Migrantes climáticos son invisibles en el sur de Asia
Ambiente, Asia-Pacífico, Cambio climático, Derechos humanos, Desarrollo y ayuda, Destacados, Emergencias Humanitarias, Género, Migraciones y refugiados, Mujer y cambio climático, Población, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Últimas Noticias

Migrantes climáticos son invisibles en el sur de Asia

Damnificados por las inundaciones reciben comida de emergencia en una aldea costera en el estado oriental de Odisha, en India. Crédito: Manipadma Jena / IPS

Damnificados por las inundaciones reciben comida de emergencia en una aldea costera en el estado oriental de Odisha, en India. Crédito: Manipadma Jena / IPS

NUEVA DELHI, 14 dic 2016 (IPS) - Tasura Begum recuerda el día en que ella y su esposo observaron cómo el poderoso río Padma se llevó su vivienda de paja y su pequeña granja en la aldea de Beparikandi, de Bangladesh, y con ellas, sus esperanzas y sueños.

Su marido tuvo que emigrar a Arabia Saudita para trabajar en la construcción y poder pagar el préstamo que habían sacado para comprar comida y construir otra choza más alejada del río. Su hijo mayor se fue a Daca y dejó a Begum con un hijo de cuatro años y una hija adolescente que sueña con convertirse en médica para curar la enfermedad renal de su madre.

"La invisibilidad de quienes se ven obligados a irse de sus hogares a raíz del cambio climático implica que… posiblemente no reciban las mismas protecciones y derechos otorgados a los demás desplazados internos o refugiados": Harjeet Singh.

Las malas cosechas, el aumento del nivel del mar y las inundaciones provocadas por el cambio climático generan más emigración que nunca en el sur de Asia, según el estudio El Cambio climático no tiene fronteras, publicado el 8 de este mes en forma conjunta por ActionAid,  Climate Action Network-South Asia y Pan para el Mundo.

Abordar las brechas políticas antes que las fuerzas del clima provoquen emigración en masa, xenofobia y conflictos

Las tres organizaciones internacionales advierten sobre las consecuencias del cambio climático, en particular en Bangladesh, India, Nepal y Sri Lanka, y piden a los gobiernos que reconozcan y remedien las carencias en políticas estatales antes de que exploten y se conviertan en emigración masiva, descontento y conflictos por los recursos.

Desastres repentinos, como ciclones e inundaciones, pueden provocar desplazamientos temporales. Pero si estos hechos se reiteran, la gente puede perder sus ahorros y sus bienes hasta que se ve obligada a trasladarse a otras ciudades o países, incluso ilegalmente, para encontrar trabajo, según varios estudios.

La salinización por el aumento del nivel del mar y la pérdida de tierra por la erosión, entre otros factores, también obliga a la gente a abandonar sus hogares en el sur de Asia, donde la dependencia de los recursos naturales y la pobreza son altas.

El ciclón Roanu pasó por Bangladesh, India y Sri Lanka en mayo, y provocó daños generalizados con costos de reconstrucción estimados en 1.700 millones de dólares.

El impacto de la sequía y la falta de cultivos este año se extendió por Bangladesh, India, Nepal y Sri Lanka, afectando a 330 millones de personas solo en India.

En 2015, Asia meridional – que tuvo 52 desastres y 14.650 muertes, o 64 por ciento de las víctimas del planeta por este motivo – fue la subregión más propensa a los desastres dentro de la región de Asia-Pacífico, que a su vez es la más propensa a los desastres de todo el mundo, según la Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia y el Pacífico (Unescap).

Una semana después de que el agua arrasara con su casa, esta familia de Odisha sigue viviendo en la calle. El padre tuvo que irse a trabajar al vecino estado de Andhra Pradesh. Crédito: Manipadma Jena / IPS

Una semana después de que el agua arrasara con su casa, esta familia de Odisha sigue viviendo en la calle. El padre tuvo que irse a trabajar al vecino estado de Andhra Pradesh. Crédito: Manipadma Jena / IPS

Entre 2008 y 2013, los desastres naturales desplazaron a más de 46 millones de personas en el sur de Asia. India ocupó el primer lugar, con 26 millones de personas desplazadas, según el Centro de Monitoreo de Desplazamiento Interno, con sede en Ginebra.

El estudio Perspectivas del Medio Ambiente Mundial (GEO-6), del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente advierte que 40 millones de personas en India y 25 millones en Bangladesh – aproximadamente tres por ciento y 16 por ciento de las respectivas poblaciones – correrán riesgo por el incremento del nivel del mar en 2050.

“A pesar de las señales claras, la magnitud del cambio climático como un factor adicional de expulsión sigue siendo mayormente invisible en el discurso sobre la migración”, afirmó Harjeet Singh, referente de ActionAid sobre el cambio climático.

“La invisibilidad de quienes se ven obligados a irse de sus hogares a raíz del cambio climático implica que… posiblemente no reciban las mismas protecciones y derechos otorgados a los demás desplazados internos o refugiados”, agregó Singh, en diálogo con IPS.

“Las poblaciones obligadas a emigrar, llevadas por la desesperación y la falta de opciones, son menos seguras cuando abandonan su tierra por otras desconocidas. Tienen que optar por empleos menos remunerados, a menudo son explotados y padecen hostigamiento”, observó Sanjay Vashist, director para el sur de Asia de Climate Action Network.

Mujeres víctimas de trata y explotadas carecen de redes de seguridad social

El informe apunta también a la creciente trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual como resultado de la migración, así como a la carga que padecen las mujeres que se quedan atrás cuando sus maridos son obligados a emigrar, como Tasura Begum.

Las mujeres que emigran solas son las más vulnerables a la explotación y al abuso. Las jóvenes nepalíes y bangladesíes que buscan trabajo en India no tienen otro contacto que los de “agentes” locales que les prometen empleo, sobre todo como empleadas domésticas. Pero en muchos casos estos agentes son en realidad traficantes. Cuando las migrantes llegan a las ciudades, se ven obligadas a trabajar en burdeles, contra su voluntad.

Si bien este fenómeno ocurre desde hace años y está reconocido, el informe aun no se comprende del todo el grado en que el cambio climático contribuye al problema.

De acuerdo con el Banco Mundial, 12,5 por ciento de los hogares de Bangladesh, 14 por ciento en India y hasta 28 por ciento en Nepal son conducidos por mujeres, muchas veces como consecuencia de la migración masculina.

“Se necesitan definiciones más claras para la migración y el desplazamiento climático, y éstas deben proporcionar la base para la recopilación y el análisis de datos, y políticas claras basadas en los derechos” humanos, dijo Singh a IPS desde el Foro Mundial sobre Migración y Desarrollo, celebrado en Bangladesh del 8 al 12 de diciembre.

“El Mecanismo Internacional de Naciones Unidas sobre Pérdidas y Daños (aprobado en Varsovia en 2013) debe… garantizar la protección legal de las personas forzadas a emigrar o que fueron desplazadas por el cambio climático”, dijo Singh.

Los recursos hídricos transfronterizos, que en gran parte son procesos políticos muy complejos, también exacerban la vulnerabilidad de las comunidades ante el cambio climático, destaca el informe.

“Los gobiernos de Asia meridional deben reconocer que el cambio climático no conoce fronteras… tienen la responsabilidad de usar nuestros ecosistemas compartidos, ríos, montañas, historia y culturas para buscar soluciones comunes a las sequías, el aumento del nivel y la escasez de agua”, exhortó Vashist.

Traducido por Álvaro Queiruga

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal