El sol comienza a brillar en la electricidad de Cuba
Ambiente, América Latina y el Caribe, Destacados, Energía, La integración y el desarrollo según Brasil, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Proyectos, Últimas Noticias

El sol comienza a brillar en la electricidad de Cuba

Un operario supervisa en bicicleta las 5,5 hectáreas cubiertas por los conversores de electricidad en el Parque Solar Fotovoltaico Santa Teresa, en la periferia sur de Guantánamo, en el oriente de Cuba. Se aspira a que la instalación cuente con 34 hectáreas de paneles. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

Un operario supervisa en bicicleta las 5,5 hectáreas cubiertas por los conversores de electricidad en el Parque Solar Fotovoltaico Santa Teresa, en la periferia sur de Guantánamo, en el oriente de Cuba. Se aspira a que la instalación cuente con 34 hectáreas de paneles. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

GUANTÁNAMO, Cuba, 23 mar 2017 (IPS) - Un camino polvoriento conduce al Parque Solar Fotovoltaico Santa Teresa, en la periferia del sur de la ciudad de Guantánamo, en el oriente cubano. Ahí 20.400 paneles absorben los rayos del inclemente sol vespertino en un descampado donde aún quedan hectáreas por aprovechar. 

Sobre una bicicleta, un operario recorre las 5,5 hectáreas cubiertas por los conversores de electricidad, que funcionan en silencio a diferencia de las ruidosas y humeantes plantas termoeléctricas tradicionales. Se aspira a cubrir con paneles 34 hectáreas en las adyacencias del barrio suburbano de Los Güiros.

“La experiencias es muy positiva pero todavía hay resistencia a estas tecnologías nuevas. No todos los decisores están completamente convencidos de que esta tecnología puede reemplazar muchas cosas”, dijo a IPS el ingeniero eléctrico Ismael Matos, que se especializó en el mantenimiento de centrales fotovoltaicas dentro de la empresa estatal Hidroenergia.

“Aunque hemos visto progresos recientes en el convencimiento sobre la importancia para Cuba de las energías renovables”, valoró el experto, en referencia a los acelerados planes nacionales para que en 2030 la generación de electricidad provenga en 24 por ciento de la biomasa, los vientos y las radiaciones solares.

La provincia de Guantánamo resguarda una fuerte experiencia en la materia, personal calificado y evidencias de sus beneficios por ser la provincia cubana que, por diversas causas, más explota las energías renovables sobre todo biomasa como bagazo de caña en los centrales azucareros y leña para cocinar, fotovoltaica e hidráulica.

Mientras las fuentes renovables cubren 22,4 por ciento de la energía primaria en Cuba, estas representan 43 por ciento de la energía consumida en esta provincia de 514.909 habitantes y amplias zonas intrincadas, montañosas y una franja semiárida en la costa sur.

Incluso la provincia de Guantánamo aporta alrededor de 10 megavatios/hora (MW/h) de energía limpia  al Sistema Electroenergético Nacional (SEN), la red nacional de generación y distribución que se compone básicamente de nueve plantas térmicas y 1.412 grupos electrógenos a diésel y fueloil.

Actualmente, la participación de las fuentes renovables de energía en la producción de electricidad constituye 4,5 por ciento, a partir de pequeñas instalaciones como los 22 parques solares en explotación y los productores de energía eléctrica para su propio consumo como centrales azucareros y fábricas de níquel.

Del total aportado por Guantánamo, el parque fotovoltaico de Santa Teresa produce 5,1 MW/h y el resto lo generan cuatro plantas hidroeléctricas de pequeño porte, detalló Matos, quien señala como gran reto de este país insular caribeño el conectar al SEN más generadores con fuentes renovables en busca de la sostenibilidad y soberanía energética.

La energía fotovoltaica llega por los tendidos eléctricos a las pequeñas comunidades rurales de la provincia de Guantánamo, siguiendo los caminos de tierra que comunican a sus pobladores en el oriente de Cuba. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

La energía fotovoltaica llega por los tendidos eléctricos a las pequeñas comunidades rurales de la provincia de Guantánamo, siguiendo los caminos de tierra que comunican a sus pobladores en el oriente de Cuba. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

Cuba produce 94 por ciento de su electricidad a partir de combustibles fósiles, la mitad de ese total generado con el pesado petróleo extraído internamente. El sector energético del país depende del suministro de crudo a precios preferenciales de Venezuela, que lo recortó desde 2016 por sus crisis económica interna.

Las energías renovables parece que en 2017 comenzarán a ser una parte importante del SEN cuando se sincronicen y terminen 33 nuevos parques fotovoltaicos, con una potencia global de 59 megavatios.

Tips del plan nacional
Hasta 2030, la cartera de energía proyecta instalar paulatinamente 2.100 MW de potencia a partir de fuentes renovables, en un país con un nivel de electrificación de 99,2 por ciento.
Con fondos cubanos, se prevén producir 755 MW en centrales bioeléctricas de biomasa cañera, 700 MW en 191 parques solares fotovoltaicos y 633 MW en parques eólicos. Los 350 MW restantes provendrán de inversiones extranjeras.
Un rol protagónico cumple en esta meta la estatal empresa Hidroenergía, cuya actividad en la actualidad va más allá de la explotación de la energía hidráulica. Hoy vive un proceso de reordenamiento y modificación de su encargo social para ser una empresa de energía renovable integral.

Esta nueva infraestructura ecológica de electricidad equivaldría a la mitad de una planta de generación convencional con hidrocarburos, y aprovecharía las grandes potencialidades de la isla, que recibe al año un promedio de radiación solar superior a los 1.800 kilovatios por metro cuadrado.

Guantánamo figura entre las provincias cubanas con más condiciones para explotar la energía fotovoltaica. De ahí que ostente uno de los parques solares más grandes, el de Santa Teresa, y se construyan otros dos en las comunidades de La Yaya y Maisí.

La electricidad que obtiene Santa Teresa durante el día abastece a un promedio de 5.000 viviendas, por lo general a las más cercanas al parque solar.

El complejo fue el segundo de su tipo en sincronizarse al SEN y hoy es el de mayor potencia instalada por la estatal Empresa de Hidroenergía, que concentra la producción de eletricidad a partir de fuentes renovables. Desde 2014 y hasta hoy, evitó la emisión de 290 toneladas de dióxido de carbono por la quema de 3.000 toneladas de petróleo.

Financiado por el Estado, el parque combina tecnología china y alemana. Los paneles, de factura china y ensamblados en Cuba, descansan sobre mesas rígidas, sin el mecanismo para plegarlas y bajarlas ante la amenaza de un huracán.

Protegida con un casco y con gotas de sudor sobre el rostro, la técnica Migdalia Faer vela por la seguridad del extenso parque, susceptible a actos vandálicos por las noches y riesgos propios de la actividad. “Aquí se genera corriente de 13.000 voltios y te puedes electrocutar si no sigues el protocolo”, abundó.

Igori Suárez (izquierda) y Migdalia Faer, al fondo, junto a una de las filas de paneles del Parque Solar Fotovoltaico Santa Teresa, en el barrio de Los Güiros, en la periferia sur de la ciudad de Guantánamo, capital de la provincia del mismo nombre, en el oriente de Cuba. Jorge Luis Baños/IPS

Igori Suárez (izquierda) y Migdalia Faer, al fondo, junto a una de las filas de paneles del Parque Solar Fotovoltaico Santa Teresa, en el barrio de Los Güiros, en la periferia sur de la ciudad de Guantánamo, capital de la provincia del mismo nombre, en el oriente de Cuba. Jorge Luis Baños/IPS

Faer es la única mujer del equipo integrado además por 18 empleados que desempeñan funciones múltiples como velar por el buen funcionamiento de la conversión de energía solar en energía eléctrica, custodiar toda el área en las noches y desbrozar los terrenos.

Vecina de la zona sur de la ciudad como el resto de los trabajadores, Faer estimó que “todavía la población no está bien concientizada del valor de esta obra”, incluso los propios residentes en la zona sur de la capital provincial, “los que más se sustentan de este proyecto y sienten la mejoría en la estabilidad del voltaje y ausencia de apagones”.

Especialistas señalan que la causa de estos problemas radica en la ausencia de una ley de fomento de las energías renovables en Cuba.

es lo que más está frenando el desarrollo de la energía renovable en Cuba”, afirmó Ángel Almarales, director general del Centro de Aplicaciones Tecnológicas para el Desarrollo Sostenible (Catedes), una institución estatal afincada en Guantánamo con un área científica y otra de servicios técnicos y producción.

“Al no existir una ley, la gente no hace nada por usarlas porque no ve que eso tiene una remuneración aunque conozcan los impactos ambientales positivos”, profundizó. “La propuesta legal está hecha a nivel de país, pero no se acaba de soltar”, informó el investigador.

Por ejemplo, una persona natural en la isla carece de vías para comprar paneles solares, colocarlos en sus techos y sincronizar su producción de energía con el servicio eléctrico estatal. El monopolio estatal Unión Eléctrica de Cuba no contempla ese engranaje ni cuánto debe pagarle a esa persona por la energía entregada.

Las tiendas minoristas solo venden calentadores solares de agua, mientras otras entidades como la no gubernamental Cubasolar y Catedes llevan como obras sociales electrificaciones limpias a comunidades aisladas y no integradas en el SEN.

Editado por Estrella Gutiérrez

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal