Conservación de manglares refuerza valor con comercio de carbono
África, Ambiente, Biodiversidad, Cambio climático, Destacados, Economía verde, Naciones Unidas, Últimas Noticias, Voces Aliadas

Conservación de manglares refuerza valor con comercio de carbono

Pescadores de Gazi, cerca de Vanga, en la costa de Kenia. Crédito: GRID-Arendal

Pescadores de Gazi, cerca de Vanga, en la costa de Kenia. Crédito: GRID-Arendal

NAIROBI, 2 ago 2019 (IPS) - Cuando un método de restauración de ecosistemas ayuda también a reducir la pobreza y a desarrollar la capacidad de recuperación económica de las comunidades, los gobiernos a menudo los respaldan como una solución “ganar-ganar”.

Este es el caso del Proyecto de Bosques de Vanga Blue, una iniciativa innovadora para intercambiar créditos de carbono a partir de la conservación y la restauración de manglares en la costa de Kenia. Este programa es apoyado por ONU Medio Ambiente, el Servicio Forestal de Kenia, el Instituto de Investigaciones Marinas y Pesqueras de Kenia y sus socios.

“La totalidad de este pueblo y otros pueblos cercanos dependen de la pesca. El bosque de manglares es crucial porque es el lugar donde los peces se reproducen”, dice el jefe de la comunidad de Vanga, Kama Abdallah.

“Si los manglares se destruyen, habrá hambre”, agrega Mwasiti Salim, residente de Vanga.

En junio de 2019, el plan participativo de gestión forestal de la Asociación de Bosques Comunitarios de Vajiki fue lanzado en Vanga, como parte de una iniciativa apoyada por ONU Medio Ambiente a través del Proyecto de Bosques Azules del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, en inglés) y el programa de pequeñas subvenciones de la Iniciativa Internacional de Arrecifes de Coral/ ONU Medio Ambiente.

Según el plan, los manglares en el condado de Kwale serán gestionados conjuntamente por el Servicio Forestal de Kenia y la Asociación de Bosques Comunitarios. ONU Medio Ambiente ayudó a desarrollar el plan, mientras que el Instituto de Investigaciones Marinas y Pesqueras de Kenia brindó apoyo técnico a la comunidad.

El plan de gestión incluye la venta de créditos en el mercado voluntario de carbono. Se basa en el éxito de un proyecto similar en Gazi, una comunidad a pocos kilómetros al norte, que ha estado comercializando créditos de carbono de manglares en el Mercado Voluntario de Carbono desde 2012.

“A nivel mundial, este es uno de los primeros proyectos que está produciendo créditos de carbono a partir de la conservación y restauración de manglares”, dice Gabriel Grimsditch, experto en manglares de Medio Ambiente de la ONU.

“El proyecto conservará y restaurará más de 4.000 hectáreas de manglares en el condado de Kwale y apoyará los medios de vida de más de 8.000 personas en comunidades pesqueras a través de iniciativas de desarrollo comunitario”, agrega.

Los manglares, como este de Tanzania, pueden secuestrar cinco veces más carbono que otros bosques tropicales. Crédito: GRID-Arendal

Los manglares, como este de Tanzania, pueden secuestrar cinco veces más carbono que otros bosques tropicales. Crédito: GRID-Arendal

Lilian Mwihaki, del Instituto de Investigaciones Marinas y Pesqueras de Kenia, destaca los beneficios del comercio de carbono: “A partir de la venta de créditos de carbono, surgen nuevos fondos que se pueden inyectar en la comunidad.

En Gazi se ha comprado libros para los estudiantes, se han adquirido algunos equipos hospitalarios y se ha podido llevar agua a la comunidad”.

El lanzamiento del plan participativo de gestión forestal fue un evento de alto perfil, con la asistencia del Secretario de Gabinete para el Medio Ambiente de Kenia, Keriako Tobiko, el conservador en jefe de Bosques para Kenia, Julius Mwaura, el jefe científico del Instituto de Investigaciones Marinas y Pesqueras de Kenia, James Kairo, y el presidente de esa institución, John Safari Mumba.

Los manglares son ecosistemas raros, espectaculares y prolíficos en el límite entre la tierra y el mar. Apoyan una rica biodiversidad y proporcionan un valioso hábitat de cría para peces y crustáceos.

También actúan los manglares como una forma de defensa costera natural contra marejadas, tsunamis, el aumento del nivel del mar y la erosión. Sus suelos son sumideros de carbono altamente efectivos.

Pero este valioso ecosistema está desapareciendo de tres a cinco veces más rápido que el resto de los bosques del planeta, con graves impactos ecológicos y socioeconómicos. Las estimaciones actuales indican que la cobertura de manglares se ha reducido a la mitad en los últimos 40 años.

“Se estima que la superficie total de manglares en el mundo es de entre 12 y 20 millones de hectáreas. El proyecto Vanga cubre solo un pequeño porcentaje de esta área, pero sus innovaciones y sus logros son replicables y escalables a nivel mundial”, dice Grimsditch.

Este artículo fue originalmente publicado por ONU Medio Ambiente América Latina y el Caribe, con quien IPS-Inter Press Service tiene un acuerdo especial para la difusión de sus contenidos.

RV: EG

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal