Conflictos armados, Crimen y justicia, Derechos humanos, Destacados, Europa, Geopolítica, Gobernanza mundial, Medio Oriente y Norte de África, Migraciones y refugiados, Naciones Unidas, Últimas Noticias

Africanos se arriesgan a sufrir vejaciones por llegar a Yemen

Mapa del Cuerno de África. Fuente: Departamento de Operaciones, sección de cartografía de las Naciones Unidas.

Mapa del Cuerno de África. Fuente: Departamento de Operaciones, sección de cartografía de las Naciones Unidas.

ROMA, 15 ago 2017 (IPS) - Los migrantes africanos que llegan a las costas de Yemen, cuando no los lanzan antes por la borda, corren el riesgo de caer en manos de otras redes criminales que los tienen en cautiverio durante días para obligarlos a comprar su libertad, alertan fuentes de la ONU.

El trato que reciben los migrantes es “horrible, los golpean, los hacen pasar hambre, los violan y los encadenan al suelo” para disponerlos a pagar, confirmó Chissey Mueller, de la misión de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Yemen, al ser consultada por IPS.

Una vez liberadas, esas personas se acercan a la OIM, o a otras organizaciones, en busca de ayuda o siguen el camino arriesgándose a que las secuestren o las vuelvan a privar de libertad, apuntó Mueller, de la unidad de protección y asistente a migrantes en Yemen.

“Es realmente un calvario terrible: cruzar el mar es solo parte de la peligrosa travesía en la que se embarcan los migrantes”, explicó. La OIM ofrece asistencia humanitaria, atención médica, alimentación, agua y suministros no comestibles a las personas más vulnerables.

Los traficantes que navegan los barcos en el Cuerno de África se hacen de dinero fácil porque la distancia es corta, cinco horas o menos entre Somalia y la gobernación yemení de Shabwa, a la que llegan, y la demanda es alta, precisó Mueller.

“Además de los traficantes que operan los barcos, hay otras redes criminales de traficantes en Yemen que facilitan el movimiento de los migrantes entre las gobernaciones y hacia Arabia Saudita”, explicó.

Perosonal de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) asiste a refugaidos somalíes y migrantes etíopes botados al mar por los traficantes de personas. Crédito: OIM, 2017.

Perosonal de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) asiste a refugaidos somalíes y migrantes etíopes botados al mar por los traficantes de personas. Crédito: OIM, 2017.

“Botados” al mar

Desde la gobernación de Adén, la OIM informó el 10 de este mes que más de 180 migrantes habían sido lanzados por la borda frente a las costas de Yemen, tras lo cual se recuperaron cinco cuerpos y 50 permanecen desaparecidos.

El trágico incidente ocurrió apenas 24 horas después de que 50 personas se ahogaran, de entre 120 somalíes y etíopes lanzados al mar al acercarse a la costa de Shabwa, que esperaban llegar a los países del Golfo a través de Yemen.

Según la OIM, unas 300 personas habrían sido lanzadas al mar en los últimos dos días frente a las costas de Yemen, muchas de las cuales están desaparecidas o incluso podrían estar muertas.

“Los sobrevivientes le dijeron a nuestros colegas en la playa que los traficantes los empujaron al mar cuando vieron lo que ‘parecían ser autoridades’ en la costa”, explicó Laurent de Boeck, jefe de la misión de la OIM en Yemen.

“También nos dijeron que los traficantes ya habían regresado a Somalia para continuar con el negocio y recoger a más migrantes para traer a Yemen por la misma ruta. Es impactante e inhumano. El sufrimiento en esta ruta migratoria es enorme. Demasiados jóvenes le pagan a los traficantes con la falsa esperanza de un futuro mejor”, añadió De Boek.

Migración entre el Cuerno de África y Yemen no es nueva

La migración de africanos hacia Yemen no es nueva. De hecho, Mueller dijo a IPS que las tendencias migratorias entre el Cuerno de África y Yemen tiene varios siglos, facilitada por la proximidad geográfica.

En 2014, habían unos 270.000 refugiados somalíes y varios cientos de miles de migrantes etíopes en Yemen, precisó. Mientras los primeros lo hicieron obligados y en busca de refugio, los segundos buscaban mejores oportunidades económicas en ese mismo país o en Arabia Saudita.

“Hay grandes poblaciones de somalíes en los pueblos costeros del sur y oeste de Yemen, con comunidades que son significativas en Adén y Saná. Cuando el conflicto encapsuló a Adén durante tres meses en 2015, hubo un éxodo masivo de la ciudad”, recordó.

Los somalíes huyeron de la zona, y muchos se fueron hacia el este rumbo al puerto de Mukallah y al final se volvieron en barco a Somalia, indicó Mueller. Los migrantes etíopes parecen enfilar hacia el norte rumbo a Yemen, tratando de evitar las peores zonas de conflicto con la intención de llegar a Arabia Saudita.

Varios miles de personas varadas en Yemen

Varios miles de migrantes etíopes quedaron varados en Yemen, atrapados por el conflicto, remarcó.

“Cuando el conflicto terminó en Adén a fines de julio y agosto de 2015 y comenzó a acotarse en el sur del país, yemeníes y somalíes regresaron a sus comunidades en Yemen. Para fines de 2015, se estimaba que la comunidad de refugiados somalíes en Yemen ascendía a 250.000 personas”, según estimaciones del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Según Mueller, en 2016, a pesar de la continuación del conflicto, pero probablemente porque comenzó a concentrarse en el enclave de Taiz, se estimaba que el número de refugiados somalíes y de migrantes etíopes que había llegado a Yemen superaban los 117.000, según Acnur.

Mucho más de 2.000 migrantes por mes

“La OIM cree que la tendencia de migrantes etíopes que llegan a Yemen en 2017, probablemente en tránsito para seguir a Arabia Saudita, es fuerte”, indicó.

En los primeros seis meses de este año, nuestros equipos móviles encontraron casi 2.000 personas por mes cuando patrullaban las rutas costeras en Lahj y Shabwa, indicó Mueller, quien añadió que solo cubrieron dos gobernaciones y son solo una agencia.

“Imaginen cuántos migrantes llegan a las distintas áreas costeras de Yemen, donde no tenemos presencia. Por eso creo que las estimaciones de llegadas de este año son similares a la tendencia del año pasado”, explicó.

“En los últimos tiempos, los traficantes lanzan personas por la borda, por temor a que las fuerzas de seguridad los detengan. Eso es lo que pasó en los últimos dos días en Shabwa”, observó Lina Koussa, oficial de respuesta de emergencia de la OIM en Adén.

“El efecto psicológico que esas experiencias tienen en los niños pueden ser enormes. Por eso la OIM incluyó psicólogos en sus equipos de patrulla en las playas de Yemen. Las acciones mortales de los traficantes en la actualidad elevan el presunto número de muertes en los últimos dos días a 70”, indicó la agencia el 10 de este mes.

La OIM recibió información de que las personas muertas o desaparecidas frente a las costas de Yemen (en el golfo de Adén y en el mar Rojo rumbo al territorio yemení) ascienden a 114 este año, más que las 109 de 2016. Pero “el número real probablemente sea mucho mayor”, se lamentó.

Traducido por Verónica Firme

 

Etiquetas / Tags



X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal