Diez países restauran la naturaleza frente a la covid
Ambiente, Biodiversidad, Destacados, Economía verde, Mundo, Naciones Unidas, Últimas Noticias

Diez países restauran la naturaleza frente a la covid

Madre e hija siembran plántulas de árboles en Addis Abeba, la capital de Etiopía, en el marco de un gran programa de recuperación de sus bosques. En países del Norte y del Sur las tareas de restauración de ecosistemas hacen parte de planes para encarar la pandemia. Foto: Eyol Kahssay/Unplash-Pnuma

Madre e hija siembran plántulas de árboles en Addis Abeba, la capital de Etiopía, en el marco de un gran programa de recuperación de sus bosques. En países del Norte y del Sur las tareas de restauración de ecosistemas hacen parte de planes para encarar la pandemia. Foto: Eyol Kahssay/Unplash-Pnuma

NAIROBI, 12 oct 2020 (IPS) - Un grupo de países desarrollan programas de reforestación y otras iniciativas de restauración de ecosistemas para crear empleo y enfrentar así consecuencias sociales y económicas de la pandemia covid-19, destacó un reporte divulgado este lunes 12 por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma).

Inger Andersen, directora del Pnuma, dijo que “algunos países ya están diseñando paquetes de estímulo que incluyen acciones en favor de bosques, humedales, suelos y ciudades verdes. Pero debemos intensificar las medidas a gran escala para restaurar nuestros ecosistemas degradados”.

Esta estrategia de empleo, especialmente en áreas rurales donde urgen nuevas oportunidades, no solo impulsa el crecimiento económico y los ingresos de las familias, sino que dan respuesta al cambio climático y la pérdida de biodiversidad, subrayó el Pnuma.

Al menos 10 países ya integran el grupo de “aventajados de la clase” para cuando en 2021 se inicie el Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas, con el fin de recuperar las zonas degradadas del planeta.

“Algunos países ya están diseñando paquetes de estímulo que incluyen acciones en favor de bosques, humedales, suelos y ciudades verdes. Pero debemos intensificar las medidas a gran escala para restaurar nuestros ecosistemas degradados”: Inger Andersen.

Pakistán contrató a decenas de miles de personas que perdieron sus trabajos durante los confinamientos por la covid para sembrar plántulas, incluidas moreras y acacias. El gobierno, que en 2018 lanzó el programa Tsunami de 10 000 millones de árboles, eximió la iniciativa de algunas restricciones vigentes con motivo de la pandemia.

Etiopía tiene como objetivo sembrar 5000 millones de plántulas este año como parte de un esfuerzo para duplicar su cobertura forestal antes de 2030. En 2019, el país estableció un récord mundial cuando se plantaron más de 350 millones de árboles en un día como parte de una iniciativa del presidente Abiy Ahmed.

En Colombia, el plan de recuperación incluye la restauración de ecosistemas y el apoyo a la agricultura sostenible, y, para revertir la deforestación y combatir el cambio climático, el gobierno apunta a plantar 180 millones de árboles, unos 50 millones de los cuales deberán estar en el suelo antes de fines de 2020.

En Kenia, el gobierno de esta capital contrató a familias que vivían en la indigencia para limpiar los parques y las vías fluviales, lo que ayuda a muchos a obtener ingresos y salir de las calles. Ya se han retirado 1.200 toneladas de basura y los peces están regresando al río Nairobi.

Francia destinó un tercio de su paquete de recuperación, de 120 000 millones de dólares, a acelerar el reverdecimiento de la economía, con inversiones en edificios limpios, industria, transporte y la “transición agroecológica”, que incluye apoyo a la agricultura orgánica y cientos de kilómetros de cercas vivas.

Nueva Zelanda destinó 750 millones de dólares a fondos de recuperación para crear 11 000 “empleos ambientales”, en áreas como restauración de humedales, protección de riberas, reforestación y control de especies depredadoras invasoras.

Los esfuerzos de recuperación de Finlandia incluyeron agregar 63 millones de dólares a gastos en áreas de recreación, aguas y bosques, y 15 millones más a rehabilitación de hábitats para el turismo de naturaleza.

Islandia asignó nuevos recursos a proyectos de captura de carbono, incluidas la expansión de bosques de abedules nativos, restauración de humedales e incluyó planes para prohibir la venta de plásticos de un solo uso, como cubiertos y envases de alimentos, para combatir la contaminación d ecosistemas marinos.

Irlanda destinó 18 millones de dólares para acelerar un programa de rehabilitación de 33 000 hectáreas de turberas (humedales) degradadas, a causa del desarrollo industrial y urbano, y donde habitan especies en peligro de extinción, como la perdiz pardilla y la mariposa doncella de ondas rojas.

Y Gran Bretaña decidió invertir 52 millones de dólares para ayudar a grupos ambientalistas a sostener 5000 puestos de trabajo en la plantación de árboles, restauración de turberas y otras tareas de conservación de la naturaleza.

El Pnuma recordó como antecedentes remotos, de estos programas de reactivación de la economía con trabajos en favor de la naturaleza, el plan de empleo que adoptó en1933 el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt ,y el programa de empleo para refugiados aplicado por Corea del Sur en la década de 1950.

A-E/HM

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal