Cristo homosexual genera polémicas en Brasil y agita poder religioso que lo gobierna
América Latina y el Caribe, Derechos humanos, Destacados, Religión, Últimas Noticias

Cristo homosexual agita poder religioso que gobierna Brasil

Con la creciente injerencia religiosa en la gestión pública de Brasil, el lanzamiento de Netflix de una sátira religiosa que protagoniza un Cristo homosexual ha generado muchas polémicas

La religiosidad de la población brasileña es visible. La mayoría es católica, pero los evangélicos (protestantes tradicionales y pentecostales) son los que más aumentan. En el censo de 2010, se declararon católicos 64,6 por ciento de los brasileños, y evangélicos 22,2 por ciento, unas 42,3 millones de personas. Solo 8 por ciento se declaró sin religión. Crédito: Cortesía.

RÍO DE JANEIRO, 13 ene 2020 (IPS) - Jesucristo en una relación homosexual al cumplir 30 años forma parte del vídeo accesible en Netflix que provoca polémicas y que derivó en un caso judicial y otro policial, además de poner en tela de juicio el poder que ha adquirido la religión en Brasil. 

El Estado brasileño es laico, establece la Constitución, pero el gobierno del presidente Jair Bolsonaro, investido el 1 de enero de 2019, adopta criterios religiosos en muchas de sus acciones.

“Dios por encima de todos” fue el lema de la campaña electoral del presidente en 2018, que repite en muchos de sus discursos y que varios ministros intentaron incluir en documentos oficiales, antes de recibir advertencias por su carácter inconstitucional.

Las facilidades económicos que cuentan las iglesias, especialmente las evangélicas, como son las exenciones tributarias, se han ampliado en el gobierno de Bolsonaro. Y el exsecretario de Recaudación Federal, Marcos Cintra, que propuso un impuesto que gravaría las religiones, fue despedido en septiembre por presiones del presidente.

Bolsonaro anunció su intención de aumentar los subsidios a las iglesias, abaratando sus gastos con energía, y de nombrar un juez evangélico para sustituir a los miembros del Supremo Tribunal Federal (STF), quienes se jubilarán en este y el próximo año.

También mantiene el plan de trasladar la embajada brasileña en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, en respuesta a una demanda de las iglesias evangélicas, siguiendo el ejemplo de Estados Unidos bajo la presidencia de Donald Trump.

Varios ministros de Bolsonaro son evangélicos, empezando por la ministra de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos, Damares Alves, que admitió ser “terriblemente evangélica”, al tomar posesión del cargo.

Damares Alves es la ministra de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos de Brasil, pastora religiosa que se dice "terriblemente evangélica" en un Estado laico. Sus ideas y políticas son netamente influidas por creencias religiosas, así como en otros ministerios del gobierno de Jair Bolsonaro. El presidente se dice católico pero se bautizó como evangélico en el Río Jordán, en Israel, en 2016, y abusa del discurso religioso en sus acciones públicas. Crédito: Cortesía

Damares Alves es la ministra de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos de Brasil, pastora religiosa que se dice «terriblemente evangélica» en un Estado laico. Sus ideas y políticas son netamente influidas por creencias religiosas, así como en otros ministerios del gobierno de Jair Bolsonaro. El presidente se dice católico pero se bautizó como evangélico en el Río Jordán, en Israel, en 2016, y abusa del discurso religioso en sus acciones públicas. Crédito: Cortesía

En ese ambiente, de amplio empoderamiento religioso, especialmente de las iglesias pentecostales y neopentecostales, aparece el vídeo de 46 minutos del grupo humorístico “Porta dos fundos” (Puerta trasera, en libre traducción) con una contundente parodia sobre el nacimiento del cristianismo.

La obra, disponible desde inicio de diciembre, exhibe un Jesucristo gay, a Dios como un amante que insiste en sacar María, la madre de Cristo, de la familia, y a José como un tonto e irritado marido traicionado.

La “blasfemia”, como definen religiosos ofendidos, generó fuertes protestas, como era de prever. La Asociación Centro Dom Bosco de Fe y Cultura pidió a la Justicia prohibir la difusión de la obra, que ofendería la fe y el honor de los cristianos.

El pedido fue acogido el 8 de este mes por el juez de apelación Benedicto Abicair, de Río de Janeiro, que ordenó a Netflix sacar el vídeo “La primera tentación de Cristo” de su plataforma.

“Calmar los ánimos” de la sociedad “mayoritariamente cristiana” y agitada por la parodia bíblica fue la justificación del juez, quien arguyó, además, que el derecho a la libertad de expresión “no es absoluto”.

Pero distinta fue la opinión de Abicair en noviembre de 2017 a favor del entonces diputado Jair Bolsonaro, acusado de homofobia y racismo por decir que los homosexuales son producto de una mala educación familiar, en una entrevista televisiva. “En una democracia (no se puede) censurar el derecho de manifestación de nadie”, sentenció el juez. 

Su decisión de ahora fue revocada el día siguiente por el Supremo Tribunal Federal (STF), a través de un fallo del presidente de esa corte suprema, José Dias Tóffoli, en respuesta a un recurso de Netflix contra la “censura judicial”. 

Tóffoli recordó que el STF reafirmó varias veces “la plenitud del ejercicio de la libertad de expresión” como un derecho inherente a la dignidad humana y la vigencia de la Constitución. 

Una sátira humorística no afecta valores de la fe cristiana de más de dos mil años, acotó.

En los medios jurídicos, las opiniones se dividieron. Organizaciones mayoritarias, como la Orden (Colegio) de Abogados de Brasil, rechazaron la censura inadmisible y el “retroceso” en las libertades democráticas.

Pero la Asociación Nacional de Juristas Islámicos se solidarizó con los cristianos, con un mensaje de protesta contra Netflix y Porta dos Fundos.

Los hechos se agravaron por el atentado de un grupo dicho “integralista” (surgido en los años 1930 e inspirado en el fascismo italiano) que lanzó bombas incendiarias, los conocidos “cócteles molotov”, contra la sede de Porta dos Fundos, en Río de Janeiro, el 24 de noviembre.

El único agresor identificado, Eduardo Fauzi, viajó a Rusia el 29 de diciembre, y busca la condición de refugiado político para evitar la prisión ordenada por la Justicia brasileña. Su extradición es probable en base a un acuerdo entre Brasil y Rusia.

“No queda otra forma de responder sino con las propias manos” a los ataques contra la fe, cuando el “paradigma liberal, que es hegemónico en la posmodernidad” atea, impone sus pensamientos e impide que cristianos sean oídos, así se justificó Fauzi en una entrevista por WhatsApp al sitio web de periodismo Colabora.

A causa del atentado, que no provocó víctimas humanas, Fauzi fue expulsado del Partido Social Liberal (PSL) al que estaba afiliado desde 2011. Se trata del mismo partido por el cual Bolsonaro llegó a la Presidencia y que él dejó el 19 de noviembre de 2019, para crear su propio movimiento Alianza por Brasil.

La sátira navideña de Porta dos Fundos refleja la molestia que sienten sectores de la población brasileña ante la creciente injerencia religiosa en la gestión pública, el abandono del Estado laico.

Bolsonaro en reiteradas ocasiones afirmó que el poder pertenece a la mayoría, que en Brasil es cristiana, olvidando promesas de gobernar para todos y el pluralismo que identifica a la democracia.

En sus actos, él responde especialmente a los sectores que le dieron el triunfo electoral; cerca de 70 por ciento de los evangélicos le concedieron sus votos.

El vídeo que sigue disponible en Netflix cuenta a su modo el regreso de Cristo tras los 40 días en el desierto en que fue sometido a tentaciones. Una atracción homosexual fue la tentación elegida por los humoristas.

Recibido en su regreso por la familia de fiesta por sus 30 años, conoció entonces la misión que le atribuyó Dios. Sus dudas se mezclan con sueños provocados por alguna droga y su “enamorado”, Orlando, termina por adoptar su verdadera identidad, el diablo o la mayor tentación.

Cristo vence la lucha con el diablo, poseyéndolo y haciéndolo estallar, tras perder las primeras batallas de golpes paralizadores o aniquiladores, así como su padre Dios. Es decir, superó la tentación y asumió su misión de Mesías, como señala la Biblia, pero por caminos burlescos. 

Además de los humoristas, los ateos empiezan a reaccionar ante la oleada mística. La Asociación de Ateos y Agnósticos de Brasil apareció cuestionando monumentos católicos en locales públicos y espectáculos de música góspel con dinero del Estado laico.

Un problema generado por algunas iglesias es el rechazo a vacunas que está contribuyendo a la reaparición o al recrudecimiento de enfermedades como el sarampión. Hay religiosos que recomiendan a sus fieles abstenerse de vacunar a sus hijos, con falsos argumentos, como el riesgo de contaminación y otras enfermedades.

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal