Cuba y la UE afianzan el diálogo sobre derechos humanos
América Latina y el Caribe, Derechos humanos, Destacados, Europa, Geopolítica, Minorías sexuales, Sociedad Civil, Últimas Noticias

Cuba y la UE afianzan el diálogo sobre derechos humanos

Participantes en la ronda de diálogo entre Cuba y la Unión Europea, celebrada en La Habana el 9 de octubre y dedicada a los derechos humanos, que estuvo precedida por un encuentro de la sociedad civil de ambas partes el día antes. La delegación de Cuba aparece a la izquierda y la de la UE a la derecha. Crédito: UE

LA HABANA, 10 oct 2018 (IPS) - Con reuniones oficiales y de la sociedad civil, Cuba y la Unión Europea (UE) consolidaron sus relaciones con la primera ronda de diálogo sobre derechos humanos, tras la aplicación desde hace 11 meses del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (PDCA).

Las conversaciones oficiales realizadas el martes 9 en La Habana trataron cuestiones de interés mutuo como el racismo, xenofobia, libertad artística, derecho a la salud y garantías judiciales, entre otras.

Por su parte, el encuentro de la sociedad civil, celebrado el día antes, abordó los derechos de lesbianas, gays, bi, trans e intersexuales (LGBTI) y la igualdad de género.

“Las dos partes tuvieron una extensa discusión sobre garantías legales en los procesos judiciales en la UE y Cuba”, indicó en un comunicado este miércoles 10 el bloque de 28 países y hasta el momento la única declaración sobre la reunión oficial, realizada  a puertas cerradas.

La participación ciudadana y libertad de asociación y expresión fueron analizadas en los diálogos liderados por el director general adjunto para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior, Hugo Sobral, y el director general de Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Rodolfo Reyes.

El texto reveló que otro tema tratado fue la protección de los derechos culturales, donde la UE remarcó su visión de que la libertad de la expresión artística y los emprendimientos son claves para logar un sector cultural vibrante que cree empleos, desarrolle industrias culturales y revitalice el patrimonio en ese sentido.

Según el bloque, se reconocieron los resultados de Cuba en la protección del derecho a la salud de su población de 11,2 millones de habitantes y en la solidaridad internacional, y las partes además revisaron oportunidades de cooperación en temas como moratoria de la pena de muerte en escenarios multilaterales.

“Las conversaciones reconfirmaron el deseo de la UE y Cuba de profundizar su diálogo y entendimiento en el área de los derechos humanos”, concluyó el documento, alojado en el sitio de la delegación del bloque en La Habana.

La jornada es la primera que se realiza sobre asuntos humanitarios desde que fuera eliminada la Posición Común, una cláusula unilateral impuesta en 1996 por Bruselas que condicionaba la cooperación a cambios políticos en Cuba, que entonces era gobernada por el histórico líder de la Revolución cubana, Fidel Castro (1926-2016).

La delegación de la Unión Europea, presidida por el director general adjunto para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior, durante la primera ronda de diálogo sobre derechos humanos con Cuba, celebrada el martes 9 de octubre en La Habana. Crédito: UE

La delegación de la Unión Europea, presidida por el director general adjunto para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior, durante la primera ronda de diálogo sobre derechos humanos con Cuba, celebrada el martes 9 de octubre en La Habana. Crédito: UE

Este diálogo resulta “novedoso, porque se hace sobre un tema en el que habitualmente ha habido discordancias entre la UE y Cuba”, dijo a IPS el experto en relaciones cubano-europeas Eduardo Perera, quien resaltó que ahora la cuestión “se aborda de modo particularizado e institucionalizado”.

A su juicio, los derechos humanos revisten especial interés en la proyección internacional de la UE. También consideró que son relevantes para La Habana, “no solo por lo que se ha hecho en materia social, sino por la visión renovada que están adquiriendo”.

Para Perera, el nuevo cariz que toman en la isla caribeña los derechos humanos, que son innatos y resguardan la vida digna, “se aprecia concretamente en el proyecto de nueva Constitución y el debate público que lo ha acompañado”.

Desde el 13 de agosto y hasta el 15 de noviembre, los centros laborales y los barrios cubanos participan en la consulta popular del borrador del texto de la nueva Constitución, que aspira a sustituir la ley fundamental vigente desde 1976 mediante un proceso que concluirá con un referendo en 2019.

El anteproyecto incluye por primera vez el término derechos humanos, establece que pasaran a la legalidad local los tratados internacionales ratificados por Cuba, define al país de “Estado socialista de derecho” e incluye un artículo (68), que allanaría el camino al matrimonio igualitario.

Aunque especialistas critican que no establezca mecanismos autónomos de defensa de esos derechos, como Defensoría del Pueblo o un Tribunal Constitucional.

“Se reconocieron los logros pero también los temas pendientes, ya que debemos trabajar aún más como activistas y seguir sensibilizando y concientizando a la población sobre derechos LGBTI, en apoyo a la nueva Constitución”, indicó a IPS la activista Amelia Guerra, una mujer trans que coordina la Red Una Gran Familia.

 

Rodolfo Reyes, director general de Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, encabezó la delegación de su país a la primera ronda de encuentros con la Unión Europea tras la entrada en vigor del Acuerdo Político y Cooperación, celebrada en La Habana. Crédito: UE

Rodolfo Reyes, director general de Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, encabezó la delegación de su país a la primera ronda de encuentros con la Unión Europea tras la entrada en vigor del Acuerdo Político y Cooperación, celebrada en La Habana. Crédito: UE

Guerra participó el lunes 8 en el primer encuentro entre sociedad civil cubana y de la UE, que sesionó en un salón del Edificio Enrique José Varona, de la Universidad de La Habana.

Trascendió que participaron representantes de 21 organizaciones cubanas con registro legal y un número sin precisar de oenegés europeas, algunas con acápites en Cuba.

El concepto más amplio de sociedad civil cubana incluye las asociaciones fraternales, culturales y deportivas; sociales de masas; iglesias y congregaciones; oenegés de desarrollo; centros de investigación y publicaciones académicas; movimientos comunitarios; cooperativas, nuevos actores económicos y grupos disidentes.

“El intercambio de experiencias fue clave”, valoró la activista, que se enfrasca en la “incesante lucha” por lograr el matrimonio igualitario, a través de la red que conecta a 130 personas de diversas orientaciones sexuales e identidades de género de tres provincias cubanas: La Habana, Cienfuegos y Camagüey.

“Los temas de los derechos sexuales y a la vida no han llegado a tener una amplia divulgación, en ocasiones por el criterio fallido de que en Cuba las personas no están preparadas para recibir discursos de ese tipo”, indicó a IPS la documentalista Lizette Vila, quien también asistió al intercambio.

Vila coordina desde hace 16 años el Proyecto Palomas, una casa productora para el cambio social, que además divulga por el país sus obras sobre problemas discriminatorios y de derechos, en especial los relacionados con el género.

“Hay que avanzar en los problemas de la diversidad de mujeres y de hombres”, propuso la creadora, quien identifica retos tanto en Cuba como en los países europeos. En ese sentido, Vila promueve la inclusión de las personas heterosexuales en las acciones y campañas sobre derechos sexuales.

La reunión oficial tiene como antecedentes tres diálogos sobre derechos humanos sostenidos en junio de 2015, en Bruselas, junio de 2016, en La Habana, y mayo de 2017 en Bruselas. Cuba y la UE comenzaron sus negociaciones para el PDCA el 29 de abril de 2014 y concluyeron tras siete rondas bilaterales de trabajo en marzo de 2016.

El PDCA, en vigor noviembre de 2017, concede un marco legal y permite reforzar el diálogo y la cooperación entre Bruselas y La Habana. En mayo, durante el Primer Consejo Conjunto Unión Europea-Cuba celebrado en Bruselas, las dos partes se comprometieron a iniciar cinco nuevos diálogos políticos.

El plan de cooperación de la UE con Cuba destina 50 millones de euros: 20 para agricultura, 20 para energía renovable y 10 para la modernización de la economía.

Se prevé que en noviembre venidero, la capital cubana sea escenario de la primera reunión del Subcomité de Cooperación previsto en el vigente ADPC entre la UE y Cuba en el que se hará ya un primer intercambio de puntos de vista sobre las prioridades y montos de la cooperación para el periodo 2021-2027.

Con aportes de Patricia Grogg desde La Habana

Edición: Estrella Gutiérrez

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal