África, Alimentación y agricultura, Conflictos armados, Derechos humanos, Desarrollo y ayuda, Destacados, Emergencias Humanitarias, Gobernanza mundial, Migraciones y refugiados, Mundo, Naciones Unidas, Últimas Noticias

Inseguridad agrava escasez de alimentos en el lago Chad

Toby Lanzer, secretario general adjunto de la ONU y coordinador regional humanitario para el Sahel. Crédito: L. Rowlands/IPS.

Toby Lanzer, secretario general adjunto de la ONU y coordinador regional humanitario para el Sahel. Crédito: L. Rowlands/IPS.

NACIONES UNIDAS, 1 feb 2017 (IPS) - Niñas y niños menores de cinco años mueren por falta de alimentos en algunas zonas del lago Chad, denunció Toby Lanzer, secretario general adjunto de la ONU y coordinador humanitario regional para el Sahel.

“Vi adultos tan debilitados y sin energía que no podían pararse, y un pueblo entero sin niños de dos, tres y cuatro años; cuando preguntamos dónde estaban, y me enfado cuando lo cuento, nos dijeron que habían muerto, de hambre”, relató.

Esa fue la situación que Lanzer encontró cuando visitó el pueblo de Bama, en el norte de Nigeria, en 2016.

El representante de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) describió la realidad en la zona en un debate con dirigentes políticos, diplomáticos y periodistas en el Instituto Internacional para la Paz, un grupo de estudio con sede en Nueva York, el 25 de enero.

La crisis dejó a millones de personas viviendo al límite en la cuenca del lago Chad, debido a una combinación de pobreza extrema, cambio climático y extremismo violento, precisó Lanzer.

Cuatro países, Chad, Camerún, Níger y Nigeria rodean el lago, que se redujo de forma drástica desde la década del 60.

“En la zona del lago Chad, hay actualmente más de 10 millones de personas, las que podría clasificar como que están en una situación desesperada con necesidad de asistencia vital”, subrayó. Entre ellas, hay 7,1 millones en condición de “inseguridad alimentaria grave”, acotó.

La violencia en la región contribuyó a la escasez de alimentos, aseguró en respuesta a una consulta de IPS.

“Alrededor de 85 por ciento de la población en esa parte del mundo depende del clima, de la agricultura y de la cría de animales, es una comunidad de agricultores pastores”, precisó Lanzer.

“Si tienes restricciones de movimiento, no puedes plantar, y las comunidades de la cuenca del lago Chad perdieron las últimas tres temporadas de cosechas; si no plantas, no cosechas y si no cosechas, no tienes comida”, explicó.

“Si tu ganado o tus cabras y animales no se mueven, las vacas se enferman y se mueren y pierdes tu sustento”, apuntó.

Lanzer, cuyo trabajo humanitario lo llevó a Sudán, Sudán del Sur, Timor Oriental y República Centroafricana, dijo que la pobreza en la región del lago Chad es de las peores que haya conocido.

“No creo haber visto antes aldeas, donde la gente no tiene chancletas ni plástico”, acotó.

Lanzer explicó que la violencia actual en la zona, a manos del grupo extremista Boko Haram, entre otros, es uno de los mayores factores que perturban la vida de la población local.

Por su parte, Els Debuf, asesora y directora de Asuntos Humanitarios del Instituto Internacional para la Paz, remarcó que la crisis en el lago Chad es una de las más graves, pero también una de las menos denunciadas.

A pesar de la extrema pobreza, las comunidades también alojaban a refugiados y a personas desplazadas, añadió.

“Cerca de dos millones y medio de refugiados y desplazados, la vasta mayoría de los cuales son niñas y niños, encontraron refugio en la región gracias a las comunidades locales, que están entre las más pobres y vulnerables del mundo”, subrayó Debuf.

El gobierno de Noruega, Nigeria y Alemania organizan una conferencia de donantes para reunir fondos y hacer frente a la crisis en Nigeria y en la región del lago Chad el 24 de este mes en Oslo.

Traducido por Verónica Firme

 

Etiquetas / Tags



X
Hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Boletín semanal