Annan, el secretario general que calificó de ilegal la invasión a Iraq
Derechos humanos, Desarrollo y ayuda, Destacados, Gobernanza mundial, Mundo, Naciones Unidas, Últimas Noticias

Annan, el secretario general que calificó de ilegal la invasión a Iraq

Kofi Annan (1938-2018) fue secretario general de la ONU de enero de 1997 a diciembre de 2006, y compartió el Premio Nobel de la Paz con la ONU en 2001. Crédito: Evan Schneider/UN Photo.

Kofi Annan (1938-2018) fue secretario general de la ONU de enero de 1997 a diciembre de 2006, y compartió el Premio Nobel de la Paz con la ONU en 2001. Crédito: Evan Schneider/UN Photo.

NACIONES UNIDAS, 20 ago 2018 (IPS) - Kofi Annan, quien falleció este mes a los 80 años, desafío a los Estados miembro de la ONU y vivió para contarlo, aunque pagó un alto precio por ello y fue acosado por Estados Unidos.

Cuando ese país invadió Iraq en marzo de 2003, Annan calificó la invasión de “ilegal” por no contar con el visto bueno del Consejo de Seguridad, de 15 miembros, único órgano de la ONU con poder para declarar la guerra y la paz.

Pero el entonces presidente George W. Bush (2001-2009) lo persiguió por cuestionar su decisión unilateral en que un estado miembro ataca a otro sin razón legal comprobada.

Nunca se encontraron las armas de destrucción masiva, supuestamente en el arsenal militar de Iraq y uno de los principales argumentos para invadir ese país.

Luego también criticaron duramente a Annan por lo que se interpretaron como errores en la implementación del programa “Petróleo por Alimentos”, que buscaba aliviar el sufrimiento de millones de iraquíes agobiados por las sanciones de la ONU.

“Me conmueven las actuales expresiones de aprecio por Kofi Annan, pero no dejo de notar el contraste con el silencio cuando Rupert Murdoch y sus seguidores lo tenían contra la pared por la espuria crisis de petróleo por alimentos que fabricaron”, recordó Ian Williams, autor de “UNtold: The Real Story of the United Nations in Peace and War” (“La ONU nunca contada: La verdadera historia de la Organización de las Naciones Unidas en la paz y en la guerra”), en diálogo con IPS.

Pocos la recuerdan ahora, precisó, pero entonces fue tildado del “mayor escándalo financiero” en la historia del foro mundial.

La llamada crisis “fue una agresión salvaje contra uno de los mayores valores de Annan, y su integridad perceptible sufrió un alto costo personal cuando la gente que debía saber responder, se quedó callada”, acotó.

“Fue una de las mayores invenciones de “noticias falsas” de la historia, casi a la par de la de armas de destrucción masiva en manos de Iraq”, comparó Williams.

“Eso no llama la atención ya que muchas de las fuentes de ambos episodios fueron las mismas”, precisó.

Annan también desafío virtualmente a la Asamblea General que seguía ofreciendo un estrado a gobernantes que llegaron al poder por canales no democráticos o a través de un golpe militar.

Cuando en 2004, la Organización de Unidad Africana, antecesora de la Unión Africana (UA) prohibió que los golpistas participaran en cumbres africanas, Annan elogió la decisión como futuro modelo para castigar a los dictadores.

Pero Annan fue más allá e incluso declaró que tenía esperanzas de que la Asamblea General, el principal órgano de decisión de la ONU, siguiera el ejemplo y prohibiera a los gobernantes militares dirigirse al plenario.

Su propuesta marcó un antes y un después, aunque nunca tuvo lugar en una institución donde los Estados miembro, y no el secretario general, tienen el sartén por el mango.

Annan, originario de Ghana, también denunció: “algunos gobernantes africanos se embolsan miles de millones de dólares, aun cuando los caminos están deshechos, el sistema de salud se desmorona, los escolares no tienen libros ni escritorios ni maestros y los teléfonos no funcionan”.

También criticó a los gobernantes que derrocan autoridades democráticas para hacerse con el poder por las armas.

Por su parte, Jayantha Dhanapala, secretario general adjunto de asuntos de desarme durante el mandato de Annan, recordó: “Mi amigo y mi secretario general”.

“Fue, sin duda, el mejor secretario general que tuvo el privilegio de tener la ONU después de Dag Hammarskjold (1953-1961), opinó Jayantha Dhanapala.

Y puso al foro mundial en el siglo XXI con una dedicación que, lamentablemente, no alcanza ahora otro líder global, observó.

“Kofi se dedicó a la causa del desarme y recreó el Departamento de Asuntos Desarme en 1998, poniéndome al frente, como parte de sus reformas. Fue un honor trabajar en su equipo directivo durante unos agitados cinco años e implementar políticas para reformar la ONU”, comentó.

“Su legado permanecerá y será una inspiración”, declaró Dhanapala, quien fuera enviado de Sri Lanka a Estados Unidos.

Y la portavoz de la Casa Blanca, Claire Buchan, comentó que los funcionarios estadounidenses no estuvieron de acuerdo con Annan. “Antes habíamos dejado claro que las fuerzas de la coalición tenían autoridad (para invadir Iraq) según varias resoluciones de la ONU”, precisó.

“Si Kofi se hubiera salido con la suya, (el presidente iraquí) Saddam Hussein seguiría en el poder”, opinó el senador John Cornyn, miembro del Comité de Servicios Armados del Senado estadounidense.

Williams dijo a IPS que Annan era una persona íntegra y reconocía sus errores, como fue el caso de lo ocurrido en los Balcanes y en Ruanda. Y trató de hacer algo al respecto, como encargar informes que incluso lo implicaban.

“Con su experiencia en la maquinaria de la ONU, podría haber puesto la responsabilidad en otro lado, pero aceptó su parte, y eso le dio la legitimación para representar a la ONU”, añadió.

Alguna gente decía que no era lo suficientemente abierto ni se hacía escuchar, pero eso era, de hecho, una fortaleza, opinó Williams. Cuando Annan hablaba, no solo eran solo trivialidades porque “decía lo que había que decir, aun cuando no lo hiciera popular”, acotó.

Cuando Annan volvió de negociar con el presidente iraquí Hussein y dijo que era un testimonio de eficiencia diplomática, no hubo suficiente gente que escuchara su corolario.

Esa dignidad, según Williams, le permitió impulsar la histórica resolución Responsabilidad de Proteger (R2P, en inglés) en el 60 aniversario del foro mundial, y sigue siendo histórica, aún cuando muchos de los que entonces no tuvieron el valor político para oponerse, han hecho de todo para boicotearla.

“Annan no fue un mero burócrata ni perseguía un sillón lujoso o un cargo; quería contribuir a mejorar el mundo y creyó que la secretaría general era un buen lugar para hacerlo. Nadie es perfecto, los altos cargos requieren concesiones para obtener logros prácticos y ganar aliados y mayorías”, explicó.

Mientras que ocupó el cargo de secretario general impulsó la agenda de la ONU en materia de objetivos de desarrollo, pobreza, derechos humanos, igualdad de género y muchos otros, y cuando se marchó siguió haciéndolo, desde la organización The Elders y desde su propia Fundación, recordó Williams.

James Paul, quien fue director ejecutivo del Foro de Política Global, con sede en Nueva York, y siguió la labor de la ONU durante 19 años, dijo a IPS que hay muchas historias sobre Kofi que merecen ser recordadas.

Pero la más importante quizá sea la de cómo le dijo a un periodista que la guerra de Iraq era contraria a la Carta de la ONU, y poco después le envió una carta al presidente Bush pidiéndole que Estados Unidos no atacara Faluya.

Eso fue antes de las elecciones de 2004 en Estados Unidos, y Bush quedó lívido. Poco después, Washington dijo haber descubierto un enorme “escándalo financiero” en la ONU. Estados Unidos amenazó a Kofi y casi lo hacen renunciar, recordó Paul.

Fue convocado a una reunión privada en un apartamento de Nueva York y lo obligaron a cambiar a algunas de sus más altas autoridades en el otoño boreal de ese año, un episodio cubierto entonces por The New York Times.

También fue el primer secretario general en promover relaciones entre la ONU y compañías multilaterales (Pacto Mundial) y respaldó el agresivo programa británico-estadounidense de “intervención humanitaria”, apuntó Paul, autor del libro “Of Foxes & Chickens: Oligarchy and Global Power in the UN Security Council” (De zorros y gallinas: oligarquía y poder global en el Consejo de Seguridad de la ONU).

Cuando Annan terminó sus 10 años de mandato como secretario general, dejó un legado político mixto: sus reconocidos logros en promover la paz, el desarrollo, el empoderamiento de género y los derechos humanos, y sus fracasos, reconocidos por él mismo, en contener la creciente burocracia de la ONU, acusada de mala gestión.

Annan fue el séptimo secretario general, de enero de 1997 a diciembre de 2006, y compartió el Premio Nobel de la Paz con la ONU en 2001.

En su discurso de despedida, a mediados de diciembre, Annan se refirió específicamente al multimillonario programa petróleo por alimentos: “explotado para socavar a la organización”.

“Pero cuando los historiadores analicen los registros, sacarán la conclusión de que sí, hubo mala gestión; y podrán haber varios funcionarios de la ONU involucrados” en comportamientos faltos de ética, reconoció Annan.

“Pero el escándalo, si hubo uno, fue en las capitales, y con las 2.200 compañías que hicieron acuerdos con (el presidente iraquí) Saddam (Hussein) a nuestras espaldas”, añadió.

Las capitales a las que se refiere fueron las de los 15 miembros del Consejo de Seguridad, y en especial las de los cinco permanentes (China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Rusia), bajo cuyos ojos ocurrieron varios de los sobornos.

Traducción: Verónica Firme

 

Etiquetas / Tags



X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal