África queda libre de poliomielitis salvaje
África, Destacados, Naciones Unidas, Población, Salud, Sociedad Civil

África queda libre de poliomielitis salvaje

Una alianza de gobiernos, organismos internacionales de salud y fundaciones privadas desarrolló desde 1988 una campaña de vacunación que ha permitido la erradicación de la poliomielitis natural en casi todos los países del mundo. Foto: Henry Bongyereirwe/Unicef

Una alianza de gobiernos, organismos internacionales de salud y fundaciones privadas desarrolló desde 1988 una campaña de vacunación que ha permitido la erradicación de la poliomielitis natural en casi todos los países del mundo. Foto: Henry Bongyereirwe/Unicef

GINEBRA, 25 ago 2020 (IPS) - La alianza Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis certificó este martes 25 que el continente africano está libre de poliomielitis natural o salvaje.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró que “acabar con los poliovirus naturales en África es uno de los mayores logros de salud pública de nuestra era y nos alienta sobremanera a terminar el trabajo de erradicar la poliomielitis a nivel mundial”.

El certificado de que la región está libre de poliomielitis por virus naturales o “salvajes”, que la distinguen de la que puede –en pocos casos- llegar con la vacuna, se produjo al constatarse la ausencia del poliovirus durante un lapso de cuatro años, dese el último caso registrado en Nigeria.

Solo dos países en el mundo quedan con casos de la enfermedad causada por el poliovirus que afecta sobre todo a niños menores de cinco años: Afganistán y Pakistán.

“Acabar con los poliovirus naturales en África es uno de los mayores logros de salud pública de nuestra era y nos alienta sobremanera a terminar el trabajo de erradicar la poliomielitis a nivel mundial”: Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Tedros agredeció y felicitó “a los gobiernos, el personal sanitario, los voluntarios de las comunidades, los dirigentes tradicionales, los líderes religiosos y los padres de toda la región que han trabajado juntos para eliminar la poliomielitis natural de África”.

La Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis se creó en 1988 como una alianza entre gobiernos, la OMS, centros de control y prevención de enfermedades de Estados Unidos y entidades privadas como la Asociación Rotaria Internacional, la Fundación Bill y Melinda Gates y la Alianza Gavi para las Vacunas.

Holger Knaack, presidente de la Asociación Rotaria, destacó que “en un año difícil para la salud mundial, la certificación de ausencia de poliovirus naturales en África es una señal de esperanza y progreso que demuestra lo que se puede lograr mediante la colaboración y la perseverancia”.

La Iniciativa se propone persistir en vencer los poliovirus circulantes de origen vacunal, aún presentes en 16 países africanos y que pueden continuar produciendo casos, sobre todo con las interrupciones en los programas de vacunación causadas por el auge de la pandemia covid-19.

El agente causal de la poliomielitis es un enterovirus humano, el poliovirus, formado por un genoma de ácido ribonucleico encerrado en una cubierta proteínica y en su forma salvaje han existido tres tipos, de los cuales el dos ya fue eliminado  pues su presencia por última vez se constató en India en 1999.

Del tipo tres se presentan muy pocos casos y continúa activo el tipo uno, en cuya erradicación se ha avanzado, al pasar en tres décadas de cientos de miles de casos a solo unas pocas decenas.

En 10 países de Asia y África hubo brotes en 2014, pero ya en 2016 la versión “salvaje” solo era endémica en Afganistán, Nigeria y Pakistán.

Una de cada 200 infecciones produce parálisis permanente, generalmente en las piernas, y entre cinco y 10 por ciento de los enfermos fallecen a causa de la parálisis de los músculos respiratorios.

Hay evidencias de la existencia de la enfermedad desde el Antiguo Egipto y en la época moderna causó epidemias varias veces en el siglo XX, hasta que en 1949 los estadounidenses John F. Enders, Thomas H. Weller y Frederick C. Robbins (Premio Nobel de Medicina 1954) cultivaron el virus fuera de células nerviosas.

Sobre esa base, el epidemiólogo estadounidense Jonas Salk logró en 1952 una vacuna efectiva y segura, aplicada desde 1955, y en 1961 su colega de origen polaco Albert Sabin desarrolló la versión oral, más barata y de fácil aplicación.

A-E/HM

 

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal