La agricultura africana comienza a crecer bit a bit
África, Alimentación y agricultura, Ciencia y tecnología, Destacados, Economía verde, Las elegidas de la redacción, Reportaje especial, Sociedad Civil, Últimas Noticias

La agricultura africana comienza a crecer bit a bit

Ella Mazani, una pequeña productora de maíz y otros cereales en Shurugwi, en el centro de Zimbabwe, usa su teléfono móvil para comprar insumos, vender su producción y conocer las condiciones climáticas más apropiadas para sus cultivos. Crédito: Busani Bafana/IPS

Ella Mazani, una pequeña productora de maíz y otros cereales en Shurugwi, en el centro de Zimbabwe, usa su teléfono móvil para comprar insumos, vender su producción y conocer las condiciones climáticas más apropiadas para sus cultivos. Crédito: Busani Bafana/IPS

SHUEUGWI, Zimbabwe, 29 jul 2019 (IPS) - “Mi teléfono móvil es parte de mi agricultura. Apoya mi producción y el bienestar de mi familia a través de los servicios que obtengo por teléfono”,  dice entre seria y en bromea Ella Mazani, una productora a pequeña escala de Shurugwi, un pequeño municipio del centro geográfico de Zimbabwe.

Mazani cultiva maíz y mijo y cría algo de ganado y hasta hace bien poco esperaba la llegada de un especialista a su aldea para que la aconsejase sobre la siembra o la cosecha. Se trata de un funcionario de extensión agrícola del gobierno que opera como una especie de intermediario entre los técnicos e investigadores del sector y los agricultores.

Esa era la forma de asesorarse sobre nuevos métodos de cultivo o formas para adaptarse y mitigar los efectos del cambio climático.

Pero eso ha cambiado. Mazani ahora compra insumos, vende sus productos y contrata servicios para su familia con tan solo unos cuantos clics en su teléfono móvil. “Soy una agricultora de teléfono móvil”, insiste con una sonrisa a IPS en su localidad situada a algo más de 300 kilómetros al sur de Harare, en la provincia de Midlands.

Eso sucede gracias a haberse suscripto a EcoFarmer, una plataforma móvil desarrollada por Econet Wireless, la compañía de servicios de telecomunicaciones más grande de Zimbabwe.

La plataforma móvil EcoFarmer proporciona un microseguro innovador para que los agricultores aseguren sus insumos y cultivos contra la sequía o la lluvia excesiva. Acceden a estos servicios a través de SMS y mensajes de voz en sus teléfonos móviles.

Econet Wireless se ha asociado con la Unión de Agricultores de Zimbabwe (ZFU, en inglés), que representa a más de un millón de pequeños agricultores, para ofrecer el Combo de ZFU EcoFarmer, un paquete de servicios financieros y de información.

Los usuarios pagan solo un dólar por una suscripción de membresía. A través del Combo, reciben consejos sobre cultivos o el cuidado del ganado en función de su área productiva, así como también los cultivos y manejos adaptados al clima.

“Solía ​​tener problemas con la comercialización de mi cosecha, pero a través del Combo EcoFarmer, ahora recibo el dinero después de vender mi producto a través de mi teléfono”, dijo Mazani en diálogo con IPS.

“Como agricultora, siempre quiero recibir dinero en efectivo para poder contarlo. Pensé que al vender a través del teléfono móvil me engañarían, pero ahora considero que este dispositivo es una gran ayuda”, explicó.

Añadió que “tan solo marco *144 y obtengo información actualizada sobre el clima que me permite planificar mi cultivo. Sé cuándo aplicar fertilizantes y cuándo lloverá. Incluso recibo notificaciones de plagas como la del gusano ejército (Spodoptera frugiperda )que llega con el otoño y cómo tratarla “, al contar los beneficios de su suscripción al Combo EcoFarmer.

A caída de rendimientos, soluciones digitales

A medida que caen los rendimientos agrícolas, los servicios digitales están brindando soluciones inteligentes que aumentan la productividad, las ganancias y la capacidad de recuperación y adaptación de los agricultores familiares o de sobrevivencia de África.

“El cambio climático requiere modificaciones en la forma en que los agricultores cultivan sus tierras para poder producir alimentos y asegurar ingresos de manera sostenible. La agricultura climáticamente inteligente ha demostrado que existen soluciones que se necesita que lleguen hasta los agricultores”,  explicó Mariam Kadzamira, oficial de cambio climático del Centro Técnico para la Cooperación Rural y Agrícola (CTA, en inglés).

Phillip Tshuma, propietario de una pequeña finca en Zimbabwe, confía en la información meteorológica a través de su teléfono móvil, para mejorar su cultivo de maíz. Crédito: Busani Bafana/IPS

Phillip Tshuma, propietario de una pequeña finca en Zimbabwe, confía en la información meteorológica a través de su teléfono móvil, para mejorar su cultivo de maíz. Crédito: Busani Bafana/IPS

Kadzamira dialogó con IPS durante una reunión en Johannesburgo que revisó la marcha de un proyecto regional del CTA con agricultores de Malawi, Zambia y Zimbabwe, que son apoyados con información sobre el clima y otras materias a través de teléfonos móviles.

El proyecto, cuyo objetivo es llegar a 200.000 pequeños agricultores para fines de 2019, está promoviendo el uso de semillas tolerantes a la sequía y un seguro de índice basado en el clima a los agricultores, como parte de las intervenciones agrícolas climáticamente inteligentes a las que acceden los agricultores a través de plataformas digitales.

Digitalización avanza entre agricultores africanos

El estudio Digitalización de la Agricultura Africana 2018-2019, publicado en junio, encontró que existe un mercado sin explotar por más de 2.000 millones de dólares sobre servicios digitales de asistencia a agricultores pequeños y familiares para mejorar su productividad y sus ingresos.

El estudio monitoreó el aporte de soluciones digitales, como los servicios de asesoramiento a los agricultores que proporcionan información sobre el clima o la siembra a través de aplicaciones de teléfonos inteligentes o SMS, así como los servicios financieros, incluidos préstamos y seguros para agricultores.

Realizado por CTA y la firma Dalberg Advisors, el informe identificó cerca de 400 soluciones diferentes de agricultura digital con 33 millones de inscritos en África subsahariana. Sin embargo, el mercado actual de digitalización para la agricultura, conocido como D4Ag,  es una punta del iceberg con solo una penetración del seis por ciento, según los autores.

En 2018, la digitalización para la agricultura registró una facturación estimada de 143 millones de dólares, cuando el mercado potencial es de más de 2.600 millones de dólares.

Pero el número de agricultores registrados en soluciones digitales tiene un crecimiento anual de más de 40 por ciento,  lo que permite pronosticar que el mercado D4Ag en África probablemente llegará a la mayoría de los agricultores del continente en 2030.

“La digitalización puede ser un cambio de juego en la modernización y transformación de la agricultura de África, atrayendo a los jóvenes a la agricultura y permitiendo a los agricultores optimizar la producción al tiempo que los hace más resistentes al cambio climático”, dijo Michael Hailu, director de CTA, al instar al sector privado la inversión en aumentar la adopción de este modelo para ayudar a los agricultores a aumentar los rendimientos.

Mediante el uso de soluciones digitales, los agricultores observaron mejoras en los rendimientos que van de 23 a 73 por ciento, y aumentos de hasta 37 por ciento en los ingresos, según el informe.

Los modelos que incluían más de una solución, combinando vínculos de mercado digital, finanzas digitales y servicios de asesoría digital, se vincularon con rendimientos aún mejores, de hasta 168 por ciento.

Michael Tsan, socio de Dalberg Advisors , dijo que la digitalización para la agricultura tiene el potencial de apoyar de manera sostenible e inclusiva la transformación agrícola para 250 millones de pequeños agricultores y productores pecuarios en África.

“Una infraestructura digital sólida que proporcione conectividad básica e internet asequible es un requisito previo para que los pequeños agricultores aprovechen plenamente las oportunidades de la digitalización en la agricultura”, planteó Debisi Araba, miembro del Panel Malabo Montpellier y director regional para África del Centro Internacional para la Agricultura Tropical (CIAT).

El Panel de Malabo Montpellier agrupa a 17 expertos africanos e internacionales en agricultura, ecología, nutrición y seguridad alimentaria. El Panel guía las decisiones políticas de los gobiernos africanos hacia la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición en el continente africano.

“Para salvar la brecha digital, las comunidades rurales deben estar mejor conectadas a las telecomunicaciones, a las conexiones de Internet y a las familias, a los centros de trabajo y a las conexiones de Internet confiables”, dijo el especialista a IPS.

A su juicio, “África ahora tiene la oportunidad de saltar y aprovechar los beneficios potenciales de la innovación digital en el sistema alimentario, al tiempo que utiliza una regulación específica para evitar los riesgos que puede suponer la digitalización”.

Un informe del Panel de Malabo Montpellier, lanzado en su foro anual, celebrado en junio en Kigali, a capital de Ruanda, destaca las herramientas y tecnologías digitales prometedoras que están surgiendo en la cadena de valor agrícola en toda África.

El informe, titulado “Bit por Bit: Política de innovación para transformar el sistema alimentario de África con tecnologías digitales”, analizó las experiencias de Costa de Marfil,  Ghana, Kenia, Marruecos, Nigeria, Ruanda y Senegal, países que están a la vanguardia de la aplicación de tecnologías digitales, gracias a políticas e instituciones promotoras de innovación en la materia.

“La transformación digital de África ya está en marcha, y el continente ahora tiene la oportunidad de aprovechar los beneficios potenciales de la digitalización y las nuevas tecnologías para la agricultura, así como de evitar los escollos que puede suponer la digitalización”, dijo Araba.

Los gobiernos y el sector privado deberían considerar las tecnologías emergentes para dejar atrás enfoques tradicionales, considera el experto, para quien urge que el uso de teléfonos móviles e Internet móvil sea asequible y accesible para todos los actores de la cadena de valor agrícola.

Los altos costos tienen un impacto significativo en la utilización y el uso de Internet y de servicios móviles entre los agricultores pequeños y familiares. El costo del acceso a Internet móvil  ha bajado 30 por ciento en África desde 2015.

Pero aun así el continente tiene todavía algunos de las tarifas más elevadas del mundo para el acceso a Internet, lamentó Araba.

A pesar de las inmensas oportunidades que ofrece la digitalización, hay desafíos que deben resolverse para maximizar su impacto futuro. Por ejemplo, hay una baja actualización de los servicios digitales entre las mujeres, aunque representan más de 40 por ciento de la fuerza laboral agrícola del continente.

Según el Banco Mundial, las mujeres en África subsahariana tenían en promedio 14 por ciento menos de probabilidades de poseer un teléfono móvil que los hombres y 25 por ciento menos de tener acceso a Internet.

“La plataforma de telefonía móvil me ha ayudado a mejorar mi agricultura debido a la información oportuna que recibo y la facilidad que tengo para resolver los asuntos financieros que tanto tiempo me tomaban antes. Ahora compro y vendo sin salir de casa”, dice Mazani, una de las productoras agrícolas que ya tiene los bits como sus aliados.

T: MF

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal