Alimentación y agricultura, América Latina y el Caribe, Destacados, Mundo, Naciones Unidas, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Últimas Noticias

Lucha contra el hambre influye en el mundo desde América Latina

Niños y niñas almuerzan en una escuela del estado de Río de Janeiro, en Brasil, en una comunidad donde la mayoría vive en pobreza, pero gracias a la sinergia entre la agricultura familiar y la alimentación en las escuelas se ha logrado eliminar la malnutrición entre el alumnado. Crédito: Mario Osava/IPS

Niños y niñas almuerzan en una escuela del estado de Río de Janeiro, en Brasil, en una comunidad donde la mayoría vive en pobreza, pero gracias a la sinergia entre la agricultura familiar y la alimentación en las escuelas se ha logrado eliminar la malnutrición entre el alumnado. Crédito: Mario Osava/IPS

SANTIAGO/RÍO DE JANEIRO, 10 feb 2017 (IPS) - Primero desde Brasil y después desde América Latina,  se ha expandido por el mundo un modelo de lucha contra el hambre y la malnutrición con alcance global y éxitos dentro y fuera de la región, resalta una distinción para su gran promotor, José Graziano da Silva, actual director general de la FAO.

Graziano es uno de los “Latinoamericanos Globales” 2016, aquellos que tienen una influencia a nivel mundial, en un listado elaborado por la edición internacional de la revista AméricaEconomía, donde también están el papa Francisco, el empresario Carlos Slim, el escritor Mario Vargas Llosa,  la promotora del microcrédito María Otero, el restaurador Gastón Acuario, el periodista Jorge Ramos o el poeta Rafael Cadenas.

“Se trata de alguien que ha sido de los más constantes y perseverantes en el tema de la seguridad alimentaria, ha desarrollado todo el tema de la vida rural y por eso lo hemos destacado”, resumió a IPS el director de medios digitales de la publicación, Lino Solís de Ovando.

AméricaEconomía, cuya revista internacional se edita en Santiago y tiene ocho ediciones nacionales o subregionales, además de una gran plataforma digital, busca con esta “medición inédita” brindar “el listado de 25 hombres y mujeres más influyentes”, explicó. No todos están necesariamente “en la primera fila del teatro”, pero todos ellos son “los que realmente generan cambios” globales desde su actividad, subrayó.

Graziano, director general de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) desde 2012, donde permanecerá hasta 2019 después de ser reelegido para un segundo mandato en 2015, fue el impulsor en Brasil del Programa Hambre Cero, que se ejecutó parcialmente pero trazó un nuevo modelo mundial.

“Los reconocimientos a las personas son reconocimientos a las ideas y a las causas a las que dedican su vida. En este caso, se trata de un reconocimiento al desarrollo rural y la lucha contra el hambre en América Latina y en todo el mundo”, dijo Graziano el jueves 9 sobre su inclusión en el listado de figuras latinoamericanas con influencia mundial.

Ministro especial de Seguridad Alimentaria (2003-2006), durante los primeros años de la presidencia del izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) , “Graziano tuvo un rol decisivo al buscar estrategias de combate al hambre que combinaban acciones estructurales con las emergenciales”, evaluó a IPS el director ejecutivo de ActionAid International, Adriano Campolina.

El director general de la FAO, José Graziano da Silva, durante su intervención en la V Cumbre de la Celac, en Punta Cana, en República Dominicana. Crédito: FAO

El director general de la FAO, José Graziano da Silva, durante su intervención en la V Cumbre de la Celac, en Punta Cana, en República Dominicana. Crédito: FAO

“Sus esfuerzos se tradujeron en crédito a la agricultura familiar, mejora en la alimentación escolar y políticas de transferencia de renta, entre otras iniciativas”, indicó desde la sede central de la organización humanitaria en Johannesburgo, en Sudáfrica.

A juicio de Campolina, en su estrategia “tuvo la sabiduría de identificar en la sociedad las alternativas eficaces y emancipadoras del combate al hambre”, traduciéndolas en políticas públicas y “reconociendo que muchas soluciones estaban en las experiencias exitosas que movimientos sociales y organizaciones no gubernamentales venían desarrollando”.

A Graziano correspondió poner en marcha “el más importante programa del gobierno de Lula, el Hambre Cero,  que tuvo plena aceptación de todos los segmentos de la sociedad brasileña, incluso de quienes se oponían al Partido de los Trabajadores (PT) de Lula”,  recordó Frei Betto, quien ayudó a diseñar e impulsar el programa, como asesor especial de la Presidencia.

“El Hambre Cero comprendía más de 60 programas complementarios, incluyendo reforma agraria, sindicalización, agricultura familiar, captación de recursos hídricos y otros”, con un carácter “emancipador”, recordó a IPS el conocido escritor católico, también asesor de movimientos sociales.

La administración le tocaría a “la sociedad civil organizada en Comités Gestores, que fueron implantados en más de 2.500 municipios, mitad del total en Brasil, durante la gestión de Graziano”, detalló Betto.

Pero en 2004 el gobierno decidió concentrar los esfuerzos en la transferencia de renta, la Beca Familia, “de carácter compensatorio”. Ello llevó a Betto a su renuncia, mientras Graziano permaneció como asesor del presidente, hasta su designación en 2006 como representante regional de la FAO para América Latina y el Caribe.

“La sustitución del Hambre Cero por el programa Beca Familia”, de subsidios directos,  se debió a presiones de alcaldías que deseaban controlar el catastro de beneficiarios con fines electoralistas, evaluó Betto.

“Graziano, felizmente, fue reconocido internacionalmente, elegido y reelegido para dirigir la FAO, llevando a otros países la propuesta y la experiencia del Hambre Cero”, concluyó.

“En la FAO, Graziano tuvo el coraje político de reconocer el papel primordial de la agricultura familiar y campesina, de las mujeres agricultoras, del agroecología y la agricultura sustentable en la erradicación del hambre”, destacó Campolina.

Valorizar esas corrientes, en lugar de priorizar la agricultura de latifundios y transnacionales que abusan de agrotóxicos, constituye “el cambio de paradigma que permite combatir las causas estructurales del hambre”, sostuvo.

“El liderazgo de Graziano fortaleció la lucha por el acceso a la tierra y al territorio, a la sustentabilidad, y al fortalecimiento de los agricultores y agricultoras familiares, que producen 80 por ciento de los alimentos en el mundo”, sentenció el director directivo de ActionAid International.

Francisco Menezes, economista y expresidente del brasileño Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (2003-2207), destacó que un legado de Graziano es haber conseguido que en Brasil, en América Latina y en el mundo, se haya pasado “a dar prioridad a la seguridad alimentaria como objetivo”.

El propio Graziano se mostró esperanzado en la V Cumbre de la Comunidad de Estados Caribeños y Latinoamericanos (Celac), celebrada en enero, sobre que “América Latina y el Caribe podría ser la primera región en desarrollo en erradicar completamente el hambre”.

Para ello, es necesario, dijo que sus gobiernos refuercen la implementación del Plan de Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre, elaborado por la Celac con apoyo de la FAO y que tiene por meta acabar con el problema en la región para 2025.

Solís de Ovando resaltó también como algo positivo durante la gestión de Graziano en la FAO, el haber puesto el foco en el tema de la obesidad y el sobrepeso,  que ya afecta a 360 millones de personas en la región, según un estudio del organismo, lanzado en enero.

En su ránking “Latinoamericanos Globales” 2016, AméricaEconomía también destacó la labor del director general de la FAO en la promoción de la cooperación Sur-Sur, con el intercambio de soluciones y experiencias entre los países de las diferentes regiones del Sur Global, en procura de la seguridad alimentaria y el desarrollo sostenible.

Editado por Estrella Gutiérrez

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal