El cine argentino pone a debate la violencia de género
América Latina y el Caribe, Destacados, Género, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Últimas Noticias, Violencia de género

El cine argentino pone a debate la violencia de género

La actriz Cecilia Roth encarna a Alicia, la madre y abuela que es personaje central en "Crímenes de familia", película argentina que trata relaciones laborales y violencia de género. Foto: producción del filme

BUENOS AIRES, 21 ago 2020 (IPS) - “Crímenes de familia”, la nueva película argentina que se estrena en la plataforma Netflix, ofrece una mirada profunda sobre la violencia de género y las vicisitudes del trabajo doméstico, dos temas propios de la agenda 2030 de las Naciones Unidas.

Escrita y dirigida por el cineasta argentino Sebastián Schindel (El Patrón, 2014), el filme recibió apoyo, principalmente para el guion, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y de ONU Mujeres,
la organización de las Naciones Unidas dedicada a la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

El filme narra, en paralelo, dos historias interrelacionadas sobre violencia de género en torno a una familia y su empleada doméstica, con una minuciosa presentación de las distintas instancias de procedimientos judiciales.

En la trama, Alicia, encarnada por Cecilia Roth, es una madre de buena posición social que está desesperada y maniobra para que su hijo Daniel (Benjamín Amadeo) no vaya preso, ya que está acusado de intento de homicidio de su ex esposa (Sofía Gala).

El esposo de Alicia, Ignacio (Miguel Ángel Solá) ya está cansado de intervenir en favor de Daniel. En paralelo, la empleada doméstica del matrimonio, Gladys (Yanina Ávila), quien tiene un hijo prácticamente educado por Alicia, también resulta acusada de un crimen.

La película “ilustra varias dimensiones abordadas por el Convenio 190 y la Recomendación 206 de la OIT”, observó Javier Cicciaro, oficial de la OIT y de la Iniciativa Spotlight, que apoya la erradicación de la violencia contra las mujeres y las niñas y, en particular, el femicidio o feminicidio.

El Convenio 190, adoptado en 2019, busca proscribir la violencia y el acoso en el mundo del trabajo, en su relación y en el lugar de labores, sea en espacios públicos o privados, en este caso en el ámbito doméstico.

La Recomendación 206, adosada al Convenio 190, pide a los países adoptar medidas apropiadas ante las modalidades de trabajo más expuestas a la violencia y el acoso, algunas derivadas de relaciones de poder, culturales y sociales y normas de género, entre las que se incluye el trabajo doméstico.

Cicciaro destacó que la nueva obra de Schindel “propone un debate necesario para jerarquizar la perspectiva de género en el cruce de dos temas muy importantes para la agenda global: el trabajo doméstico y la violencia y el acoso en el mundo del trabajo”.

Entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible que integran la Agenda 2030, el ODS 5 plantea lograr la igualdad entre los géneros y su meta 5.2 propone “eliminar todas las formas de violencia contra todas las mujeres y las niñas en los ámbitos público y privado”.

A su vez, el ODS 8, al promover empleo y trabajo decente, planteó como meta 8.5 “lograr el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todas las mujeres y los hombres”.

El filme enhebra temas diversos, como la violencia de género, la solidaridad entre mujeres, la corrupción judicial, embarazos no deseados, la negación de la realidad, la drogadicción, la relación entre abuelos y nietos y la legalización del aborto.

Para Lucía Martelotte, de ONU Mujeres en Argentina, “la construcción de este filme permite vislumbrar la complejidad de las violencias basadas en género y también su carácter multidimensional”, por lo que abogó por políticas públicas que aborden la intersección entre los distintos tipos de violencias.

“Crímenes de familia”, apta para mayores de 16 años y con una duración de 99 minutos, está disponible en Netflix desde el jueves 20.

A-E/HM

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal