Los desechos plásticos pueden ser una solución a la vivienda en Uganda
África, Ambiente, Ciudades, Desarrollo y ayuda, Destacados, Economía verde, Últimas Noticias

Los desechos plásticos pueden ser una solución a la vivienda en Uganda

David Mande muestra una pared de una casa construida con ecoladrillos, elaborados con botellas plásticas rescatadas de la basura que se rellenan con tierra húmeda que luego se endurece. Cada botella se cierra herméticamente para que terminen transformándose en paredes firmes y convertirse así en solución sostenible y barata al déficit de vivienda en Uganda. Foto: Wambi Michael / IPS

David Mande muestra una pared de una casa construida con ecoladrillos, elaborados con botellas plásticas rescatadas de la basura que se rellenan con tierra húmeda que luego se endurece. Cada botella se cierra herméticamente para que terminen transformándose en paredes firmes y convertirse así en solución sostenible y barata al déficit de vivienda en Uganda. Foto: Wambi Michael / IPS

KAMPALA, 22 sep 2020 (IPS) - A unos 40 kilómetros de la capital de Uganda, en el área de Mpigi, se puede encontrar una colina entera con casas que tienen paredes de botellas de plástico y techos de neumáticos de vehículos.

Las botellas de plástico, que generalmente se encuentran tiradas en casi todas partes en las zonas rurales y urbanas de Uganda, podrían ayudar a aliviar la escasez de viviendas en el país y evitar daños ambientales. Una idea innovadora de convertir botellas de plástico en «ladrillos ecológicos» es una de las últimas soluciones promovidas por emprendedores sociales y oenegés ambientalistas.

El pueblo de Mpigi, por ejemplo, es parte de un proyecto de la Academia de Iniciativa e Innovación Social (SINA, en inglés), que promueve el uso de ladrillos ecológicos como una alternativa de reciclaje al tradicional de reducción o destrucción de los desechos y residuos.

La iniciativa se ha extendido no solo a asentamientos consolidados sino a varios campos de refugiados en Uganda.

Los plásticos en Uganda, un dolor de cabeza

"La investigación nos dice que los plásticos son muy peligrosos para el ambiente, vea nuestros lagos, están ahogados con ellos, y también nos dice que para que una botella plástica se degrade, tomará 300 años"... Las que se usen para construcción tendrán más vida útil que si quedan botadas en el suelo. Así que reutilizar esas botellas como alternativa para la construcción ayuda a salvar al ambiente”: Allan Obbo.

Como muchos otros países africanos, Uganda se enfrenta a las amenazas de los plásticos que surgen de la industria del embalaje y las bebidas, entre otros.

Los plásticos de los refrescos embotellados terminan en los vertederos, esparcidos por las calles y bloqueando el drenaje de las carreteras.  Además, la mayoría de los desechos plásticos terminan  flotando en las orillas del lago Victoria, sus pantanos y humedales o simplemente quemándose al aire libre.

Se estima que Kampala, la capital del país, genera más de 350 000 toneladas de residuos sólidos al año, de los cuales solo se recolecta la mitad. Por lo tanto, el plástico sigue siendo una de las grandes preocupaciones ambientales para este país del este de África, cuyo consumo de plástico aumenta día a día.

David Mande es un promotor de la solución de la transformación de los desechos de plástico en “ecobrick”, o ecoladrillos, que trabaja como constructor y formador en SINA.

Los residuos plásticos tienen un gran significado para él. Su hermano menor murió trágicamente después de intentar cruzar un pantano. Después de varias horas de buscar al niño desaparecido, su cuerpo fue encontrado en el agua debajo de una montaña de botellas plásticas.

«Descubrí que en Nepal y Nigeria, estaban usando esas mismas botellas para construir casas en comunidades rurales. Y ahora también funciona en Uganda», dijo a IPS.

Se ha convertido en un entusiasta promotor de dar un segundo uso a las botellas de plástico en lugar de reciclarlas.

Los ecobricks, contó Mande, se rellenan con tierra húmeda para asegurar que se endurezcan. Luego, se tapa la botella y se cierra herméticamente para garantizar que la arena húmeda y el suelo se unan para hacer un ladrillo que paso a paso se pueda convertir en una pared fuerte.

En última instancia, dijo Mande, el objetivo es mantener un planeta verde.

“Entonces recolectamos las botellas y ruedas desechadas al aire libre y las convertimos en ladrillos ecológicos y tejas. Luego las usamos para la construcción de casas hermosas como las que están viendo allá”, dijo Mande.

¿Son los ecobricks una solución a la escasez de viviendas en el país?

Mande estima que hasta ahora tres millones de botellas de plástico, que contaminaban el ambiente en Uganda, se han utilizado para construir unas 117 casas en el país.

Dos mujeres y algunos hombres recolectan desechos para su reutilización en un basurero al aire libre en Mbale, una ciudad del este de Uganda. El uso ecológico de desechos plásticos o de neumáticos se considera más ecológico que su eliminación o reducción. Foto: Wambi Michael / IPS

Dos mujeres y algunos hombres recolectan desechos para su reutilización en un basurero al aire libre en Mbale, una ciudad del este de Uganda. El uso ecológico de desechos plásticos o de neumáticos se considera más ecológico que su eliminación o reducción. Foto: Wambi Michael / IPS

 

Según la Oficina de Estadísticas de Uganda, el país tiene un déficit de 2,1 millones de unidades habitacionales, que aumenta a una tasa de 200 000 unidades al año. Se estima que para el 2030, el déficit de vivienda ugandés sobrepasaría los cinco millones de unidades.

Edison Nuwamanya, quien tiene una tienda en una de las casas construidas con botellas de plástico o ecoladrillos, dijo a IPS que no había visto este tipo de edificaciones hasta que se mudó a la zona de Mpigi.

«Siempre hay un ambiente fresco, rara vez hace calor aquí, se ve bien y se siente bien estar adentro», dijo Nuwamanya sobre la construcción.

De vuelta al populoso y precario barrio de Kamokya, en Kampala, un grupo de jóvenes también ha aprovechado las botellas de plástico desechadas para fabricar ladrillos ecológicos, como una alternativa a las casas de barro y adobe comunes en esta área.

Los hombres y mujeres del emprendimiento social Ghetto Research Lab (laboratorio de investigación del gueto) recogen bolsas de plástico y botellas y las transforman en ladrillos ecológicos. Desde lejos, se observan pilas de botellas y bolsas de polietileno, que utilizan para hacer los ladrillos.

Rehema Naluekenge es una de las mujeres involucradas en la construcción de casas con botellas. Utiliza una varilla de metal para colocar tierra húmeda y bolsas de polietileno dentro de cada botella.

“Compacto bolsas de polietileno y tierra en la botella hasta que se endurece. Porque si la botella permanece blanda, no se puede fabricar un ladrillo”, explicó a IPS.

«Las casas construidas con botellas compactas o ladrillos ecológicos están demostrando ser bastante duraderas. No hemos visto que se desarrollen grietas», detalló Nalukenge. «Nuestro principio operativo en Ghetto Research es que los desechos solo son desechos cuando se desperdician», afirmó.

Sustitución a agotados mercados chino e indio

En Uganda, lo tradicional hasta ahora ha sido que grandes cantidades de desechos plásticos son recolectados en las áreas urbanas, en especial por mujeres y niños.

Después esos desechos se transformaban en escamas que se exportaban a China e India, por falta de demanda interna.

En esas potencias emergentes de Asia, esas escamas se convertían en fibras de poliéster para telas o alfombras o de nuevo en botellas plásticas. Pero también esos mercados se saturaron.

Uno de los intermediarios que hasta hace poco suministraba esos copos plásticos a dijo a IPS que el cierre de las importaciones por ese país en particular ha tenido un gran impacto en la industria del reciclaje en Uganda.

«No hay demanda de nuestros clientes habituales. No es un efecto de la covid-19. La demanda de China se redujo antes,  y le siguió India a mediados de octubre del año pasado», dijo bajo pedido de anonimato.

Un método de construcción más amigable

En el distrito central de Mukono se encuentra otro proyecto de reciclaje, este es promovido y coordinado por el profesor de secundaria Allan Obbo. Su emprendimiento Bottle Garden Resort cuenta con un muro perimetral y varias cabañas que se han construido íntegramente con botellas plásticas.

«La investigación nos dice que los plásticos son muy peligrosos para el ambiente, vea nuestros lagos, están ahogados con ellos, y también nos dice que para que una botella plástica se degrade, tomará 300 años», recordó a IPS.

 

«Entonces, las que se usen para construcción tendrán más vida útil que si quedan botadas en el suelo. Así que reutilizar esas botellas como alternativa para la construcción ayuda a salvar al ambiente”, planteó.

A su juicio los materiales de construcción tradicionales pueden ser perjudiciales para el ambiente, porque, citó Obbo como ejemplo, “para producir ladrillos estás usando tierra que pudiste dedicar a la agricultura”, o se usa madera “que obliga a la tala de árboles”. En el caso de las botellas, por el contrario, “se está beneficiando al ambiente”, consideró.

Obbo no sabe cuántas botellas ha recuperado de los contenedores de basura y las que quedan desechadas al aire libre para construir su Bottle Garden Resort. «Me tomé el tiempo de contar las que había en una de las unidades (de las cabañas) y había 12 000 botellas. Pero si se juntan las que hay en todas las estructuras suman más de un millón, que habrían ahogado el ambiente”.

Pero el emprendedor está decepcionado con la falta de respaldo de las diferentes administraciones a los ladrillos ecológicos como material alternativo de construcción. Los ingenieros de construcción, dijo, no pueden aprobar planes habitacionales en áreas urbanas que tengan como principal elemento los ecoladrillos con desechos de botellas plásticas.

Eso pese a que, insistió, la recuperación y reutilización de las botellas es mejor que el reciclaje convencional.

La arquitecta Patricia Kayongo, directora general del estudio Dream Architects, con sede en Kampala, ha estado involucrada en la supervisión de proyectos de construcción de Uganda en los sectores público y privado.

Los ecobricks, recordó, no han sido probados ni aprobados por la oficina que dicta las normas de construcción en el país. Pero a su juicio pueden usarse junto con otros materiales no convencionales como solución sostenible de construcción.

«No se ha investigado mucho sobre ellos. Significa que a la gente se le ha negado más opciones para construir casas a bajo costo», dijo Kayongo.

El problema, consideró la arquitecta no es solo de Uganda. Los materiales reciclados, sean vidrios o plásticos, no se están teniendo en cuenta para resolver el déficit de viviendas en muchos países, en particular en el Sur en desarrollo.

T: MF

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal