Apuesta a las TIC para salvar la banana en Ruanda
África, Alimentación y agricultura, Destacados, Economía y comercio, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Proyectos, Últimas Noticias

Apuesta a las TIC para salvar la banana en Ruanda

Ruanda combate la enfermedad de la banana gracias a la innovación tecnológica. Crédito: Alejandro Arigón/IPS

Ruanda combate la enfermedad de la banana gracias a la innovación tecnológica. Crédito: Alejandro Arigón/IPS

KIGALI, 28 sep 2018 (IPS) - Cuando Telesphore Ruzigmanzi, un pequeño productor de banana de una aldea de la Provincia Oriental de Ruanda, descubrió una mancha amarillenta en sus cultivos antes de que se empezaran a secar, no le prestó la debida atención y, cuando reaccionó, ya era tarde.

“Pensé que era el clima seco inusual que dañaba mi cultivo”, relató Ruzigamanzi, quien reside en la aldea Rwimishinya, en el distrito de Kayonza, en diálogo con IPS. Pero no, era una infección que marchitaba la banana, llamada marchitez del banano Xanthomonas (BXW), que afecta a todos los tipos de banana, conocida como Kirabiranya en este país.

En este país de África oriental, la BXW es perjudicial para los cultivos y tiene consecuencias de largo alcance, no solo para los agricultores, pero también para la seguridad alimentaria y nutricional de sus familias y todas las personas que dependen de ese cultivo para su alimentación.

La banana es un cultivo importante en África central y oriental, donde están 10 de los mayores productores del mundo, según la Base de Datos Estadísticos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

La banana representa 50 por ciento de la dieta en una tercera parte de los hogares de Ruanda, según un estudio de hogares realizado en ese país, Tanzania y Burundi.

Pero lo que más perjudica a la producción de banana en esos países, según el estudio, es la BXW. Y si no se atiende como corresponde, podría llegar a perderse toda la producción.

Los investigadores han señalado que la BXW puede causar la pérdida de 100 por ciento de la banana si no se controla de forma adecuada.

Complacencia y falta de información contribuyen a propagar la enfermedad

La enfermedad BXW no es nueva en el país; se denunció por primera vez en 2002 y desde entonces, las autoridades y organizaciones no gubernamentales realizan numerosas campañas rigurosas para generar conciencia sobre sus consecuencias nefastas.

Los agricultores de la región de Ruzigamanzi recibieron capacitación de un equipo de investigadores de la Junta de Agricultura de Ruanda y de agrónomos locales. Pero él, con seis hijos, se perdió la campaña de educación y la información necesaria para diagnosticar la enfermedad.

Si hubiera sabido, y según el estado de avance de la enfermedad en la planta, Ruzigamanzi tendría que haber sacado las que estaban enfermas, podándolas a nivel del suelo en cuanto observara los primeros síntomas. Si pasa el tiempo y no se controla la infección, es necesario sacar la planta de raíz.

Eso fue lo que le pasó dos semana después, cuando lo visitó un agrónomo local y vio el estado de su plantación.

Pero entonces ya era tarde para salvar la planta y Ruzigamanzi tuvo que arrancar todas las que estaban afectadas, incluso eliminar el rizoma y todas sus raíces, la planta madre y sus hijas.

Un gran número de pequeños agricultores como él ignoran, o no están enterados, de los síntomas de la infección bacteriana que afecta a las plantas de banana, lo que aumenta el riesgo de resurgimiento de la BXW en la región.

Eso elevó el riesgo de propagación de la enfermedad a nuevas regiones y el resurgimiento en zonas donde ya estaba bajo control. En los últimos años, varios distritos de la región oriental de Ruanda han sufrido el impacto de la enfermedad.

Funcionario del proyecto realiza una evaluación de la situación de la marchitez del banano Xanthomonas (BXW), una enfermedad bacteriana en el distrito de Muhanga, Ruanda. Crédito: Cortesía: Julius Adewopo/Instituto Internacional de Agricultura Tropical (IITA).

Funcionario del proyecto realiza una evaluación de la situación de la marchitez del banano Xanthomonas (BXW), una enfermedad bacteriana en el distrito de Muhanga, Ruanda. Crédito: Cortesía: Julius Adewopo/Instituto Internacional de Agricultura Tropical (IITA).

Tecnología para fortalecer a los agricultores y controlar la propagación de la BXW

A principios de 2018, el Instituto Internacional de Agricultura Tropical (IITA), Biodiversidad Internacional, el Instituto Leibniz de Desarrollo Agrícola en Economías de Transición y el gobierno de Ruanda unieron fuerzas para hacer frente a la enfermedad utilizando innovación digital.

Científicos del IITA analizan formas alternativas de involucrar a los agricultores en el monitoreo y la recolección de datos sobre la enfermedad.

El instituto es conocido por transformar la agricultura africana a través de la ciencia y la innovación, gracias a lo cual ganó el Premio a la Alimentación de África este año.

El nuevo proyecto de tres años, lanzado con 1,2 millones de euros (alrededor de 1,4 millones de dólares) aportados por el Ministerio de Desarrollo y Cooperación Económica de Alemania, busca explorar el uso de celulares como una herramienta para generar e intercambiar información y conocimientos actualizados sobre la BXW.

El proyecto se basa en la mayor accesibilidad a los teléfonos móviles que hay en Ruanda.

Según información de la Autoridad Reguladora de Servicios de Ruanda, la penetración de los teléfonos móviles se estima en 79 por ciento, en un país de unos 12 millones de habitantes y donde una gran  proporción de la población de zonas rurales tiene un celular.

“Nuestros actuales esfuerzos para desarrollar, probar y desplegar aplicaciones normales o inteligentes es una medida fundamental para realizar un monitoreo y control eficiente de la propagación de la enfermedad”, explicó Julius Adewopo, quien encabeza el proyecto BXW en IITA.

“Los productores de banana de Ruanda podrían recibir apoyo de innovaciones basadas en la infraestructura para las tecnologías de la información existentes y la rápida penetración de los teléfonos móviles en el país”, explicó.

El proyecto gira en torno a un enfoque ciudadano científico, según el cual agricultores y funcionarios de extensión desempeñan papeles importantes en la recolección y el envío de datos sobre la presencia, la severidad y la transmisión de la BXW.

Además, los actores participarán en el desarrollo de una plataforma y aplicación móvil, a través del cual se intercambiarán datos e información.

Unos 70 agricultores de ocho distritos de las provincias Norte, Occidental, Sur y Oriental recibirán capacitación para utilizar la aplicación del celular.

Participarán en la recolección y el envío de datos para el proyecto, sobre la incidencia y la severidad de la BXW en el pueblo, a través de la plataforma. La iniciativa se propone llegar a 5.000 agricultores, apoyándose en la participación de funcionarios de extensión y en los teléfonos móviles.

Más datos surgidos del proyecto se traducirán en información para los investigadores, organizaciones no gubernamentales y autoridades con el fin de desarrollar sistemas de apoyo eficientes.

Asimismo, los datos generados alimentará un sistema de alerta temprana que informará a los agricultores sobre los brotes de enfermedades y las mejores opciones posibles de gestión que tienen a su disposición.

Sistema de información en tiempo real

El Programa Nacional de Investigación sobre la Banana se concentra desde hace tiempo en cinco áreas clave de intervención, con estrategias utilizadas en el control o la gestión de las enfermedades de las plantas, pero la solución basada en celulares se considera una herramienta innovadora que puede replicarse con facilidad y es de aplicación flexible o para integrarla a otras plataformas o interfaces de tecnologías de la información y la comunicación.

“Observamos limitaciones en la disponibilidad de información y datos confiables y actualizados sobre los patrones de transmisión de la enfermedad, la severidad y los brotes, así como el efecto de las medidas de control”, explicó Mariette McCampbell, investigadora de innovación tecnológica en la oficina del IITA en Kigali.

“También carecemos de datos socioeconómicos y socioculturales que alimenten las herramientas de toma de decisión y los sistemas de alerta temprana”, apuntó.

El nuevo sistema busca oficiar de alerta temprana para que el gobierno de Ruanda se enfoque en esfuerzos para evitar la propagación de la BXW, pero también apunta a ser un catalizador para movilizar alianzas entre los actores y fortalecer los sistemas de producción de banana del país.

“La innovación de tecnologías de la información puede permitir evaluaciones en tiempo real de la severidad de la enfermedad y apoyar intervenciones para un control focalizado”, explicó Adewopo.

El equipo del proyecto está abocado a la ardua tarea de desarrollar la plataforma junto con funcionarios de extensión y consultores. Para el segundo trimestre de 2019, comenzarán las pruebas con la versión piloto de la plataforma en ocho distritos, donde el proyecto está funcionando.

El equipo del proyecto ya identificó una variedad de oportunidades para extender una plataforma exitosa.

“Los problemas con la BXW no se concentran en Ruanda ni es la única enfermedad que afecta a los agricultores. Por lo que nuestro objetivo a largo plazo es adaptar la plataforma de tal forma que pueda extenderse y utilizarse en otros países o para otras enfermedades u otros cultivos”, explica McCampbell.

“El éxito es desarrollar y desplegar una plataforma y una herramienta totalmente funcional, en sintonía con las necesidades de los usuarios concretos y con un interés en fortalecer a las instituciones relevantes, como la Junta de Agricultura de Ruanda para asignar recursos de forma eficiente para el control y la prevención de la BXW mediante la distribución y la focalización de la extensión basada en las tecnologías de la información y comunicación”, explicó Adewopo.

Es urgente lograr una gestión más inteligente y rápida de los riesgos que han limitado la producción de los sistemas agrícolas.

Al reconocer la amenaza que supone la BXW para la banana, no hay duda de que el uso de las tecnologías de la información y la comunicación ofrecen una luz de esperanza a los productores de banana y los puede empoderar para mejorar el acceso a asesoramiento, independientemente del género, la edad o la situación social, siempre y cuando tengan acceso a teléfonos móviles.

*Con aportes de Nalisha Adams, desde Johannesburgo

Traducción: Verónica Firme

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal