África, Agua y saneamiento, Alimentación y agricultura, Ambiente, Ayuda al desarrollo, Cambio climático, Desarrollo y ayuda, Desertificación, Destacados, Emergencias Humanitarias, Migraciones y refugiados, Naciones Unidas, Población, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Últimas Noticias

La ONU mejora la resistencia de Kenia a los desastres

La sequía es responsable de 26 por ciento de las personas afectadas por desastres relacionados con el clima en Kenia. Millones de sus habitantes subsisten gracias a las frutas y verduras silvestres que pueden recolectar por sus propios medios. Crédito: Miriam Gathigah / IPS

La sequía es responsable de 26 por ciento de las personas afectadas por desastres relacionados con el clima en Kenia. Millones de sus habitantes subsisten gracias a las frutas y verduras silvestres que pueden recolectar por sus propios medios. Crédito: Miriam Gathigah / IPS

NAIROBI, 10 abr 2017 (IPS) - La falta de capacidad de Kenia para soportar un desastre de gran magnitud hace que miles de hogares sean vulnerables ante el cambio climático. Mientras que la muerte ronda a millones de personas afectadas por la sequía, muchos otros luchan por permanecer a flote de las inundaciones que arrasan con sus viviendas.

“La sequía constituye 26 por ciento de todos los desastres, mientras que las inundaciones representan 20 por ciento”, indicó la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR).

Por cada dólar que un país gasta en la reducción del riesgo de desastres "se ahorre de cuatro a siete dólares en respuesta humanitaria y varias veces más para los costos futuros de desarrollo": Amjad Abbashar.

La agencia es el centro de coordinación en el sistema de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para la reducción del riesgo de desastres y ha realizado diversas intervenciones para que el país de África oriental sea más resistente ante las catástrofes.

Las estadísticas oficiales confirman que la sequía es responsable de al menos una cuarta parte de todas las personas afectadas por desastres relacionados con el clima. El país de 47 millones de habitantes pasa por su 12 sequía desde 1975.

Durante los últimos siete meses Ruth Ettyang y su familia sobreviven a base de frutas y hortalizas silvestres debido a la sequía que padece el extenso condado de Turkana, en el norte de Kenia.

Las temperaturas son excepcionalmente altas, incluso para la zona habitualmente árida, y la situación se agrava día a día ya que la gente tiene que competir con miles de cabezas de ganado en esta comunidad pastoral para acceder a la escasa vegetación silvestre y al agua sucia de los ríos, que están prácticamente secos.

“El suelo está demasiado seco. Y cuando llegan las lluvias hay otro problema (por las inundaciones) que destruye las casas y ahoga a los habitantes”, explicó Ettyang.

Turkana no es la única zona afectada y refleja los dos principales tipos de desastres que padece este país.

Además, Turkana está entre dos condados – Nakuru y Nairobi – donde se concentran al menos 25 por ciento de todas las personas muertas por diversos tipos de desastres, según la UNISDR.

No hay duda de que Kenia es un país propenso a las catástrofes naturales y, en ausencia de una política o legislación de gestión de riesgos de desastres, la situación es grave.

“La aprobación pendiente de la ley de Gestión de Riesgos de Desastre de Kenia, que se mantiene en su fase de proyecto desde hace más de una década, es un paso fundamental para mejorar el progreso de la reducción del riesgo”, declaró Amjad Abbashar, director de la oficina regional de la UNISDR.

El reciente llamado del gobierno a la comunidad internacional y a los organismos humanitarios para que proporcionen la ayuda necesaria para salvar a los millones de personas que corren el riesgo de morir de hambre refleja el papel fundamental que desempeñan en la respuesta ante los desastres.

“La reducción del riesgo de desastres tiene como objetivo prevenir el riesgo de desastres nuevos y existentes, al tiempo que fortalece la preparación para la respuesta y recuperación, contribuyendo así al fortalecimiento de la resiliencia”, señaló Abbashar en diálogo con IPS.

La UNISDR apoya la implementación, el seguimiento y la revisión del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030, aprobado en Sendai, Japón en marzo de 2015 y aprobado por la Asamblea General de la ONU.

“El Marco de Sendai es un acuerdo voluntario y no vinculante de un lapso de 15 años que establece un enfoque amplio y centrado en las personas para la reducción del riesgo de desastres… fue el sucesor del Marco de Acción de Hyogo, que estuvo vigente desde 2005 hasta 2015”, indicó Animesh Kumar, de la oficina regional de la UNISDR para África.

“Este acuerdo global busca reducir sustancialmente el riesgo de desastres y las pérdidas en vidas, medios de vida y salud y en los activos económicos, físicos, sociales, culturales y ambientales de personas, empresas, comunidades y países”, añadió.

El mecanismo institucional para la reducción del riesgo de desastres en el país se estructura en torno al Centro Nacional de Operaciones de Desastres, la Autoridad Nacional de Gestión de Sequías y la Unidad Nacional de Gestión de Desastres. La UNISDR trabaja con todas esas instituciones.

En este contexto, la agencia de la ONU respaldó la creación de una base de datos nacional de pérdidas por desastres, alojada en el Centro Nacional de Operaciones de Desastres.

“Esta base de datos genera la comprensión sobre los impactos y el costo de los desastres, sus riesgos en lo que respecta a los desastres, y pretende orientar a Kenia a invertir en infraestructura resiliente”, dijo Abbashar.

“La recopilación y el análisis sistemático de datos sobre desastres también es útil para informar las decisiones de política”, agregó.

La UNISDR también ayuda a los legisladores kenianos mediante la creación de capacidad y el apoyo en el desarrollo de leyes y políticas pertinentes a la gestión de riesgos de desastre.

Aunque el país está aún muy lejos de ser resistente a los desastres, la agencia asegura que se produjeron avances clave. Se ha adoptado el Plan Nacional de Acción para la Reducción del Riesgo de Desastres (2015-2018) para poder aplicar el Marco de Sendai en Kenia.

A nivel local se adoptaron Planes de Desarrollo Integrado de los Condados, los cuales integraron algunos elementos de reducción del riesgo de desastres, paz y seguridad.

Debido a la labor de la UNISDR, Kisumu, en la región de Nyanza, es una de las cinco ciudades africanas pioneras en la implementación a nivel local del Marco de Sendai en África.

“El establecimiento del grupo parlamentario sobre la reducción del riesgo de desastres que se formó en 2015, con una membresía de más de 35 parlamentarios kenianos con el apoyo de la UNISDR, es un hito clave”, observó Abbashar.

La Asociación Parlamentaria de Mujeres de Kenia también está abogando por la promulgación de la ley de gestión de riesgos de desastre.

La UNISDR afirma que debe hacerse hincapié en el papel de las mujeres como agentes de cambio en la reducción del riesgo de desastres.

Por cada dólar que se gasta en la reducción del riesgo de desastres, “es probable que un país se ahorre de cuatro a siete dólares en respuesta humanitaria y varias veces más para los costos futuros de desarrollo”, subrayó Abbashar.

Traducido por Álvaro Queiruga

 


Únete a la conversación

X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal