Los argumentos a favor de una renta básica universal
Asia-Pacífico, Columnas, Desarrollo y ayuda, Destacados, Mundo, Naciones Unidas, Población, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Puntos de Vista, Trabajo, Últimas Noticias

Los argumentos a favor de una renta básica universal

© Reproducir este artículo| | Imprimir |
Unos agricultores cosechan arroz en Vietnam. Casi 95% de los trabajadores agrícolas son informales en la región de Asia y el Pacífico. La pandemia de covid está exponiendo las desigualdades y vulnerabilidades de grandes poblaciones, en particular en el Sur en desarrollo. Foto: Linh Pham/PNUD

Unos agricultores cosechan arroz en Vietnam. Casi 95% de los trabajadores agrícolas son informales en la región de Asia y el Pacífico. La pandemia de covid está exponiendo las desigualdades y vulnerabilidades de grandes poblaciones, en particular en el Sur en desarrollo. Foto: Linh Pham/PNUD

BANGKOK, 6 ago 2020 (IPS) - La regla número uno del manual de gestión de crisis es el siguiente: cuando te encuentres en un hoyo, primero, deja de cavar.

La vorágine en la que nos ha sumergido el brote de covid-19 ha llevado a varios países a considerar la posibilidad de establecer incentivos fiscales a gran escala y la impresión de dinero para mitigar las dos crisis que se están desarrollando simultáneamente: la pandemia y la desenfrenada depresión económica.

La aplicación de estas medidas resulta fundamental, pero deben ser estratégicas y sostenibles. Para tratar las crisis actuales, debemos evitar plantar las semillas de otras nuevas, ya que hay mucho en juego.

Ha llegado el momento de incorporar un nuevo elemento al conjunto de medidas políticas que los gobiernos están adoptando. Un factor conocido de sobra, pero al que hemos olvidado por completo: La Renta Básica Universal, un mecanismo necesario como parte del paquete de medidas económicas que nos ayudará a salir de este abismo.

La autora, Kanni Wignaraja

La autora, Kanni Wignaraja

Los detractores, y hay muchos, señalarán que no funcionará porque ningún país puede permitirse repartir dinero regularmente a todos los ciudadanos. Argumentarán que tendremos déficits insostenibles, que no pueden ser financiados.

Esta es una preocupación valida. Pero la alternativa dará como resultado un mayor aumento de la desigualdad, aumentando las tensiones sociales que costarían aún más a los gobiernos y supondrían un mayor riesgo de conflicto social para los países.

La pandemia que comenzó en China ha hecho estragos en toda Asia, e incluso fuera de ella, exponiendo las desigualdades y vulnerabilidades de las grandes poblaciones de la región.

Esto incluye a los trabajadores informales, estimados en 1,3 mil millones de personas o dos tercios de la fuerza laboral de Asia y el Pacífico, así como a los migrantes, con casi 100 millones de desplazados, solo en India.

Si una gran parte de una generación entera pierde su sustento, sin una red de seguridad, los costos sociales serán insoportablemente altos. La inestabilidad económica seguirá al estallido de las tensiones sociales.

En estos momentos en los que tenemos que reactivar unas economías que se encuentran en plena erosión, el beneficio que reportaría la estabilidad social sería enorme, lo que constituye un argumento aún más convincente en favor de la Renta Básica Universal.

De esta crisis debe surgir un nuevo contrato social que reequilibre las profundas desigualdades que prevalecen en las sociedades. Para decirlo sin rodeos: la pregunta ya no debería ser si se pueden encontrar recursos para una protección social efectiva, sino cómo se pueden encontrar. La Renta Básica Universal promete ser un elemento útil de dicho marco.

La alternativa de no tener una Renta Básica Universal es la creciente probabilidad de disturbios sociales, conflictos, migración masiva inmanejable y la proliferación de grupos extremistas que capitalizan y fermentan por la desilusión social. Es en este contexto que debemos considerar seriamente su implementación bien diseñada, de modo que las crisis puedan golpear, pero no destruir.

Estados Unidos y Canadá ya están haciendo tales planes. Alaska, de hecho, ha estado haciendo pagos anuales de este tipo, a cada residente del estado, durante décadas. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, prometió 2000 dólares canadienses por mes, durante los próximos cuatro meses, a los trabajadores que han perdido sus ingresos debido a la pandemia.

Ahora necesitamos expandirlo y hacerlo funcionar a largo plazo, y podemos.

Debemos abordarlo de manera diferente que en el pasado. No debemos verlo como un folleto, ni como una solución adicional para agregar a los que ya están en su lugar. En cambio, deberíamos usar las crisis gemelas para reevaluar dónde estamos todavía «cavando”.

Necesitaremos impuestos justos. Los países tendrán que trabajar juntos, intercambiando datos, para evitar que las personas y las corporaciones evadan impuestos. Todos debemos pagar nuestra parte justa. En buena conciencia, ya no podemos privatizar las ganancias y socializar las pérdidas.

Debemos detener los subsidios, especialmente para los combustibles fósiles, que obstaculizan el camino hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible, especialmente los objetivos de cambio climático. Esto nos beneficiaría a todos, al tiempo que genera recursos financieros para un ingreso básico, pero también para apoyar a las compañías de combustibles fósiles.

Warren Buffet y Bill Gates, entre las personas más ricas del planeta, han abogado para que los ricos paguen más impuestos, cuya falta ha llevado a una disparidad enorme y creciente.

Según el Informe de Riqueza Global 2018 de Credit Suisse, el 10% de las personas más ricas del mundo posee el 85% de la riqueza.

Las multinacionales tampoco pagan su parte justa. Apple, Amazon, Google y Walmart, por nombrar solo algunos, generan ganancias inconcebibles y, después de aprovechar todas las lagunas en los sistemas impositivos, pagan cantidades limitadas.

Si las 1000 principales corporaciones del mundo estuvieran sometidas a impuestos, permitiría que un modesto ingreso básico se distribuyera de manera ajustada y razonable en todo el mundo.

Hay algo que simplemente va mal y no funciona cuando se priva a los gobiernos de los fondos que deberían tener de un modo legítimo para crear un mejor Estado.

Para que los detractores que no piensen que se trata de una teoría de la izquierda, la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos ha abordado la idea de la competencia fiscal durante años. Sus miembros incluyen Estados Unidos, Canadá y países de Europa occidental.

Esto es lo que dicen sus expertos en política fiscal: “Para trabajar de manera efectiva, una economía global necesita algunas reglas básicas aceptables para guiar a los gobiernos y las empresas”.

“Dicho marco puede ayudar a las empresas a trasladar capital a ubicaciones donde pueda optimizar su rendimiento, sin impedir el objetivo de los gobiernos nacionales de cumplir con las expectativas legítimas de sus ciudadanos de una participación justa en los beneficios y costos de la globalización», añaden.

Para lograr «reglas básicas aceptables» y «una participación justa en los beneficios y costos» requerirá una coordinación mundial; porque si un país comienza a cobrar impuestos de este modo, el capital con alta capacidad de movilidad huirá a los países que no lo hagan.

No hay duda de que la Renta Básica Universal será difícil de poner en marcha. Es importante considerar imparcialmente los pros y los contras, las razones por las que no se ha implementado ampliamente hasta ahora y qué podría hacerlo viable.

Un factor clave que complica, más allá de su costo, es que no llegaría en el vacío. Tendría que encajar y complementar los programas de asistencia social existentes, tanto basados en seguros como basados en necesidades, y se necesitarían normas para evitar cobrar una doble prestación.

Pasar a un sistema de este tipo debería garantizar que los incentivos para tener un trabajo permanezcan intactos.

Eso es relativamente simple de hacer: una Renta Básica Universal debería ser suficiente para mantener a una persona en un mínimo modesto, dejando suficientes incentivos para trabajar, ahorrar e invertir.

Finalmente, se pueden hacer buenos argumentos para vincularlo a condiciones muy concretas, algunas relacionadas con bienes públicos, como vacunar a todos los niños y garantizar que asistan a la escuela.

Tales condiciones selectivas no socavarían el objetivo principal de eliminar la pobreza y permitir que las personas de bajos ingresos asuman riesgos calculados, para tratar de salir de la pobreza.

La alternativa de no tener una Renta Básica Universal es la creciente probabilidad de disturbios sociales, conflictos, migración masiva inmanejable y la proliferación de grupos extremistas que capitalizan y fermentan por la desilusión social.

Es en este contexto que debemos considerar seriamente su implementación bien diseñada, de modo que las crisis puedan golpear, pero no destruir.

RV: EG

 

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal