América Latina conduce en reversa en el objetivo de hambre cero
Alimentación y agricultura, América Latina y el Caribe, Destacados, Las elegidas de la redacción, Naciones Unidas, Población, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Últimas Noticias

América Latina conduce en reversa en el objetivo de hambre cero

© Reproducir este artículo| | Imprimir | |English version
Una niña ayuda a su familia, pelando yuca en Acará, en el noreste de la Amazonia brasileña. Más de cinco millones de niños sufren desnutrición crónica en América Latina, una región donde se ha retrocedido en la meta de erradicar el hambre y la pobreza extrema, al mismo tiempo que crece la obesidad, que afecta a siete millones de niños. Crédito: Fabiana Frayssinet/IPS

Una niña ayuda a su familia, pelando yuca en Acará, en el noreste de la Amazonia brasileña. Más de cinco millones de niños sufren desnutrición crónica en América Latina, una región donde se ha retrocedido en la meta de erradicar el hambre y la pobreza extrema, al mismo tiempo que crece la obesidad, que afecta a siete millones de niños. Crédito: Fabiana Frayssinet/IPS

SANTIAGO, 12 oct 2018 (IPS) - Por tercer año consecutivo América del Sur retrocedió en el objetivo mundial de lograr el hambre cero en 2030, al registrar 39  millones de habitantes que viven con hambre y cinco millones de niños que sufren desnutrición.

“Es muy angustiante porque no  estamos progresando. Estamos mal, vamos en reversa. Uno puede aceptarlo en un año de una gran sequía o una crisis en algún lugar, pero ya cuando son tres años, ello marca tendencia”, reflexionó Julio Berdegué, máxima autoridad de la FAO en América Latina y el Caribe.

El representante regional de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) dijo que causa preocupación que no sea América Central, la subregión más pobre, la que está echando por la borda los esfuerzos, sino que sean los países suramericanos los que se estancaron.

“Más de cinco millones de niños y niñas en América Latina están con desnutrición permanente. En el continente de la abundancia alimentaria, el continente de países de ingresos medios altos y altos, cinco millones de niños…Es inaceptable”: Julio Berdegué.

“Más de cinco millones  de niños y niñas en América Latina están con desnutrición permanente. En el continente de la abundancia alimentaria, el continente de países de ingresos medios altos y altos,  cinco millones de niños…Es inaceptable”, sentenció en una entrevista con IPS en la sede regional del organismo en Santiago.

“Son niños cuya vida ha sido ya cicatrizada. Niños que aunque ahora intervengamos los países, los gobiernos, la sociedad civil, las oenegés, las iglesias, las  comunidades, su vida ya quedó marcada. El potencial de desarrollo de un niño cuyos primeros meses y años de vida están marcados por la desnutrición ya está limitado radicalmente para toda su vida”, subrayó.

¿Qué hacer para volver a avanzar? En línea con el lema del Día Mundial de la Alimentación, el 16 de octubre, cuyo lema  este año es “Nuestras acciones son nuestro futuro. Un mundo hambre cero para 2030 es posible”, Berdegué subrayó la responsabilidad de los gobiernos y de toda la sociedad.

Los gobiernos, dijo, deben “convocarnos a todos, facilitar, apoyar, promover la creación de empleo y los ingresos, sobre todo para las personas de los estratos socio económicos más débiles”.

Remarcó, asimismo, que también se requieren políticas de protección social, paz y ausencia de conflictos y enfrentar el cambio climático.

Nuevos alimentos para mejorar la nutrición

En la pequeña localidad de Los Muermos, cerca de Puerto Montt, 1.100 kilómetros al sur de Santiago, nueve mujeres y dos hombres recolectores de algas están movilizados para crear nuevos alimentos, con los que quieren contribuir a frenar tanto la subalimentación como la sobrealimentación, tanto en Chile como en países vecinos. Su producto estrella es la mermelada de cochayuyo (dulvillaea antárctica).

“Yo crecí en el agua. Hace más de 30 años que trabajo con el mar. He sido recolectora de orilla”, contó Ximena Cárcamo, de 48 años, presidenta de  la Cooperativa Pesquera Flor del Mar.

El mexicano Julio Berdergué, representante regional de la FAO para América Latina y el Caribe, en despacho en la sede del organismo en Santiago de Chile, durante su entrevista con IPS, para analizar el retroceso del objetivo de hambre cero en la región. Crédito: Orlando Milesi/IPS

El mexicano Julio Berdegué, representante regional de la FAO para América Latina y el Caribe, en su despacho en la sede del organismo en Santiago de Chile, durante su entrevista con IPS, para analizar el retroceso del objetivo de hambre cero en la región. Crédito: Orlando Milesi/IPS

La alguera destacó a IPS desde Los Muermos el gran potencial del cochayuyo y otras algas “que ayudan en la salud y a la nutrición porque tienen muchos beneficios para la gente”, en una región con altos niveles de pobreza y vulnerabilidad social, que se traducen en subalimentación.

“Le estamos sacando valor agregado a productos que tenemos en nuestra localidad. Queremos que la gente los consuma y por eso hicimos mermeladas porque los niños no comen algas y en Chile tenemos tanta cosa que la gente no consume y que podrían ayudar a mejorar la alimentación”, explicó.

En una primera etapa las mujeres, con respaldo del Centro Acuícola y Pesquero de Investigación Aplicada, identificaron qué las algas tienen alto valor nutricional, son ricas en minerales, proteínas, fibra, vitaminas y presentan bajos niveles de azúcares.

Las algueras crearon el recetario “cocinando con algas de la huerta del mar”, incluyendo recetas dulces y saladas entre las cuales helado de cochayuyo, arroz con leche y luche y ceviche de reineta con chicoria de mar.

Ahora el proyecto apunta a crear alimentos con alto valor agregado como barras energéticas.

“Queremos llegar a los colegios, adonde no se consumen algas. Por eso queremos ir mezclándolas con fruta deshidratada de nuestro sector”, dijo Cárcamo, al insistir que una alimentación sana y variada introducida en la gente desde la infancia, es el camino para combatir la desnutrición, así como la “espantosa” situación de sobrepeso y obesidad que afecta a Chile, así como al resto de América Latina.

La paradoja de la obesidad

“La obesidad nos está matando…mata más personas que el crimen organizado”, alertó Berdegué, al resaltar que en materia de nutrición la región soporta por un lado la subalimentación y por otra la sobrealimentación.

“Casi 60 por ciento de la población de la región tiene sobrepeso. Hay 250 millones de candidatos a la diabetes, cáncer de colon o accidentes cerebro vasculares”, describió.

Detalló que “hay 105 millones de obesos, que son candidatos aventajados a estas enfermedades. Más de siete millones de niños  son obesos con problemas de autoestima, desarrollo emocional y físico. Son niños candidatos a morir jóvenes”, describió.

Según Berdegué, este problema “está creciendo desbocadamente…estamos metiendo cuatro millones de obesos más cada año a esta región”.

Una alguera carga con unas matas de cochayuyo, que acaba de arrancar de las rocas a las que se adhiere, en la costa del océano Pacífico, en Chile. En diferentes áreas costeras del país se promueve el cultivo y comercialización de esta y otras algas, como nuevos alimentos para mejorar la nutrición del país. Crédito: Orlando Milesi/IPS

Una alguera carga con unas matas de cochayuyo, que acaba de arrancar de las rocas a las que se adhiere, en la costa del océano Pacífico, en Chile. En diferentes áreas costeras del país se promueve el cultivo y comercialización de esta y otras algas, como nuevos alimentos para mejorar la nutrición del país. Crédito: Orlando Milesi/IPS

 

La última estadística del 2016 dio cuenta de 105 millones de obesos en América latina y el Caribe, luego que solo cuatro años antes estos eran 88 millones.

Ante esta situación, el representante regional la FAO subrayó que es necesario  transformar  profundamente el sistema alimentario.

”Cómo producimos, qué producimos, qué importamos, cómo se distribuye, que tal es el acceso en tu barrio. Qué haces si vives en un barrio en que la única tienda que está a 500 metros, solo vende comida ultraprocesada y no vende verduras ni  frutas”, explicó.

Berdergué criticó severamente “la publicidad, que nos está metiendo todos los días que la buena alimentación es irnos a sentar a un restaurante de comida rápida y zamparnos  2.000 calorías de chatarra como si nada”.

Cambio de políticas, además de hábitos

“Hay que cambiar hábitos, sí, pero hay que cambiar políticas. Hay países, por ejemplo en las pequeñas islas del Caribe, que dependen fundamentalmente de los alimentos que importan. Y la gran mayoría de esos alimentos son ultraprocesados, muchos de los cuales de alimento solo tienen el nombre porque es pura química, pura grasa y mugre”, aseveró.

Insistió en que “nos falta producción de frutas, verduras y lácteos en muchos países o políticas comerciales  que incentiven  la llegada de estos alimentos y no tanto de alimentos chatarras”.

Y para avanzar hacia la meta de hambre cero en apenas 12 años, Berdegue instó también a generar empleos y mejorar los ingresos, porque esa “es la mejor política contra el hambre”.

El objetivo 2 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que conforman la Agenda de Desarrollo 2030, es justamente el del alcanzar el hambre cero, mediante ocho metas específicas.

Pobreza que recrece

“En América Latina no nos falta comida. Nos falta dinero para comprar comida”, reseñó.

Berdegué pidió asimismo que los países retomen las políticas de protección a las personas en condición de pobreza y extrema pobreza.

En la región, según las últimas cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal),  la pobreza creció entre 2014 y 2017, para afectar a 186 millones de personas, 30,7 por ciento de la población. La pobreza extrema afecta a 10 por ciento del total: 61 millones de personas.

Además, en una desigualdad que explica el éxodo del campo a las ciudades, en esta región de 82 por ciento de su población urbana, la pobreza rural afecta a 48,6 por ciento de la población, mientras la urbana representa 26,8 por ciento.

“La FAO insta a los países a repensar las políticas de protección social, particularmente en el caso de la infancia. No podemos dejar que vayamos más  despacio en la erradicación de la desnutrición y del hambre entre los niños y niñas”, aseveró.

Abogó también por la necesidad de paz y el cese de los conflictos porque “tenemos toda la evidencia del mundo que cuando  tú pierdes la paz, el hambre se dispara. Es automático. Los grandes focos y problemas de hambre en el mundo, hoy día, son en lugares donde estamos enfrentados a situaciones de conflicto”.

“Tenemos en la región países donde hay una situación muy convulsionada y los gobiernos tienen que saber que  esa convulsión social y política causa hambre”, concluyó Berdegué.

Edición: Estrella Gutiérrez

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal