estamos muy ocupados. Aunque el mercado abre a las 03:00, nosotros abrimos a las 05:00 y cerramos a las 18:00″, precisó Adnaan Dino, un limpiador beneficiario del proyecto.

Dino es también una de las muchas historias de éxito del proyecto, ya que dejó atrás una vida marcada por el delito. Algunos de sus compañeros también son exreclusos, pero ahora son capaces de funcionar como miembros productivos de la sociedad.

Mohammed Omar, otro de los beneficiarios, dice que ahora hay al menos 90 jóvenes con empleo en el mercado.

“Esto significa que podemos trabajar en turnos, y muchos de los jóvenes volvieron a estudiar. El proyecto ofrece becas completas a varios jóvenes en colegios y universidades”, destacó.

Unos diez jóvenes asisten a clases nocturnas en la universidad, confirmó Zaja. “También les pagamos las cuotas escolares a 34… alumnos que viven con discapacidad”, agregó.

Omar adelanta que se avecinan más oportunidades de empleo. “Ya está casi hecho un nuevo bloque, que será más grande que el resto, con 20 inodoros y 20 cuartos de baño”, observó.

Zaja añade que los jóvenes también están trabajando para encargarse de la gestión de residuos del mercado, que cuenta con 42 secciones. Los beneficiarios trabajarán en turnos y recibirán en total al menos 300 dólares diarios por este servicio.

El proyecto no solo recibió elogios a nivel local, también ganó el Premio Juvenil al Saneamiento de África 2015, frente a más de 1.000 competidores de 54 países africanos.

Traducido por Álvaro Queiruga

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal