Alimentación y agricultura, Ambiente, Asia-Pacífico, Desarrollo y ayuda, Destacados, Mujer y salud, Población, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Salud, Sociedad Civil, Últimas Noticias

Cocinas mejoradas para limpiar el aire de las casas en India

Las mujeres y los niños son las principales víctimas de la contaminación del aire interior de las casas en las zonas rurales pobres de India. Crédito: Athar Parvaiz / IPS

Las mujeres y los niños son las principales víctimas de la contaminación del aire interior de las casas en las zonas rurales pobres de India. Crédito: Athar Parvaiz / IPS

DARJEELING, India, 22 feb 2017 (IPS) - Las comunidades de montaña en la zona del Himalaya de India dependen casi por completo de los bosques para conseguir leña, a pesar de que la práctica se considera una de las causas más importantes de pérdida forestal y de contaminación del aire interior de las viviendas.

La quema indebida de combustibles como la leña en espacios cerrados libera peligrosos contaminantes del aire, mientras que la recolección de leña y el cocinar en cocinas tradicionales consume mucho tiempo, especialmente para las mujeres.

La quema indebida de combustibles como la leña en espacios cerrados libera peligrosos contaminantes del aire, mientras que la recolección de leña y el cocinar en cocinas tradicionales lleva mucho tiempo, especialmente a las mujeres.

La Organización Mundial de la Salud calcula que 4,3 millones de personas mueren en el mundo cada año por enfermedades atribuibles a la contaminación del aire interior. Se cree que las mujeres, las niñas y los niños corren un mayor riesgo de sufrir las consecuencias de esa contaminación, ya que pasan más horas en casa.

Datos del censo de 2011 revelan que 142 millones de hogares rurales en India dependen exclusivamente de combustibles como leña y estiércol de vaca para cocinar.

A pesar de los fuertes subsidios que aplicaron los gobiernos sucesivos desde 1985 para que combustibles más limpios, como el gas licuado del petróleo (GLP) estén a disposición de la población pobre, millones de hogares siguen luchando para poder pagar una energía más limpia, lo que los obliga a optar por sustancias tradicionales y más dañinas.

Esto hizo que organizaciones como la Fundación Ashoka para la Investigación en Ecología y Ambiente (ATREE), con sede en Bangalore, ayuden a las comunidades de montaña para minimizar los riesgos sanitarios y ambientales derivados del uso de la leña para cocinar en lugares cerrados.

IPS habló con la directora regional de ATREE para el nordeste de India, Sarala Khaling, que supervisa el proyecto de cocinas mejoradas (CM) gestionado por la organización en Darjeeling, Himalaya.

IPS: ¿Qué le impulsó a comenzar el programa de CM en la zona de Darjeeling?

Sarala Khaling: En muchas zonas remotas del bosque de Darjeeling realizamos una encuesta y descubrimos que la gente depende de la leña, ya que es la única fuente barata en comparación con GLP, queroseno y electricidad… alrededor del Parque Nacional de Singhalila y el Santuario de Vida Silvestre Senchal, se encontró que el consumo medio de leña fue de 23,56 kilogramos por hogar y por día.

Por lo tanto, pensamos en proporcionar apoyo tecnológico a esa gente para minimizar la degradación forestal y la contaminación en interiores, que es peligrosa para la salud humana y también contribuye al calentamiento global. Así es como empezamos a sustituir las cocinas tradicionales por cocinas de cocción mejoradas, que consumen mucho menos leña, además de reducir la contaminación.

IPS: ¿Cuántas CM se han instalado?

SK: Hasta el momento ATREE instaló 668 unidades de CM en diferentes localidades de Darjeeling. Después de la instalación… realizamos otra encuesta y los resultados mostraron una reducción del consumo de leña de 40 a 50 por ciento y también un ahorro de 10 a 15 minutos de tiempo al cocinar, además de que se mantienen las cocinas libres de humo y contaminación.

Hemos capacitado a más de 200 miembros de la comunidad y seleccionado Promotores de CM para poder armar una microempresa. Existen ocho modelos de CM para diferentes grupos destinatarios, como las cocinas destinadas a las familias, al ganado y los modelos comerciales que atienden a albergues, hoteles y escuelas.

Una cocina mejorada mantiene sin humo a esta casa en la zona del Himalaya de India. Crédito: Athar Parvaiz / IPS

Una cocina mejorada mantiene sin humo a esta casa en la zona del Himalaya de India. Crédito: Athar Parvaiz / IPS

IPS: ¿Cuándo comenzó el proyecto?

SK: Trabajamos con la energía eficiente desde 2012. La tecnología fue adaptada del área contigua de Nepal, el distrito de Ilam. Todos los modelos que hemos adoptado proceden de la organización nepalí Centro de Desarrollo de la Comunidad Namsaling. Esto se debe a las similitudes culturales y climáticas de la región. A menos que los modelos sean adecuados para la cultura local, las comunidades no aceptarán las tecnologías.

IPS: ¿Quiénes son los beneficiarios?

SK: Los beneficiarios son las comunidades locales de 30 aldeas en las que trabajamos, ya que estas personas son totalmente dependientes de la leña y viven en las cercanías de los bosques.

IPS: ¿Cuáles son los beneficios sanitarios del uso de CM, especialmente para las mujeres y los niños?

SK: Las mujeres pasan más tiempo en la cocina, lo que significa que los niños pequeños que dependen de sus madres también pasan mucho tiempo en la cocina. Definitivamente el ambiente sin humo en la cocina debe tener un efecto positivo en la salud, especialmente las condiciones respiratorias. También la cocina es más limpia, así como los utensilios. Y luego el consumo menor de leña significa que las mujeres pasan menos tiempo recolectándola ahorrándose así la fatiga.

IPS: ¿Qué dicen los beneficiarios?

SK: La respuesta de las personas que adoptaron esta tecnología ha sido positiva. Dicen que las CM consumen menos leña y les dan mucha comodidad para cocinar en un ambiente libre de humo. Las mujeres nos dijeron que sus cocinas se ven más limpias, así como los utensilios.

IPS: ¿Cuánto cuesta tener una cocina limpia? ¿Y puede un hogar conseguirlo por sí solo?

SK: Cuesta alrededor de 37 dólares fabricar una. ATREE solo aporta los gastos de mano de obra… Por supuesto que apoyamos la capacitación, movilización, monitoreo y divulgación y extensión. Y sí, existen muchas casas fuera de los sitios de nuestros proyectos que también han adoptado esta tecnología. El material que se usa para la cocina limpia se hace localmente, como ladrillos, estiércol de vaca, sal, melaza y piezas de hierro.

IPS: ¿Se tiene una meta en cuanto al número de hogares que se desea cubrir en un cierto período de tiempo?

SK: Pretendemos proporcionar 1.200 unidades al mismo número de hogares. Pero, dependiendo de la captación, vamos a ampliar (esa cantidad). Nuestro objetivo principal es hacer que esto sea sostenible y no algo que se distribuya gratuitamente. Nuestro modelo es la selección y capacitación de miembros de la comunidad.

Queremos que estos miembros de la comunidad entrenados se conviertan en personas de recursos y se organicen en una microempresa de promotores de CM.

Traducido por Álvaro Queiruga

 

 


Únete a la conversación

X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal