Asia-Pacífico, Ayuda al desarrollo, Cambio climático, Desarrollo y ayuda, Destacados, Economía verde, Economía y comercio, Energía, La integración y el desarrollo según Brasil, Población, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Proyectos, Recursos naturales, Últimas Noticias

Electricidad se abre paso en zonas rurales de India

Más niñas van a la escuela en zonas rurales de Bihar, India ahora que la conexión a minirredes de electricidad les brinda dos horas adicionales de estudio por la noche. Crédito: Manipadma Jena / IPS

Más niñas van a la escuela en zonas rurales de Bihar, India ahora que la conexión a minirredes de electricidad les brinda dos horas adicionales de estudio por la noche. Crédito: Manipadma Jena / IPS

NUEVA DELHI, 20 feb 2017 (IPS) - Jaipal Hembrum dirige tres empresas unipersonales desde su casa – un taller de reparación de bicicletas, un pequeño puesto de comida y una sastrería – en Kautuka, una aldea en el este de India. El hombre de 38 años, padre de tres hijas, dice que dos bombillas  eléctricas alimentadas por un innovador sistema de energía solar cambiaron su vida.

El acceso a la electricidad permitiría un notable avance económico de la población rural de India ya que 237 millones de personas, o la quinta parte de los 1.300 millones de habitantes del país,  carecen de acceso.

El desafío que tiene India es cómo satisfacer sus necesidades energéticas sin comprometer la sostenibilidad ambiental, y a la vez cumplir con el compromiso de reducción de emisiones asumido en el Acuerdo de París sobre cambio climático.

El Centro para la Ciencia y el Ambiente, con sede en Delhi, calcula que incluso si la mitad de los hogares que se consideran conectados a la red eléctrica nacional no reciben el suministro asegurado de seis horas ininterrumpidas, el total de personas sin electricidad en India ascendería a 650 millones.

Las minirredes de energía renovable, particularmente en las aldeas remotas, se consideran la mejor opción para abastecer la demanda local doméstica y comercial generando energía en la fuente de consumo. Se trata de un sistema descentralizado que proporciona un generador de energía renovable con una capacidad mínima de 10 kilovatios o más.

Esto lo confirma la iniciativa Energía Inteligente para el Desarrollo Rural (SPRD) de la estadounidense Fundación Rockefeller en dos de los estados más pobres del país, Bihar y Uttar Pradesh, donde 16 y 36 por ciento de los hogares, respectivamente, están electrificados. Cerca de 55 por ciento de los hogares rurales de India tienen acceso a la energía, a menudo de calidad poco confiable.

Iniciado en 2014, el proyecto SPRD ayudó a establecer cerca de 100 plantas de minirredes en los estados de Uttar Pradesh, Bihar y Jharkhand. Según fuentes de la Fundación Rockefeller, las plantas atienden a 38.000 clientes, incluidos más de 6.500 hogares, 3.800 empresas y más de 120 instituciones, torres de telecomunicaciones y microempresas.

Entre 2014 y 2017, la Fundación Rockefeller pretende cambiar la situación de 1.000 poblados sin electricidad en India, beneficiando a alrededor de un millón de habitantes rurales. Para este esfuerzo, la institución destinó 75 millones de dólares y se asoció con Smart Power India, una entidad diseñada para trabajar en estrecha colaboración con una amplia gama de interesados ​​que ayudan a ampliar el mercado de energía fuera de la red nacional.

¿Qué pueden hacer las minirredes? Mucho

Una reciente evaluación del impacto que tienen las minirredes en Bihar y Uttar Pradesh reveló una amplia gama de beneficios económicos, sociales y ambientales.

Aumentó la cantidad de empresas nuevas y 70 por ciento de las microempresas existentes reportaron un mayor número de clientes tras su conexión a las minirredes. Ochenta por ciento de ellas planea expandirse.

Nueve de cada 10 usuarios dijeron que el tiempo que sus hijos le dedican diariamente al estudio aumentó dos horas desde que tienen electricidad. Las mujeres también aseguran tener más movilidad por la noche, mientras que los casos de robos descendieron. El uso de queroseno y diésel cayó drásticamente a virtualmente cero.

Electricidad se abre paso en zonas rurales de India

Jaipal Hembrum trabaja en su sastrería por la noche gracias a la luz que le brinda una bombilla de energía solar. Crédito: Manipadma Jena / IPS

Microempresas como cibercafés, estaciones de gasolina, talleres de reparación de móviles y de ventiladores, bancos, escuelas y hospitales conforman la sección de clientes comerciales de mayor crecimiento de las minirredes construidas por Smart Power India.

En la aldea Shivpura, de Uttar Pradesh, donde Tara Urja, una pequeña empresa de servicios de energía comenzó a suministrar electricidad con una planta solar de 30 kilovatios, Sandeep Jaiswal instaló un procesador de purificación de agua en 2015.

En poco más de un mes ya distribuía 1.200 litros de agua en su camioneta nueva a 40 clientes. Tara apoyó financieramente a Jaiswal con 530 dólares, a cambio de un contrato de un año para adquirirle electricidad a la empresa.

Smart Power India apoya el desarrollo de microempresas rurales mediante préstamos y alianzas con empresas más grandes con cadenas de valor rural, por ejemplo, los centros comerciales de las ciudades que compran verduras a las granjas.

La innovación de un modelo de negocio que impulsa la construcción de minirredes

La sostenibilidad de las empresas privadas en el sector de suministro de energía rural depende de la generación de ingresos suficientes a largo plazo. 

Para que sea rentable y las empresas de energía de menor escala puedan llevar electricidad a las zonas rurales del mundo en desarrollo, el modelo Smart Power garantiza ingresos estables a los sectores de rápido crecimiento con necesidades energéticas importantes, como las torres de telecomunicaciones.

“Existe la oportunidad de catalizar los sectores de telecomunicaciones y de energía fuera de la red. Actualmente, las torres de telefonía celular en las zonas rurales a menudo son abastecidas por generadores diésel caros y las compañías buscan alternativas más baratas, lo cual genera la posibilidad de un ancla fuerte”, explica Ashvin Dayal, director gerente para Asia de la Fundación Rockefeller.

Las torres de telecomunicaciones, al convertirse en clientes “ancla”, ayudan a que las empresas de energía sean rentables.

Datos oficiales indican que las 350.000 torres de telecomunicaciones existentes en el país consumen 2.000 millones de litros de diésel por año. El desafío que tiene India es cómo satisfacer sus necesidades energéticas sin comprometer la sostenibilidad ambiental, y a la vez cumplir con el compromiso de reducción de emisiones asumido en el Acuerdo de París sobre cambio climático.

El costo de la energía solar por unidad descendió a 0,045 centavos, lo que hace cada vez más factible cambiarse a las minirredes de energía renovable, lo que ahorraría considerables subsidios que se gastan en los combustibles fósiles.

El gobierno en 2016 decidió construir en los próximos cinco años 10.000 minirredes con una capacidad de 500 megavatios, pero esto evidentemente no alcanza, aseguran los expertos.

India tiene un potencial de casi 750.000 megavatios de energía solar.

En todo el mundo, cerca de 1.300 millones de personas carecen de acceso a medios de electricidad fiables y asequibles sin los cuales el aumento de sus ingresos, la mejora de la seguridad alimentaria y la salud, la educación de los niños y el acceso a servicios de información clave se convierten en un escollo importante.

El acceso a la energía es fundamental para alcanzar varios de los  Objetivos de Desarrollo Sostenible para el año 2030.

Traducido por Álvaro Queiruga

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal