Persisten pesticidas organoclorados pese a prohibición
Ambiente, América Latina y el Caribe, Destacados, Últimas Noticias, Voces Aliadas

Pesticidas prohibidos persisten en aguas, suelos y fauna suramericana

Pese a que el uso de la mayoría de los pesticidas organoclorados (POC) está prohibido en América del Sur desde 1990, un estudio que revisó trabajos publicados a lo largo de 20 años halló que siguen presentes en ambientes costeros y marinos, incluso en altas concentraciones.

Revisión de trabajos durante 20 años halló pesticidas en suelos, aguas y fauna de varios países de América del Sur, pese a estar prohibidos desde 1990. Foto: Andrés Arias/ SciDev.Net

BUENOS AIRES, 8 abr 2020 (IPS) - Pese a que el uso de la mayoría de los pesticidas organoclorados (POC) está prohibido en América del Sur desde 1990, un estudio que revisó trabajos publicados a lo largo de 20 años halló que siguen presentes en ambientes costeros y marinos, incluso en altas concentraciones.

Publicada en Current Environmental Health Reports, la investigación se basó en los resultados de 63 artículos científicos y estimó que estas sustancias podrían permanecer por décadas en concentraciones ambientalmente perjudiciales.

En especial, los datos evidencian mayores riesgos asociados a pesticidas en costas de Brasil y Argentina.

Los pesticidas organoclorados son considerados contaminantes orgánicos persistentes debido a su alta toxicidad, solubilidad en grasas y resistencia a la degradación.

Muchos son semivolátiles por lo que pueden migrar a la atmósfera y ser transportados por largas distancias en estado gaseoso. Suelen fijarse en sedimentos y el suelo y contaminar océanos, donde tienden a acumularse en organismos vivos.

Los mamíferos marinos, los depredadores superiores, los peces y aves marinas, con frecuencia muestran las mayores concentraciones de POC.

En América del Sur, la mayoría de los POC se usaron intensamente entre 1950 y 1990, cuando la producción y empleo de muchos de ellos se prohibió o restringió.

Por ello, los autores del trabajo actual evaluaron la distribución espacial de los niveles residuales de POC registrados en 63 estudios efectuados en costas, mares, bivalvos, peces y mamíferos sudamericanos, para analizar el riesgo ecotoxicológico asociado a esas concentraciones en cada sitio evaluado.

Los sedimentos de algunos sitios costeros de Sudamérica mostraron niveles de  pesticidas que podrían dañar la estructura y función de la comunidad a largo plazo.

Entre estos lugares se destacan “la bahía de Guanabara y el estuario de Santos, al sudeste de Brasil, y las costas argentinas de la región pampeana, como la laguna de Mar Chiquita, el estuario de Bahía Blanca, la Bahía de Samborombón y el estuario del río Quequén”, dijo a SciDev.Net Andrés Arias, del Instituto Argentino de Oceanografía (IADO) en Bahía Blanca, Buenos Aires.

El estudio determinó que los niveles más altos de pesticidas se registraron cerca de las grandes ciudades y en ambientes costeros semicerrados como estuarios, bahías o lagunas.

Lautaro Girones, coautor del trabajo e integrante del IADO, explicó que “las costas, y en especial los ambientes semicerrados, pueden resultar más afectadas por la contaminación por pesticidas ya que reciben los aportes de grandes ciudades y campos agrícolas a través de los ríos, sistemas cloacales y deposición atmosférica y porque suelen tener gran potencial para acumular COP debido a los mayores tiempos de residencia del agua y mayores niveles de materia orgánica”.

La investigación reveló que, con excepción del aire, en todas las matrices ambientales estudiadas los niveles de DDT encontrados (plaguicida usado extensamente en el pasado) fueron notablemente más altos que los de otros pesticidas.

El insecticida y acaricida endosulfan, por su parte, prohibido varios años después que los demás, fue el contaminante más encontrado en aire, con mayor presencia en Bahía Blanca, en relación al resto de la costa suramericana.

“Los POC son tóxicos y muy persistentes; por eso se prohibieron. La detección de endosulfan podría explicarse porque es un pesticida que se ‘difunde’ por aire pegado a partículas”, dijo a SciDev.Net Alicia Fernández Cirelli, directora de la Maestría en Gestión del Agua de la Universidad de Buenos Aires.

Este artículo fue publicado originalmente por SciDevNet.

RV: EG

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal