Países con bosques salvadores esperan fondos vitales
Ambiente, América Latina y el Caribe, Cambio climático, Desarrollo y ayuda, Desertificación, Destacados, Gobernanza mundial, Proyectos, Reportajes Climáticos del Caribe, Últimas Noticias

Países con bosques salvadores esperan fondos vitales

La ministra de Relaciones Exteriores de Suriname, Yldiz Deborah Pollack-Beighle, dijo que la adopción de la Declaración Conjunta de la Krutu de Paramaribo sobre fondos climáticos para los países HFLD ya no serán los que aporten la solución al cambio climático y al recalentamiento global sin la asistencia financiera necesaria. Crédito: Desmond Brown/IPS

La ministra de Relaciones Exteriores de Suriname, Yldiz Deborah Pollack-Beighle, dijo que la adopción de la Declaración Conjunta de la Krutu de Paramaribo sobre fondos climáticos para los países HFLD ya no serán los que aporten la solución al cambio climático y al recalentamiento global sin la asistencia financiera necesaria. Crédito: Desmond Brown/IPS

PARAMARIBO, 18 feb 2019 (IPS) - Los países con gran cobertura vegetal y poca deforestación (HFLD) cerraron la conferencia de Suriname con la Declaración Conjunta de la Krutu de Paramaribo sobre la movilización de fondos climáticos para los HFLD.

Krutu, una palabra indígena de Suriname, quiere decir reunión de importancia o de altos dignatarios, que permite algo viable.

“Es con gran placer que anuncio la adopción de la Declaración Conjunta de la Krutu de Paramaribo sobre movilización de fondos climáticos para los HFLD”, informó el presidente de Suriname, Desiré Delano Bouterse, en la segunda semana de este mes.

“La adopción de este documento es importante para continuar juntos nuestros esfuerzos y concentrarnos en resultados prácticos, pues nos permite aumentar nuestra cooperación en mecanismos relevantes internacionales y multilaterales”, prosiguió.

En la declaración, los países HFLD realizaron varios compromisos, entre ellos: reunir reconocimiento internacional sobre la contribución significativa que realizan los países en desarrollo HFLD a la respuesta global contra el cambio climático al permitir que sus bosques sirvan como vitales sumideros de carbono y mirar a la comunidad internacional para que provea del apoyo económico adecuado para ayudar a mantener ese tesoro.

Para los países en desarrollo HFLD, la naturaleza y el desarrollo están intrínsecamente conectados, subrayó Bouterse. Todos están a merced de las amenazas que suponen las actividades poco sostenibles, mientras intentan planificar un desarrollo sostenible.

Bouteres explicó que el desafío para estos países es encontrar un modelo de desarrollo que equilibre sus intereses nacionales a la vez que sigue entregando servicios ecológicos al mundo.

“Espero una voz unida y modelos innovadores que den forma a nuestros mutuos intereses. Suriname se siente honrado de haber recibido el mandato de llevar los esfuerzos de los países en desarrollo HFLD al foro internacional. Nos tomamos esta tarea con mucha seriedad y nos comprometemos a abocarnos a ella”, añadió.

“Nosotros, en tanto países en desarrollo HFLD, nos marcamos un nuevo camino. Ofrecemos a todos nuestros amigos y colaboradores la Krutu de Paramaribo para marcar el camino”, se comprometió Bouteres.

Suriname fue el primer país que reservó vastas cantidades de su territorio, 11 por ciento, como áreas protegidas cuando creó la Reserva Natural de Suriname Central, en 1988.

Bouterse declaró entonces que Suriname se había ubicado en una posición difícil porque casi la mitad de su territorio se había entregado a compañías madereras a principios de la década de los años 90.

Pero la creación estratégica de la reserva, con una superficie de 1,6 millones de hectáreas frenó de inmediato esas actividades, destacó.

“Esta decisión se tomó específicamente por razones de protección, sin siquiera prever el valor intrínseco que la reserva tendrá en los próximos años”, acotó Bouteres.

“Ahora, 20 años después, nos debemos la instancia de evaluar y cuestionar las consecuencias de esa decisión. ¿Los ecosistemas de la reserva quedaron intactos o mejoraron, como se pretendía al principio?”, planteó.

“¿Los esfuerzos de conservación contribuyen a nuestro desarrollo económico? ¿Invertimos lo suficiente en nuestra propia capacidad de ser un actor del concierto ambiental mundial?”, prosiguió interrogándose.

“¿Hacemos un suficiente uso de los fondos multilaterales disponibles y de los mecanismos financieros? Y en qué medida nuestros conciudadanos, mujeres y hombres surinameses se benefician de la reserva que abarca 11 por ciento de su territorio?”, agregó.

Bouteres también señaló que Suriname mejorará su marco legal, ajustará las políticas a sus aspiraciones para mejorar aún más.

“Es con gran satisfacción que Suriname presentó el instrumento para ratificar el Acuerdo de París, el 13 de febrero”, anunció.

“Esperamos que la comunidad internacional nos asista con instrumentos financieros adecuados, con tecnología y capacitación para que juntos podamos lograr nuestros objetivos comunes”, subrayó.

Al adoptarse la Declaración cuando algunos países celebran San Valentín (el día de los enamorados), la viceministra de Ambiente de Panamá, Yamil Sánchez, declaró: “Hoy, declaramos nuestro amor a nuestros bosques y a nuestros ecosistemas”.

Por su parte, la ministra de Relaciones Exteriores de Suriname, Yldiz Deborah Pollack-Beighle, comentó que la declaración expresa el compromiso de que los países HFLD ya no serán los que diseñan aporten la solución al cambio climático y al recalentamiento global sin la asistencia financiera necesaria.

“La conversación debe cambiar y debe tratar sobre que nos tienen que pagar para mantener nuestros bosques”, dijo Pollack-Beighle a IPS.

“No fue una conversación fácil, pero logramos un avance, que es que nos vamos de esta conferencia con este documento”, destacó, refiriéndose a la declaración final.

En definitiva, son los pueblos de los países HFLD que se beneficiarán de estos tres días de conversaciones, comentó sobre la conferencia realizada del 12 al 14 de este mes.

La Declaración de la Krutu redundará en beneficios tangibles para las comunidades que viven en las áreas selváticas, subrayó Pollack-Beighle. Y añadió que significará un beneficio para los países en su totalidad.

“Para Suriname, necesitamos llegar al punto en que no tengamos que rogar más por haber ofrecido al mundo una solución, nos buscarán y nos ofrecerán las oportunidades existentes”, apuntó.

“Vivimos aquí con un compromiso que necesita traducirse de tal forma que veamos cambios significativos inmediatamente después de esta conferencia”, añadió.

“Suriname tiene el papel de abogar por esto para asegurar que su declaración llegue a las más altas esferas de la agenda global, de las bilaterales, pero también de la regional”, concluyó.

Traducción: Verónica Firme

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal